martes, 31 de agosto de 2010

Cenando con Juan Orozco

 Juan Orozco extiende su obra recientemente hacia la novela, ofreciendo ahora intermitentemente un relato por entregas en el Diario de Algeciras y está por pasarse al Diario de Sevilla por ser más oportuno. Nos vemos en una noche que no consigue apaciguar el ardor del día, invitándome a cenar en una taberna del centro de Sevilla, rodeados de estampitas de vírgenes y fotografías en blanco y negro de una ciudad menos febril. Juan habla sobre el proyecto del metro de Sevilla, al que le faltan unas cuantas líneas más y del mercado galáctico en la Plaza de la Encarnación. Tengo que tirarle de la lengua hábilmente para sacarle sus habituales comentarios sarcásticos sobre la vida política de la ciudad, ya que culturalmente, Sevilla aparte de los circuitos alternativos, no es muy  activa, menos en agosto, pero pronto se despegará del tedio para meterse en el otoño y Juan tiene algunos recitales preparados para entonces.

lunes, 30 de agosto de 2010

Sevilla ardiente

Mi buen amigo el pintor Marcos Zrihen me invita a la última cena antes de abandonar Barcelona en un restaurane del Maremágnum, en el muelle, conversando de vida y arte, que en nosotros se confunden. A la mañana siguiente salgo de la metrópolis a primera hora para llegar a una Sevilla sofocante aguardando la llegada del lunes, bajo estas condiciones la ciudad se hace irrespirable y plomiza, sofocada por el propio aliento de las calderas infernales que sólo aminoran su fogarada al restablecerse la noche, como tregua benigna para todo tipo de vida

sábado, 28 de agosto de 2010

Caminando en el caos con los ojos abiertos

Tertulia en la tarde con Eduardo Barbero y el novelista uruguayo Federico Nogara, quien nos ha informado de la nueva colección de literatura en papel de su firma Malabia, que abre con una antología de prosistas de su país, y en otra de sus publicaciones, más adelante, figurará Clemente Padín.  Se nos ha entrado la noche en el sabroso encuentro en el que hemos hablado de lo divino y de lo humano, como suele acontecer con este uruguayo empedernido para quien el periodismo no tiene por qué ser objetivo ya que los negocios, dice, no son objetivos. La irrupción de gente neurótica que piensa hace literatura en los blogs es un fenómeno arrogante que ocasiona delirios de grandeza, por eso, para distinguir los escritores de los escribidores, propone Nogara, conviene caminar por el caos con los ojos abiertos.

Por su parte Eduardo Barbero me ha dado sugerencias muy útiles para la marcha de Giroscopio, cuya actividad, reducida en estos meses, reanudaré próximamente Sus compromisos en Mataró no nos han dado más tiempo para charlar y tras dejar a Nogara de vuelta a casa en el bus, he hecho lo propio con Eduardo, retirándome para cenar y seguir paladeando a los postres la conversación.

Enredados en el arte

Conversación chispeante con dos poetas y músicos emergentes, Marian Raméntol y Cesc Fortuny en el Raval, de visita en Barcelona ya que ellos viven en Monistrol de Montserrat, en la sierra de Barcelona, pueblito en donde la conjunción de diversos artistas ha hecho que florezca todo tipo de manifestaciones culturales. De hecho, Cesc expondrá esculturas (otra de sus facetas) próximamente en una exposición colectiva.




Directores del semanario digital La Náusea que ha alcanzado ya sus diez años de vida, focalizan en torno a ellos un gran plantel de escritores y poetas que va en aumento, con su consiguiente dosis de trabajo que ellos abordan con un inquebrantable coraje, pese a su tremenda actividad artística, ya que Marian y Cesc son además los músicos que conforman ODI, un grupo ritual/drone cuya música electrónica me han explicado, y que tiene en  Cesc con su inquietud sobre el esoterismo una de sus fuentes principales. Esto aparte Cesc forma parte de Entropía, una banda barcelonesa y acaba de publicar su último poemario, La misteriosa canción de la sangre, junto a Andreu Navarra, Canciones del bloque,en un volumen doble publicado por Paralelo sur ediciones, Barcelona, 2010, libro que Cesc me regala dedicado al igual que Marian me regala su último poemario, Los Muñecos diabólicos de mi caja de pájaros, premiado en la IX edición Vicente Núñez, 2010, de la Diputación de Córdoba.




Marian y Cesc destilan pese a su frenética actividad una calma generada por la complicidad y por hondas convicciones alimentadas en el tiempo y la meditación, reforzados del aire bucólico del Monistrol en donde han encontrado su espacio vital, gesto sintomático de un nuevo clima crítico que redescubre los entornos rurales como alternativa digna y afortunada de vida, reubicando lo que sería una propuesta contracultural de fines del siglo XX en un nuevo planteamiento crítico que cada vez se extiende más a las puertas del siglo XXI, por lo que, si  un día, ellos fueron los primeros bohemios que arribaron a Monistrol, hoy ya no llaman la atención en medio de la riada de artistas vecinos del mismo pueblo que, es de suponer, ayudan a crear esa sinergia creativa de la que se sirven Marian y a Cesc para crear su arte siempre sorprendente, transpirante y crítico-paranoico.

jueves, 26 de agosto de 2010

Gerona medieval y florentina

Serena fascinación en las recoletas callejas de Girona entre soportales vetustos y parajes románticos propensos a duelos de honor o a meditaciones conventuales, todo en la onda romántica de una sugestión histórica, pues en efecto la ciudad antigua de Girona es un conjunto medieval de ascendente gótico donde el espigado ciprés apuntala el horizonte de esbozo florentino entre umbríos parques y basílicas góticas, cuyo aire se acentúa en el viejo puente de la ciudad, que espejea un cuadro multicolor al igual que el Ponte Vecchio de Florencia.




Hemos venido en el tren de la mañana cumpliendo el propósito de hace años del pintor barcelonés Marcos Zrihen, quien quería mostrarme esta ciudad, enseñándome rincones y jardines inadvertidos que sólo pueden encontrarse en largos paseos sin rumbo. Marcos trabaja ahora con dos galerías de la ciudad, por lo que es habitual de la parroquia y se maneja con soltura por las callejas de la ciudad antigua, en la que almorzamos entre caserones renacentistas. A la vuelta tengo el honor de recibir de él como regalo una pintura díptico de su última etapa, en la que a partir de la nada, se forma orgánicamente la materia a través de un farragoso collage que refleja bien el caos de nuestra existencia, realidad sin embargo que Gerona relega en el majestuoso recogimiento de la simetría que revelan sus palacios y jardines.


lunes, 23 de agosto de 2010

El color de Barcelona

Regreso a Barcelona tras una larga ausencia,  recobro la aventura recorriendo la rambla multicolor y me inunda una marea de lenguas y acentos variopintos. El encuentro con los amigos rubrica nuestra vieja amistad proyectando horizontes que vuelven espléndidos y vibrantes de emoción,  percatándome, realmente, de que, durante este largo trecho, en ningún momento he abandonado esta ciudad.