jueves, 26 de diciembre de 2013

La ciclogénesis y el vendaval romántico




Podemos sentir (poniéndole imaginación) aquello de la blanca navidad, aunque sea difícil ver caer la nieve por estos lares, y otros motivos navideños asociados al mundo anglosajón. También puede ser dulce pasar una navidad ante la amorosa chimenea escuchando ulular el viento y la lluvia tras los cristales, imaginando el temporal que azota las calles. 

Lo dificil va a ser encontrar epítetos apropiados a la ciclogénesis que estos días ha recorrido España, palabreja que designa un accidente climatológico popularmente conocido como tempestad.

¿Se ha pretendido crear estado de alarma ante el desconcierto conceptual del término o es sólo para motivar nuestra cansada atención?.

Sea como sea, anunciar que en diciembre habrá ciclogénesis me parece una verdad de Perogrullo para la que no hace falta estudiar. Lo peor no es ya que sea tan previsible de asustar, no. Lo peor es que  ciclogénesis es expresión anodina e insípida carente de todo estado emocional.

La ciclogénesis crea la realidad empobrecida en la que nos encontramos. Una realidad pedestre carente de ilusiones y desamparada de todo.

Si se nos informara, en cambio, recurriendo a la furiosa tempestad de los pasajes románticos, nos infundiría brío y poesía con que afrontar la vida. Todo el mundo se sentiría jubiloso mostrando al frente (aguerrido a la par que socarrón) su revuelta cabellera como orgullosa bandera ondeando al viento.        




domingo, 15 de diciembre de 2013

Hermandad de clarinetes en la noche de Clarándalus

 
Se va replegando el año sobre sí mismo en una apacible  salida en espera de reconfigurar agendas más latentes y la actualidad, así, se muestra en un lustre oleaginoso y pesado del que asistir a un concierto es un buen modo de sacudir la zozobra.

El último concierto del año de las Juventudes Musicales de Zafra del pasado sábado ha estado a cargo del quinteto sevillano Clarándalus, cuya peculiaridad estriba en ser un quinteto de clarinetes, innovadora fórmula musical muy colorista y versátil con que se puede ejecutar sin problemas cualquier pieza.

El repertorio que desplegaron en la sala el quinteto Clarándalus oscilaba entre los compositores regionalistas españoles de las primeras décadas del siglo XX (Albéniz, Quiroga y Turina) y otras piezas de sonoridad anglosajona de carácter jazzístico en autores como Paul Desmond y Scott Joplin, muchas de estas piezas arregladas por el músico zafrense Ignacio Caballero (presente en la sala), a quien el grupo sevillano dedicó el concierto.

El timbre pizpireto de los clarinetes, a juzgar por lo mostrado de Clarándalus, no es óbice para desplegar un extenso registro sonoro en donde los instrumentos pueden inmediatamente reagruparse aisladamente en contrapunteos, así como arroparse y envolverse para crear diversas texturas, haciendo un grupo instrumental muy orgánico lleno de vitalidad.

Era divertido ver cómo los músicos en los entreactos descongestionaban sus narices soplando por los tubos, haciendo salir de los clarinetes el viento desquiciado que, desentrapando, oxigenaba sus fosas.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Veleidad y ensalmo de Sevilla




Vuelvo a Sevilla tras unos meses de ausencia y la ciudad me saluda en una limpia mañana con la benevolencia que se ofrece al hijo pródigo de necesidad, pues no a placer o a desgana se origina mi ausencia.

Vuelvo a respirar la ciudad, cuya gracia y compostura tiene por espejo el río, cielo inverso donde se contempla alborozada como una joven sabedora de su belleza que sólo entregara su encanto a los fieles que saben ensalzarla en su armónico y luminoso poema.

Así es Sevilla.



En el museo de Bellas Artes, los óleos de Julio Romero de Torres (presentados en exposición retrospectiva de su obra) crean una analogía atinada de este espíritu en aquellas sus musas misteriosas de ojos graves presas de un oscuro designio, centro de sus dramáticas alegorías, desbordadas de un contenido erotismo.
    
Visito las venerables iglesias donde los siglos fermentan en la devoción popular que abruma las naves. Es la misma devoción que ha montado los belenes tradicionales que se exhiben esplendorosos en estas fechas, retablos costumbristas españolizando las escrituras en un castizo alarde de entender la vida y la trascendencia.

