domingo, 3 de julio de 2011

La bohemia del Café Lírico

El discreto encanto burgués y su estética  modernista,  elegancia algo trasnochada, señalan la añoranza de aquellos otros más amables tiempos del Café Lírico, ese salón-tertulia en el centro de Palma, rastro de la bohemia de la isla que subsiste pese al cambio de marea, arrastrando hasta aquí en su resaca viejos artistas de teatro o de la ópera, coristas de cabaré y poetas decadentes agazapados en divanes en rincones olvidados, que se miran en los apagados espejos del local, de cristales coloreados, de un glamour desgarbado y risueño que nos habla  todavía de historias de bohemia y poesía en largas noches insomnes, hélade apócrifa el Café Lírico que discurre en la noche como un barco a la deriva en medio de la ciudad de Palma.
Publicar un comentario