jueves, 16 de abril de 2009

Las fantásticas aventuras de un demonio contrahecho

Los autores clásicos nos ofrecen siempre renovado vigor para afrontar nuestra vida, los visitamos siempre con deleite para nutrir nuestro espíritu cansado. En esta ocasión he releído El diablo cojuelo de Luis Vélez de Guevara, un relato en donde el realismo (apicarado en sus protagonistas) se hibrida con lo fantástico en las andanzas volanderas del diablillo y Don Cleofás, tal para cual ambos, en una trama bien divertida que les hace recorrer varios lugares de España siguiendo la voluntad y los apuntes sarcásticos del diablo Cojuelo, caricaturesca criatura infernal (es enano, cojo y orejón). Novela inolvidable y de asombroso lenguaje sensorial y poético.
Publicar un comentario