sábado, 24 de diciembre de 2011

Nebuloso crepúsculo de invierno

Sesteo en mullido butacón en la tarde de nochebuena envuelto en la penumbra de mi alcoba. Fuera cae lenta la tarde en la sinfonía de los pajarillos, evocando una estampa desvaída de tiempo, un horizonte intemporal que sumergido en mi estatismo me recuerda con claridad la idea del olvido, ese mismo concepto que tenía cuando, de niño, observaba las estancias oscuras en cada nochebuena como la misma tarde de hoy desde hace tantos años ya,  aterrándome la frialdad de la sensación. Hoy soy yo mismo el que habita el pensamiento de aquel niño que fui. Sí, esta alcoba en el ocaso frío de invierno es el olvido, pero no se está tan mal como piensas, mi niño.  Todavía mantengo la dignidad de ser. Todavía.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Ferrara, magnánimo señorío


Envuelto en la niebla transcurre la mañana provinciana recorriendo la espesa fortaleza estense cuyo señorío fue plaza de artistas diversos. El poderoso señor del Est no tiene parangón en todo el confín de la Padania. Todas sus obras colosales como el Duomo de la ciudad, tienen el sabor de un risueño renacimiento. Sus salones, iluminados con frescos de aire greco-latino, reúnen los más mesurados caballeros del norte italiano, cantan los trovadores más inspirados y acuden frágiles damas al calor de las fiestas diarias, nunca mayores banquetes se vieron en toda Europa como en su mesa.


Sus casas de recreo esparcidas por los arrabales de Ferrara son reflejo de su exquisita elegancia de la que cuidan pintores y artesanos. Solo un terremoto, castigo divino de su arrogancia, hizo estremecer su semblante renacentista.

Nada escapa a la tutela de este inmenso señor, empadronándose de vidas y almas en su condado, guárdenos los dioses de su descomunal ira y de sus atroces calabozos por siempre.

 

sábado, 19 de noviembre de 2011

La perspectiva renacentista de Padova



Hay un reconfortante augurio como aroma de pan recién horneado en esta ciudad  que avasalla al río encauzando su recorrido por discretos canales  de enmohecidos palacios, esquivos en su pétrea angularidad véneta.   







Va declinando la tarde  Padova en  la advocación de San Antonio con su templo grandilocuente, rotundo de esculturas y capillas que ofrecen una perspectiva equilibrada y solemne en su simetría. San Lucas en su monumental sepulcro legitima la beatitud tranquila de las plazas que lentamente se van inundando de niebla espesa asombrando los altos ventanales. 

jueves, 17 de noviembre de 2011

Piccola serenata veneziana




Se extiende Venezia  ojival y egregia, mármol y oro, carnaval barroco, insinuándose  en la danza de las mareas, inmenso tapiz colorista en el mar abierto de los teatros. Se enroscan los callejones de los distritos como un extraño pescado  deslizándose en esquinazos y oscuras  galerías con embozados embarcaderos  propios a la conspiración.


Las callejas se dilatan en teatrales plazoletas o en abiertos espacios de ágora griega bajo la presencia omnipresente de aquellos pozos poliédricos y esbeltos envueltos en el misterio de su origen, los pozos venecianos testigos mudos de la historia de la ciudad lagunar, Venezia, que se ufana, cual dama esquiva, de saberse arropada en el sueño de todos los emperadores  (y  de todos los hombres) como codiciada joya, apoteosis eterna de poder y lujo.


domingo, 13 de noviembre de 2011

Mérida otoñal poema

El otoño infunde una sosegada dimensión intemporal en su luz cenicienta y enrarecida. Son los violines del otoño, brotando desde el río circunspecto hacia el puente augústeo, adueñándose de esta ciudad grave en su romanidad.




Caminamos Pilar Fernández y yo por estas calles animadas por una feria medieval que viene a poner una nota festiva de historia evocada en esta ciudad ya milenaria. Calles y plazas concurridas en donde encontramos a Rafael Rufino Félix Morillón, de grato recuerdo siempre y siempre de conversación chispeante y lúcida, que nos invita a un vino mientras hablamos de literatura, de su poesía. Próximamente publicará Mies encendida en donde se condensa esa aprehensión de lo eterno, que suele ser su poesía, entre lo marino y lo rural, dos espacios metafóricos de la existencia humana en Félix Morillón.


