miércoles, 30 de julio de 2008

El vitalismo empresarial de Fernando Sánchez - una conversación en Mi vida Lola


Siempre he recordado escenas nocturnas en Mi vida Lola, el mesón minimalista de Fernando Sánchez en Valdepasillas, con quien ayer hacía alrededor de un año que no volvía a conversar. El martes ha sido la primera vez que lo visitaba de día (al mediodía solar) y su aspecto es fresco, limpio y estimulante, con la albura de sus muros y pilares, las aristas de los reservados y la sencilla geometría de la composición. Fernando Sánchez ha apostado fuerte por arraigar este tipo de local en Badajoz. Empresario poliédrico y funcional podría estar interesado en apoyar la segunda edición de Somos dos, coordinado por Manuel Ramos, así que les he puesto en contacto.

Fernando ha dedicado cuatro horas para escuchar a Manuel, gesto que muestra su interés ya que no es fácil encontrarle para hablar, dada su apretada agenda de empresario trepidante. Unas horas inolvidables en que Fernando, más que exponer sus ideas, ha sabido transmitir una serie de valores, sus valores, que me han hecho recobrar la fe en la dignidad de las personas, la fe en nosotros mismos. Fernando continuamente llamaba a la camarera para prodigarnos vino y raciones, disfrutando así de una de las más insignes bodega y cocina de Badajoz, bajo el cuidado de su mujer Mercedes, que siempre sabe mimarnos con estos gestos y con su exquisito savoir faire.

Una entrevista inolvidable con Fernando, uno de los emprendedores de raza en Extremadura, que sin duda está creando escuela cada día, gracias a su credibilidad y a la firmeza de sus valores que siempre logra transmitir en una conversación ágil, elocuente y agradable bastante enriquecedora.

sábado, 26 de julio de 2008

Brujuleando por Zafra con Manuel Ramos

No nos veíamos desde la presentación en Plasencia de Instintos naturales , cuando ayer Manuel Ramos y yo hemos pasado la tarde en Zafra. Tras el almuerzo nos hemos tomado largamente un té en el Parador en donde me ha explicado detalles de la segunda edición de Somos dos con dignidad, libro coral de relatos y testimonios sobre la problemática de la vida en pareja y, más concretamente, sobre la violencia doméstica vista desde todos sus enfoques. Manuel ha decidido incluir una versión reducida de Mi vida Lola en el trabajo, dentro del cual, según él, Lola aporta una visión positiva, ya que es la mujer hecha a sí misma, orgullosa y firme ante los embates de la vida, que no logran derribarla.

Estos últimos meses se encuentra recabando apoyos para realizar la edición de este libro pionero en España, aunque se encuentra desamparado de patrocinio institucional (no es sorpresa) y sólo confía ya en el sector privado. Hemos coincidido que la función de un editor es el de transmitir confianza, aparte, desgraciadamente, de servir impunemente (y a veces sin comerlo ni beberlo) de paño de lágrimas a más de uno, dada la egolatría del sector artístico.

Espoleado por los plazos, Manuel es suficientemente hábil para llevar el proyecto a buen puerto, Somos dos es un volumen con un innegable interés sociológico que puede ofrecernos nuevas perspectivas y matices sobre este penosísimo problema de la violencia doméstica al menos para tomarlos en consideración y neutralizarla en la medida de nuestras posibilidades.

miércoles, 9 de julio de 2008

Proyectos veraniegos y soleado paseo cacereño

Hay un grato soplo de prósperos augurios en la mañana. Ayer cuando el sol vacilaba quedamos en el local que ya ha dejado de ser Academia de Sebastíán: él mismo, Juanma Barrado y yo,dejándome aconsejár de ellos sobre la nueva etapa de Miradas de poesía, cuya dirección he asumido tras el cese de Estrella Morales.

Juanma va a presentar este mes en la Fundación Juan Ramón Jiménez su último libro, Fragmentos de cal publicado por la editorial malagueña El Gaviero Ediciones en su colección Salamandria, una editorial de primorosa factura. El libro de Juanma se puede considerar un libro-objeto. De formato tabloide, se enriquece con signos visuales propios de su estructura que modifica sensorialmente la experiencia lectora.

Sebastián está como siempre embarullado de trabajo, en parte por mi culpa, ya que se ha comprometido a realizar cinco ilustraciones para mi aun inédito poemario Apocalipsis dadá (aparte de asesorarme en esta nueva etapa de Miradas de poesía, como digo). Estoy adquiriendo obra de Sebastián, que, sumada a la que ya tengo en las paredes de mi casa, me hacen pensar que dentro de breve tiempo seré uno de los mayores expertos en España sobre el sebastianismo.