Las calles populosas de gentes y de luces preludian ya la navidad en una anticipación de requiebro urgente, desatendiendo la realidad para empozarse en el veleidoso ensueño andalusí, alma de nardo del árabe español creando su propio paraíso artificial de donde está excluida toda miseria, reinando por siempre la belleza en su eternal forma, impávida e inmaculada.   






jueves, 5 de diciembre de 2013

La idiotez congénita de los no-seres



 
Las personas pobres de espíritu (sin coherencia ni personalidad), es decir, los no-seres, son las personas  más nocivas y perjudiciales de la humanidad, porque no sólo se hacen daño a sí mismas, sino que también se lo hacen a las gentes que tienen a su alrededor.

Se puede obrar mal por algún motivo concreto. Haciendo el mal, a veces, se está haciendo un bien. El mal no siempre es categórico y absoluto, sino que supone en ocasiones la carencia del bien.

Podemos actuar incorrectamente, a veces, para evitar males mayores. O por puro egoísmo. Existen los genios del mal y hasta pueden ser justificables en sus propios fines.

Todo tiene una respuesta.

Pero no saber qué se está haciendo, hacer daño continuamente sin saberlo ni proponérselo no es justificable ni tiene perdón.

Es muy peligroso que alguien no controle sus actos ni sus palabras, porque puede estar creando un daño tan inútil y gratuito que, sobre todo, por eso mismo, ese acto es  propio de un ser idiota e indigno de la vida.




     

domingo, 20 de octubre de 2013

Música de cámara para abrir el otoño en Zafra

El pasado sábado nos encontrábamos de nuevo en el Pabellón Central de la Feria para abrir la nueva temporada de las Juventudes Musicales de Zafra, inauguradas con el cuarteto de Praga Ensemble Martinu (Flauta, piano, violín y violonchelo) que interpretó una serie de piezas breves de diversos autores. Era de ver que el repertorio era en su mayoría obra de autores contemporáneos como Scerba, Kurz, Temi y Piazzola (sin faltar piezas de Mozart, Chopin, Weber, Dvorak o Ravel).




El concierto sacudió el ronroneo otoñal de la noche lloviznante con una ejecución vibrante y colorista del grupo, liderado por el flautista Miroslav Matjka, quien logró de su instrumento un fraseo contudente en la Marcha turca de Mozart muy complicado de conseguir, así como las cuerdas supieron adaptarse muy bien al cromatismo del piano.

Esta mañana de domingo al entrar en el café habitual de la Avenida de la Estación me he encontrado tomando té a un chico (tal vez de mi edad), algo corpulento, rubio y lacio con rostro travieso y sonrosado, de rasgos eslavos. Era el flautista Miroslav. Él también me había reconocido así que aproveché para hablar con él en inglés, felicitándole por su actuación. Él seguirá de gira por España unos días más, hoy domingo en Zamora y la próxima semana por algunas ciudades del norte.

Seguro que la nueva temporada de las Juventudes Musicales nos deparará conciertos provechosos y sorpresas estimadas dentro y fuera de la sala con la presencia de grupos como el Ensemble Martinu, cuya música rompió la somnolencia otoñal de este mes de octubre.

domingo, 6 de octubre de 2013

La música es el origen de la vida


Todo es cuestión de música en las emociones y en la vida toda.

La música se sustenta sobre el ritmo. Cualquiera que éste sea porque el ritmo de las emociones y el de la percepción es muy personal y creativo. Muchas veces no sabemos cuál es el ritmo, pero lo hay (es un misterio) y rige nuestra biología y la naturaleza desde la eternidad.




En el origen de los tiempos, había una música sin ritmo que era el caos hasta que se acompasó al latido del tiempo y de nuestro corazón. Así los días, arracimados en meses y estaciones del año siguen su ordenado ciclo que atiende a un ritmo preciso y universal, igual que la atmósfera y los astros siguen su enigmático ritmo.


La primera palabra que el hombre emitió fue un sonido: una nota musical. Las palabras siguen un ritmo en el fluir de la voz y del pensamiento, en la prosa y en la poesía.

En el arte, es el ritmo de los elementos lo que crea el estilo y las sugestiones de nuestra mente.

La composición marca el ritmo de la pintura en la mirada y en la percepción.

De la misma manera, la ciencia y la historia responden a la sucesión de realidades concretas en la noria del tiempo.

Y nuestra vida, arroyo continuo del tiempo en secuencias diversas que convergen en un mismo plano de la realidad que va haciéndose.

Saber marcar el compás. Saber respirar. Ahí está todo. 


Imagen: Óleo de Sacramento Guillén

domingo, 29 de septiembre de 2013

El drama metafísico de Noche oscura





La noche tempestuosa del 28 de septiembre invitaba al recogimiento ideal necesario para saborear la emotividad de Noche oscura. No sólo se estrenaba el otoño. Se estrenaba una obra teatral.