Pilar Fernández a su vez recién acaba de publicar su libro de relato Mininos (Cafelonia, Mérida, 2011) en donde traza historias vividas a lo largo de su vida en donde los gatos son protagonistas inesperados que, llenos de humanidad, como trasunto del alma humana, conducen su protagonismo hacia desenlaces sorprendentes.


 
Prueba de ello es (y cualquiera puede acercarse a verlo) la esfinge en forma de gato excelso que con su hiératica presencia digna de un califa, hace de guardián desde hace algunos años en el Templo de Diana, al que se aferra cual feudo propio y que, según las gentes, es signo profético al incumplirse un pacto y de ahí que aquel gato-esfinge se encuentre impávido en su guardia impidiendo la profanación al hacer suyo el lar sagrado de la diosa romana.


sábado, 22 de octubre de 2011

Monasterio de La Rábida: Mística atalaya americana





Remontando las extensas soledades de la marisma, callado y humilde en su alcor asentado se yergue el convento, enigma que late magnético y misterioso de entre los humedales, medio oculto entre los pinares que insistente agita el viento, pertinaz habitante de esta tierra.









El convento se hace bálsamo, vértice de claridades para el viajero que se adentra en él, ungido de la sencillez de este pequeño cortijo de Dios, que quiere pasar desapercibido de tan modesto como es.

Reparo y consuelo de esforzados hombres, tiene en sí la evocación épica de la gesta americana que el claustro floral parece intuir en su alegre espacio, descanso de la visión. En su ámbito doméstico y grato de frailes en penumbra, el convento, con la grandeza de la sencillez, parece desdecirse de proezas mundanas para insistir en la esencia de la hermandad americana que inspiró ya por siempre, mira de gaviotas, en la mañana, su silencio pulcro y aromado.


miércoles, 19 de octubre de 2011

Huelva de marisma y pinares




Pesqueros varados en la ría y vigorosos pinares, la claridad salobre de Huelva se respira paseando en sus recoletas calles, diríanse tibio sfumato de un pintor caprichoso: aires colombinos y celestes se funden al mediodía en la plaza mayor de esta ciudad discernida en lo azul sobre la callada marisma.  

domingo, 25 de septiembre de 2011

Zamora humilde y laboriosa




Olmos ceñudos flanquean el soñoliento río abrumado de otoños:  el Duero se vuelve hacendoso y artesano a su paso por Zamora, molinero y menestral, invocando pastores y carreteros al rumor de su alba.

Las leyendas palpitan en las plazas y en los rincones de esta ciudad tan amada del romancero, en la que se advierten secuelas de su pasado rural: la cañada que hoy vertebra la ciudad y que forma un larguísimo espinazo, al modo de pasillo de una casa rústica de la que brotan arborescentes un colmenar de iglesias románicas de las que ahora sale abejeando la gente de la misa del domingo por la tarde. Zamora calmosa, detenida en el tiempo como su castillo desdentado, gravita en el aire grato aroma de churrasco frío que se hace símbolo de la sencilla, honda y franca hospitalidad de este pueblo sobre el que cae la tarde en una apoteosis inversa de horizontes, hechizo de la luz en apaciguado soñar de amaneceres.









jueves, 22 de septiembre de 2011

El Valladolid herreriano y castizo de Eduardo Fraile






Vibrantes las calles, se arraciman las gentes en las avenidas y hay un bullir constante de verbena y fiesta muy colorido vibrando en Valladolid. Allí me encuentro con Eduardo Fraile siempre amigo cordial y bonancible, infundido de la armonía y placidez del hombre que se vive a través del arte y la poesía como alimento necesario y vital.

Ha estrenado un poemario recientemente, Y de mí sé decir (Tasonville, Valladolid, 2011), donde evoca la infancia como paraíso perdido (habitual en él) ahora desde una visión telúrica y reflexiva nueva a través de unos poemas cotidianos de los que se extraen como perlas las metáforas y la música de las barriadas, una cadencia viva y menestral, que acompañan las ilustraciones naïfs de Bulgarcita confeccionadas en collage textil que acentúan el carácter elegíaco de los versos.

Eduardo me descubre otro nuevo horizonte invitándome a almorzar en el Mesón Taurino de la ciudad, de recia y varonil hospitalidad en su atmósfera, pero de suculenta cocina que degustamos en la terraza del local, rodeados de galerías acristaladas de casonas modernistas y las sazonadas coplas de las vecinas.