Esta mañana hemos paseado juntos largamente por la ciudad antigua (hemos visitado el museo de las Veletas) y por el paseo de Cánovas, ubérrimo de sol, mientras Sebastián desgranaba reflexiones en torno a la sensación de plenitud propia de esta maravillos mañana de verano cacereño.

miércoles, 2 de julio de 2008

Roque Dalton, la guerrilla poética en Centroamérica



A veces la obra de un autor se tiñe y se desdobla en la realidad que vive, su obra suele pasar a la categoría de documento representativo de un determinado contexto histórico o cultural. Así sucede con la persona de Roque Dalton, poeta salvadoreño de quien recuerdo haber dicho en una entrevista en el 2005 mantenida con Daniel Eb Huezo para la revista Clic que este autor encarna en obra y vida, como pocos, con sus diversas vicisitudes y su dramatismo, el acontecer histórico de El Salvador en su era contemporánea.

Baile del Sol edita ahora una porción de sus títulos entre poesía y narrativa y he tenido oportunidad de encontrar Poemas clandestinos en una librería de Cáceres. Titulada originalmente Historias y poemas de una lucha de clases (1974) y reeditada este mismo año 2008 con jugoso prólogo de Luis Alvarenga , está escrita por diversos heterónimos del poeta, a quienes inventa una biografía (incluso a algunas de estas entidades les hace escribir libros), hecho que viene a infundir un revitalizante perspectivismo en la obra de una persona demasiado proclive al proselitismo, que puede parecernos prencindible por lo circunstancial. Sin llegar o llegando al tono panfletario, hecho que incide sobre su lenguaje coloquial y su estilo prosístico, en donde palpita un sustrato surrealista europeo, la poesía que vierte Dalton, claramente reivindicativa, a veces se vuelve suavemente introspectiva y lírica y añade reflexiones intemporales, preguntas siempre latentes, matizadas por el desencanto y una cierta ironía, como en Recuerdo y preguntas, en donde el poeta lanza un apóstrofe doliente final que rasga la aparente serenidad del poema:

Aquí en la universidad
mientras escucho un discurso del rector
(en cada puerta hay policías grises
dando su aporte a la cultura),
asqueado hasta la palidez, recuerdo
la triste paz de mi pobreza natal,
la dulce lentitud con que se muere en mi pueblo.

Mi padre está esperando allá.
Yo vine a estudiar
la arquitectura de la justicia,
la anatomía de la razón, a buscar las respuestas
para el enorme desamparo y la sed.

Oh noche de luces falsas,
oropeles hechos de oscuridad:
¿hacia dónde debo huir
que no sea mi propia alma,
el alma que quería ser bandera en el retorno
y que ahora quieren transformarme en trapo vil,
en este templo de mercaderes?


Es este discurso introspectivo de Dalton y sus estructuras peculiares lo que ha transcendido de su obra, lo que merece la pena ser leído, más allá de incendiarias declaraciones que no deben sorprendernos en un poeta comprometido cuyo país, El Salvador, vivía entonces bajo el oprobio imperialista, y que luego se debatiría en la larga y encarnizada espiral de violencia que fue su guerra civil.

martes, 1 de julio de 2008

Marisa, la musa de la generación pop




Musa indiscutible de poetas neorrománticos y exquisitamente crepusculares, Marisa desayuna en el bar de abajo y desde hace unos días compartimos junto a Luis el zapatero, rincón y párrafo mañanero.

Marisa guarda libros y cuadernos raros, antiguos, viejos o desencuadernados en su casa, tiene una pasión bibliófila crónica y una tremenda inquietud que le hace estar en múltiples frentes culturales: viajera impenitente, profesional dinámica, etc. No es de extrañar que su poliédrica sensibilidad le haya granjeado la amistad de nuestro Jesús Alviz, Aníbal Núñez, novelista y poeta ya fallecidos, y Felipe Núñez, transterrado en Salamanca, heredero de aquella poesía decadente, culta e irónica, depurando verbo y sintaxis, simbolismo y arabesco creando una atmósfera pop muy sugerente.

Marisa dinamiza y cultiva sus amistades y su entorno todo, me da oportunos consejos de imagen de cara al trabajo. Ya hablaremos más de Marisa, una mujer mondaine, activa y de radiante sensibilidad.