martes, 4 de agosto de 2009

Todos los caminos conducen a Santiago de Compostela



Severa y colosal arquitectura de piedra milenaria venerada desde tiempo inmemorial, ciudad eterna de gentes diversas y aromada de la picaresca estudiantil, Santiago es una ciudad fuertemente castiza y a la vez, a medida que se van recorriendo sus calles descifrando el ambiente peregrino, se nos ofrece una ciudad sin tiempo conformada por la aportación de todos los viajeros que se vinculan a ella, siendo entonces su personalidad de rancio foro de encuentro la ciudad vivida entre todos, configurada por todas las aportaciones que a ella confluyen desde todos los puntos del planeta.

Publicar un comentario en la entrada