Visito la Casa Museo de José Zorrilla, algo escasa documentalmente, pese a exponerse ahora unos papeles inéditos de su escritorio. Esta es la casa del poeta romántico en donde se le apareció su abuela ya fallecida y que según se cuenta, todavía hoy vaga su fantasma por sus muros, muy a propósito en el entorno gótico de la ciudad.



En la tarde hago una visita voluntariamente obligatoria al Museo Herreriano en donde hay una muestra retrospectiva del Grupo Simancas (operativo en torno a los 70 y 80) muy vinculado a la literatura gracias a su sentido funcional de la disciplina artística según la cual, Domingo Criado y sobre todo Francisco Sabadell realizan preciosos grabados y ediciones que constituyen libros-objeto junto a Justo Alejo, por ejemplo, puntal de la poesía experimental castellana junto a Francisco Pino, con quien también trabajaría aquel artista. Una mentalidad que me ha recordado el espíritu del grupo Artesa de Burgos, comandado por el amigo Antonio L. Bouza, también durante aquellos años.



Alimentado de poesía, arte y encanto de un Valladolid azul,   castizo y herreriano me retiro siguiendo el paseo mesetario que en mí ya es salutífero hábito al reencuentro de tan buenos amigos y al hallazgo de tan buenos manjares terrenales, mitos y leyendas sustanciado todo en el exquisito vino de estos pagos.





miércoles, 21 de septiembre de 2011

Vuelo JK5629 destino Madrid

Se ha terminado la aventura y hay que volver a la península. Ronda cordial de despedidas y salida desde el aeropuerto de Palma rumbo a Madrid. La isla se deja ver en la altura como una ecuación resuelta, un escenario que se va resumiendo visualmente a medida que el avión toma altura, ofreciéndose familiar y concreta. Ahí en esta isla entrañable se queda palpitando un trozo de mi vida.

Aterrizaje en Madrid fundido en un crepúsculo menestral y cotidiano. Recónditas tabernas donde cenar tranquilamente y reponer fuerzas para pasear castizamente durante toda esta mañana, sin prisas, despreocupada y reposadamente, , aspirando a pleno pulmón el colosalismo de la calle de Alcalá o el de la Gran Vía madrileña, tan sonriente y luminosa, con la sensación de estrenar el dilatado horizonte sin fronteras de Madrid, donde se cruzan todos los caminos.


domingo, 18 de septiembre de 2011

Preludio otoñal

Hay en la atmósfera una premonición dulcemente embriagadora. El mar es una nebulosa de plomo donde se une con el horizonte en el ocaso triste. El anochecer ha traído las primeras lluvias desflecadas del verano, augurando el otoño, noto una incierta amargura al tener que abandonar la isla y la naturaleza sintoniza conmigo en el ulular del viento y en esa llovizna inveterada, sempiterna, de septiembre, barriendo nuestra propia conciencia.

Se acaba la temporada, no queda nadie y el Villasol es hoy un hotel fantasma cuyo único habitante soy yo. Desganado, recorro los pasillos donde resuenan mis pasos como un castigo indefinido. Rumio mi propia soledad, dura y concisa en este hotel sin más rumor que los sonidos de mi vida, un hotel fantasma abierto solo para mí.

sábado, 10 de septiembre de 2011

La confitería ilustrada

Fundada en 1700, C'an Joan de S'aigó es la confitería ilustrada de Palma de Mallorca que sigue ofreciendo su encanto provinciano (íntimo y dulce) al viajero que se adentre en el laberinto de callejuelas populares de la ciudad vieja , envuelto en aromas cálidos de bizcochos, horchatas y chocolate, es la imagen exquisita y burguesa de una sociedad extinguida.


viernes, 2 de septiembre de 2011

Leyenda y romanticismo en la sierra de la Tramuntana

Enclaustrada en la sierra de Tramuntana se abre un pueblito de rancio sabor montañés, Valldemosa, célebre por su cartuja adonde peregrinó Frederic Chopin y Rubén Darío. Pueblo sencillo y pulcro, Valdemosa recuerda el encanto crepuscular de Bérgamo y la estética gótico-medieval de Gerona






martes, 12 de julio de 2011

Las noches del Bristol

Bocanada de aire hispano con un aire híbrido entre frondoso mesón y festivo chiringuito, se alza este café con su terraza sobre el nivel de la calle. Rompeolas de la vida en este emporio turístico de Magaluf, este local acoge cada noche su parroquia fiel, muchos de ellos peninsulares que, al igual que yo, la resaca ha traído a esta isla haciendo de su estancia su propio exilio interior suavizado por interminables partidas de dominó en la esquina de la barra del bar hasta la hora de cierre o de sabrosa tertulia al fresco de la terraza, un tiempo refrescado por los mitos del rock and roll  como Rosendo, Miguel Ríos, U2, o Medina Azahara entre otros, que la radio desgrana con una letanía litúrgico, invocando historias pasadas, sueños e ilusiones, añorando la oportunidad perdida unos y otros, esperándola para un futuro más grato.


