sábado, 8 de diciembre de 2012

Una visita que no sabe salir





Esta mañana a primera hora ha venido a verme un gato blanquito muy simpático. Ya lo conozco de días atrás estar él zangoloteando por el barrio, se ve que tiene instinto de explorador, por eso me alegré de verle. Estaba en el jardín esperándome, tal vez estuvo toda la noche ahí al raso.

Yo le vi según salí a abrir la puerta. Estuve un buen rato buscando algún comedero para él, y cuando lo tenía le preparé pan migado con leche. Pero no quería comer.

Era un gato regalón y zalamero así que le acaricié y jugue un poco con él, pero después de maullar un buen rato le abrí la puerta y salió corriendo a la calle. Se ve que estaba de visita rutinaria. Creo que no sé ni por dónde había entrado. Pero si llegó al patio con tanto esfuerzo ¿por qué salió tan pronto?


(Foto: Sacramento Guillén)

Publicar un comentario