miércoles, 19 de noviembre de 2008

El poeta ultrajado

El caso de Luis García Montero y su colega José Antonio Fortes en relación a las agrias declaraciones de éste sobre la figura de Lorca, polémica resuelta con la excedencia voluntaria de García Montero de la universidad de Granada en donde trabaja no deja de parecerme a los días como una rabieta propia de profesores universitarios adocenados. La forma de resolverse por parte del poeta de la experiencia abandonando la Universidad y a sus alumnos ha sido la peor. Si no te gusta un invitado de la fiesta no por eso vas a dejar de ir para pasarlo bien con todos los demás. La peor solución además es dejar el campo libre al rival.
Publicar un comentario