Se respira un cosmopolitismo castizo y natural, el Bristol auna el vino blanco de Extremadura o el aguardiente de hierbas mallorquino con una hamburguesa o un sándwich de bacon o un bocadillo de chorizo nacional, hibridación de mentalidades, gastronomía y música, la nuestra es una pequeña sociedad amparada de complicidades y de una extraña fraternidad de supervivientes, al modo de la colonia española de Tánger o el Barrio Latino de París, en cuyo seno convive el variopinto personal español con los diversos turistas sobre todo alemanes e ingleses, muchos de ellos venidos al olor del pool (el billar) que en un ángulo oscuro reposa respirando calmosamente como un animal pacífico, escenario de partidas de snooker, o también esta población hospedada se dedica a mirar en la televisión el combate de boxeo de la velada de los sábados, de gran aceptación entre los británicos, al igual que las partidas de tenis, que los nacionales seguimos con igual atención.

El Bristol es un cálido puerto en donde fondeo cada noche para escuchar las historias de todos aquellos marinos de la vida confundidos en este emporio turístico, tomar un vino y leer el diario. Este café, embutido como rara avis entre la asepsia y la frivolidad, conserva la huella imborrable de una cultura y de unos hombres que luchan por la vida siempre con la mar en contra, haciendo historia a brazo partido. El Bristol es la misma historia que el mar desvela en su oleaje a quien quiera oírla.

domingo, 3 de julio de 2011

La bohemia del Café Lírico

El discreto encanto burgués y su estética  modernista,  elegancia algo trasnochada, señalan la añoranza de aquellos otros más amables tiempos del Café Lírico, ese salón-tertulia en el centro de Palma, rastro de la bohemia de la isla que subsiste pese al cambio de marea, arrastrando hasta aquí en su resaca viejos artistas de teatro o de la ópera, coristas de cabaré y poetas decadentes agazapados en divanes en rincones olvidados, que se miran en los apagados espejos del local, de cristales coloreados, de un glamour desgarbado y risueño que nos habla  todavía de historias de bohemia y poesía en largas noches insomnes, hélade apócrifa el Café Lírico que discurre en la noche como un barco a la deriva en medio de la ciudad de Palma.

miércoles, 29 de junio de 2011

La residencia de turistas confusos

Habito en un hostal fantasma de escueto diseño que cada día se llena de nuevos vecinos invisibles cuyo rastro se revela en las toallas que cuelgan en los balcones llenando de una festiva presencia la seca impresión de esta residencia de turistas perdidos en la confusión de la isla. Al volver en la noche hay luces, se oyen radios  y gente sentada al fresco en los balcones, dándole a la escena un aire de improvisada verbena.

viernes, 10 de junio de 2011

Vuelo 5125 destino Palma de Mallorca

He llegado a la isla, tierra de pastores y pescadores hoy espacio lleno de glamour donde fermenta la vida al ritmo trepidante del turismo y de los negocios.

sábado, 21 de mayo de 2011

La escritura/ realidad de Julio Verne


Julio Verne es un autor que nos viene acompañando durante toda la vida desde nuestras primeras lecturas en la pubertad, no es fácil que un autor consiga permanecer tanto tiempo en la industria editorial con esa frescura, pero todavía es más difícil que un autor consiga de un lector captar de este tanta fidelidad a lo largo de toda su vida.

Sin lugar a dudas, es uno de los pocos autores que atrapan al lector desde la primera línea pero no es por los argumentos de sus novelas, fantásticos y en ocasiones aparatosos, con proyectos colosales. No nos entusiasman precisamente sus personajes, esbozados esquemáticamente, hombres de acción como corresponde al entusiasmo del hombre positivista del siglo XIX. Menos encanto todavía tiene su rupestre estilo literario, áspero y a veces demorado en el pormenor administrativo, necesario para crear la sensación de realismo nítido que revela lecturas de Balzac. No es, insisto, la musa científica de Verne lo que nos deslumbra en sus novelas, muchas veces adelantándose al futuro en sus ingenios mecánicos.