Agustín Iglesias me recibió con gesto radiante a la entrada de su sala, recitándome misterioso unos versos de la Noche oscura de San Juan de la Cruz, obra en la que se había inspirado junto al poeta José Manuel MartínPortales para escenificar la obra homónima sobre los textos del místico español y que, en unos minutos, se iba a representar en la Sala Guirigai de Los Santos de Maimona, por la compañía que él dirige.

Se mostraba ubérrimo y se complacía en hacérnosla llegar, compartiéndola con nosotros. Esa es la mejor señal de que un artista está satisfecho con su creación y, a la vista del resultado, no era para menos.

La sala se encontraba con tres cuartos de entrada (rivalizando con una contraprogramación cercana muy ambiciosa) y había un ambiente de estreno inmejorable, auspiciado por la sorpresa de la adaptación, sobre la que nadie sabía nada, salvo el artículo que escribí para Madreselva al respecto. 

La propia compañía tenía alguna inquietud sobre la comunicación al público de la obra y decidió presentarla como una experiencia poética sobre la palabra de San Juan, expresión que dejaba suficientemente abierto su sentido, despojándola de la interpretación teológica que desde siglos siempre ha acompañado a la mística dejándola, por el contrario, vagar ahora la palabra en su propia esencia poética.

El arriesgado montaje que plantea Agustín Iglesias se presta a la polisemia y a la divagación. Los dos personajes protagonistas (interpretados por Magda García-Arenal y Mario Benítez) se encuentran en una deriva existencial en la búsqueda de su propia identidad hasta que se hace para ellos la luz, una búsqueda reflejada en la metáfora visual de la ceguera (envueltos sus rostros por vendas, nada consiguen ver hasta que estas vendas caen tras el proceso de verificación).

Agustín Iglesias dirigiendo un ensayo de Noche oscura

Drama metafísico envuelto en un violento claroscuro donde los personajes se metamorfosean en diversas entidades deslizándose a ritmo trepidante en una complicidad y juego escénico muy hábil sobre los versos de José Manuel Martín Portales, quien fue desgranando versos de San Juan en el texto para proyectar así claves de lectura diversas con que guiar e implicar a los espectadores.


La sobriedad escénica está muy calculada y el tenebrismo (guiño barroco) incide sobre el drama de los personajes, creando junto a los pasajes de música alucinógena la sensorialidad y el estado onírico propios de la realidad mística.

Al inicio, una mesa y dos sillas es el único atrezzo de la obra, connotando comunicación y proceso de la palabra que en una segunda parte de la obra (de gran plasticidad y movimiento) crea la acción desde otra parte de la realidad en la que se ubican los personajes, intentando recobrar su identidad. Porque no es que no la tengan, no, sino que intuyen tenerla en su esencia de ángeles caídos, para concluir la obra con un mayor número de enigmas que durante su proceso de gestación como seres se les ha originado, dejando abierto el sentido de la obra  e invitando a la elucubración poética.

No queramos poner puertas al monte. No intentemos entender algo verdadero y único. En la sensación inconclusa de la obra se encuentra su sentido inicial, ya que, al decir de su co-autor, el poeta José Manuel MartínPortales la experiencia poética pone en crisis la respuesta de la razón: no pone en cuestión la pregunta, sino que vive la pregunta.

La misma lógica del caos se vuelve así la única y verdadera respuesta.


Fuente fotos: archivo Sala Guirigai

martes, 10 de septiembre de 2013

El desierto de Almería


Desamparado tedio es la sierra en el secarral áspero y hostil bajo el sol violento.

La vista se pierde en un horizonte quebrado de cerros tachonados de chumberas, cuando no son montes pelados y carcomidos a capricho formando un paisaje lunar y grotesco.

Acaso una caseta campesina, blanca y sustancial de formas ovoides azotada del viento estéril se recorta en este pedregal apuntillando el monótono horizonte.

Inhóspitos campos cenicientos hastiados de sol, el tiempo es un suspiro detenido en los aljibes, santuarios del agua en esta tierra calcinada y áspera poblada de carrizos y cigarras, cuya salmodia de matraca enloquecida evoca penosa y cansinamente la conciencia de esta tierra, haciéndose eterna condena.

¿Adónde ir? ¿Qué camino recorrer?.