El verdadero acierto de la novelística de Verne le viene dado al saberse pionero de la ciencia-ficción en la era burguesa de la revolución industrial y la colonización de África, y por ello es consciente de estar inaugurando un área en la que apenas hay precedentes. Está reflejando en su obra el ímpetu de la burguesía desde su propia técnica narrativa, ya que, al igual que el burgués sin escudo de armas legitimado en su genealogía, narra sin tener en cuenta los antecedentes, solo las observaciones necesarias para construir el marco contextual, a partir del cual sus novelas se escriben en presente. He aquí el verdadero hallazgo de Verne: el crear obras que se van haciendo a medida que pasamos las páginas, de modo que la experiencia de la lectura se asimila al proceso de la escritura avanzando, dándose la mano lector y escritor como compañeros de aventuras junto a los demás exploradores del mismo territorio virgen. Es la escritura que se va haciendo a sí misma desvelando su propia realidad  ante todos nosotros.

lunes, 16 de mayo de 2011

Marketing electoral


No he sabido si atribuirlo a  estrategia  o a simple ironía del destino, a veces la asociación es inmediata, el caso es que hoy me he encontrado en el buzón, junto a  los habituales pliegos de propaganda electoral de estas fechas, una publicidad de un maravilloso e infalible detergente superconcentrado.  Todo un revulsivo político.  

miércoles, 20 de abril de 2011

Filtro de la memoria

A través de la ventana, a través del cristal, estamos mirando a través de la memoria, una experiencia asumida y declarada de nuestra experiencia, es el marco de una nueva visión, recreando un nuevo horizonte.




(foto: José Antonio Pérez - conceptjap)

jueves, 24 de marzo de 2011

Ejercicio de fetichismo poético

Acabo de ver Poemas metálicos, mi primer poemario (que tiene por portada un excelente grabado de Amalia Manso fundido en negro) junto al de otros insignes colegas y paisanos expuesto en una vitrina del nuevo museo de las ciencias y humanidades que se ha fundado en Zafra, me he regodeado íntimamente de pasearme anónimo entre la encargada de sala, y los demás visitantes  que no saben de mí y apenas me han  leído (ni falta que les hace), pero de repente me he sentido una antigualla,  al pensar que han escogido aquel mi libro, Poemas metálicos, como una muestra de la poesía del siglo XX, en una  edición envejecida  que merecería estar en un anticuario, qué otra cosa es un museo sino un almacén de cachivaches inservibles, víctimas involuntarias del fetichismo cultural. Ahí parece que se ha quedado la poesía contemporánea, un puñado de versos para mirarse el ombligo sin ser visto. 

lunes, 21 de febrero de 2011

Serie B de Beautiful

El sentido de esta banda sonora no deja lugar a dudas, nos introduce de lleno en esta producción de serie negra típica de los años 70.  Funky sobre base rítmica de una tarantella,  la banda sonora obra de Franco Micalizzi abre esta película focalizando en plano subjetivo el trayecto en coche de unos inquietantes personajes a través de las populosas calles de Nápoles. Finalmente en anagnórisis se completa el sentido de esta secuencia inicial cuando el capomafia advierte al protagonista:


- Ben tornato, comissario, ma lei deve essere prudente, verrà che Napoli è una città pericolosa a non stare ben attenti
 (Bienvenido comisario, mejor que usted sea prudente, verá que Nápoles es una ciudad peligrosa si no se anda con mucho cuidado)

viernes, 28 de enero de 2011

Una mañana en la radio

Ayer me invitó mi amigo el periodista deportivo José César Molina a su programa semanal en la emisora local Emisurex. He vuelto tras un tiempo de secano radiofónico, un medio que siempre me ha inquietado el de la radio, aunque esta vez dejé bien claro a mi amigo que no deseaba participar en su programa, sólo escucharlo en directo desde la sala de locución, y así pude escuchar en primicia doblemente (por crónica y por estar presente) diversos fichajes y cuestiones ligueras del Díter Zafra que José César conduce con un ritmo muy ágil, apoyado en un guión preciso y certero con entrevistas en directo vía telefónica con diversas personalidades que le infunden la dinámica propia de la escaramuza informativa diaria.

jueves, 20 de enero de 2011

MMXI

La noria vuelve a girar. Sugerente en su guarismo desflecado, se inicia el año deseando  afortunados augurios.