Desolado e infinito se extiende, sol y hastío, el desierto de Almería.

sábado, 31 de agosto de 2013

Metafísica de septiembre




Durante los abrasadores días del verano, cuando la vibrante cigarra con su bandurria monocorde paraliza el ámbito en una siesta eternal, paralizada la voluntad disuelta durante horas abrumadas por el tedio ... durante esos días he añorado tanto el final de este cansino verano que ahora, al sentir su agonía, de súbito me siento indefenso frente al encrespado ejército del otoño que está a las puertas.

 Ardua tregua el agosto desangrado ante las desflecadas lluvias que preludian su salida del mundo hasta nuevo aviso, Natura se diría va corriendo un telón donde Ceres abandona ya y hace su entrada Bóreas escoltado de sus auras friolentas que desatan niebla, nieve y tormenta.

Nos abandona el verano con la suave nostalgia de un amor olvidado y hemos de enfrentarnos a un nuevo otoño sumidos en la zozobra del reposo no digerido, esperando que el augurio de los astros quiera sernos propicio para abrirnos a otra dimensión que nos engrandezca y nos permita ser quienes realmente somos.

miércoles, 31 de julio de 2013

La apoteosis barroca de la realidad aumentada




La dinámica de la historia es un largo río donde confluyen diversos elementos confundiéndose ritmos y épocas en un todo orgánico que trasciende intemporal en su rastro.

No hace mucho, estuve hablando con el amigo Antonio Aponte (nos conocemos desde niños), hoy director y genio de Utopía, sobre el nuevo hito tecnológico de la realidad aumentada, de la que su empresa Utopía (junto a Antonio González) es pionera en Extremadura y en España, dado que  todos los programadores que hoy la están desarrollando en la Península Ibérica caben en una furgoneta de reparto.

Mientras él iba exponiéndome la cuestión de la realidad aumentada, es decir, un desdoblamiento de planos y realidades textualmente hablando desde un espacio bidimensional a otro tridimensional e interactivo, yo estaba viendo perfectamente la integración total y el hallazgo definitivo haciendo fluctuar un lenguaje desde el papel impreso al digital en la misma superficie.

La realidad aumentada permite que sobre un impreso cualquiera, uno pueda disponer de dispositivos ocultos que hacen a ese impreso ser a la vez digital, programable e interactivo sin dejar de ser un papel. Es el gran hallazgo del arte total, la convivencia formal y simultánea de diversos formatos y lenguajes.

La realidad aumentada viene a ser en su discurso una nueva puerta de la percepción, ensanchar la realidad humana hacia la cuarta dimensión que nos faltaba. 






De repente he visto en esta tecnología de vertiginosa novedad el viejo sueño barroco de enmascarar la realidad tras el filtro engañoso de los sentidos, la pirueta visual entre la apariencia y la realidad tal cual se nos muestra (anamorfosis y trampantojos en las artes visuales barrocas, haciendo que se ve pero se esconde y se desdibuja y se revaloriza el objeto artísticamente). Nos hallamos en un inmenso laberinto de ingenios y agudezas.

La realidad aumentada del siglo XXI es la más asombrosa creación que ha inspirado el espíritu barroco, hoy en forma digital, armonizando en los distintos planos físicos y digitales, apariencia y realidad, concreción y abstracción, lanzándonos en pos de la UTOPÍA. Exactamente igual que en el carnaval barroco.

domingo, 16 de junio de 2013

La era de los mamuts ilustrados


 
El libro como objeto se ha ido modificando en las últimas décadas gracias a la necesidad de adaptación a la sociedad digital, un entorno socio-tecnológico que ha revolucionado nuestro mundo, modificando nuestros hábitos en todos los sentidos, al ir adquiriendo nuevos valores y nuevas experiencias como usuario que han ido esbozando nuevas variables.

Ya apenas nadie (por muy sacrificado que sea) podría leer hoy un tomo de La Eneida en letra de hormiga o aquellas apretadas páginas del Don Quijote

La industria editorial es consciente de que la forma es tan importante como el contenido, el diseño nos ayuda y facilita a comunicarnos el espíritu de la realidad artística, de tal manera que muchas veces no se entiende el uno sin el otro, de ahí que haya surgido en el sector editorial el concepto de libro como objeto, concepto que nunca ha dejado de existir (en auge desde el renacimiento), pese a los sectores más reticentes que ven en esta actitud dignificadora, sin embargo, un deterioro del libro y de la cultura toda.

El libro fue, es y será transmisor de cultura en los más diversos formatos que la tecnología pueda crearlos, metamorfoseándose e hibridándose con la realidad económica y social de cada momento.



La era de las magnas obras de libros impresos se ha extinguido hace ya mucho tiempo junto a los grandes aparatos ideológicos y solemnes discursos, aquellos libros ciclópeos que, a juicio de Gracián, sirven para ejercer mejor los brazos que la mente por eso quedan como reliquias de un mundo sepultado, libros como el de Thiers que ahora hojeo despreocupado, Historia de la revolución francesa, dos tomazos  enormes como el tedio, impresos por la Editorial Petronio de Barcelona y prologado por Rafael Altamira, (humanista de provincias ya en el olvido) que he exhumado de la librería maldita de casa, convertidos en nido de flores disecadas e insectos alevosos de toda condición.


El azar objetivo que preside mi vida ha hecho, curiosamente, que rescatase del tiempo un libro editado en el mismo año que  nací yo, seguramente crecí junto a él sin darme cuenta y ahora lo recojo como un homenaje grotesco pero entrañable a mi propia memoria de atardeceres ingrávidos.

Libros que ahora, albergados en mi estudio, releo recreándome en sus prietos párrafos de engominado estilo, donde discretos y pulcros grabados iluminan sus páginas secas como el esparto.

Libros destrenzados y enormes como mamuts sorprendidos de encontrarse tan pesados y tristes en la galería de figuritas porcelana.

domingo, 19 de mayo de 2013

Ha nacido la Madreselva




Tras largo tiempo de espera y desvelos, por fin ha brotado nuestra querida Madreselva, la revista de cultura y ocio de Extremadura, que supone para mí un nuevo ciclo de vida.  Todo empieza a germinar alrededor de ella y espero que crezca sana y alegre con la energía de todos nosotros. Hay detrás todo un equipo de programadores y redactores que la hemos hecho posible.

Pero ahora necesita ganarse el cariño y la confianza de los lectores que espero poco a poco se enreden integrándose entre las hojas digitales de la Madreselva.

Porque sois vosotros los que en realidad hacéis crecer la Madreselva. Gracias a todos por estar ahí.



sábado, 13 de abril de 2013

Pechakucha Badajoz, una noche en el club de las ideas

¿Qué pasaría si entrases en un club de la zona de la Plaza Alta en Badajoz para disfrutar de la noche y fueran sucediéndose sobre el escenario diversos speakers para hablaros de sus proyectos entre proyectores de luz, pantallas gigantes de diapositivas?. Si añadimos la sala llena de público tomando copas, hablando y moviéndose por la sala tenemos el Pechakucha Night que se desarrolló en la Sala Aftasí de Badajoz el pasado viernes 12 desde las 9 y media hasta la medianoche.

El Pechakucha Night es una especie de franquiciado de la comunicación con un formato rígido de microcharlas de 20 diapositivas cada 20 segundos, debiendo durar 6'40 minutos según escribe Alejandro Hernández Renner, gran animador socio-cultural, quien añade que tal palabreja deriva de una expresión onomatopéyica del japonés ...(aunque podría caber también de alguna expresión dialectal extremeña).




Organizado por la incombustible periodista Concha Hierro, se subieron al escenario de la Sala Aftasí, sede del Pechakucha un puñado de ponentes para hablar de sus ideas y proyectos en el ámbito artístico y empresarial.

Cloti Prieto y Elena Campos hablaron de su proyecto Arcón, un dispositivo icónico que permite a personas impedidas comunicarse con su medio. Catalina Hoffman siguiendo el hilo de asistencia social, presentó su centro Vitalia para atender a los mayores desde un enfoque más emocional y enriquecedor para ellos. Por otra parte, La Asociación Segundo Asalto trata de dignificar la vida de adolescentes de Badajoz en situación de marginalidad desde la creatividad.

José Luis Quiñones expuso su peculiar viaje a Groenlandia junto a diversos jóvenes a través de la Asociación Shelios. Francisco Hinojal desde el Instituto tecnológico de Extremadura (ITAEX) trató del estado de experimentación desarrollado actualmente sobre los alimentos extremeños.

Tiago Gaio (director ejecutivo de la I Muestra Tecnológica de Bioenergía en Portugal) trató de la potencialidad de la bioenergía actualmente. Jorge Velez desde Portalegre con Tempo sem fin planteaba diversas estrategias de dinamización turística desde lo interdisciplinar y transmediático. Ema Pires, representante de la Asociación Pedexumbo de Portoalegre, persigue también sensibilizar sobre el patrimonio con su Festival Andanças. Mientras que el coacher Juan Parra trató de la necesidad de empatizar con el medio para desarrollarse personal y empresarialmente.

Tomando una copa y departiendo amigablemente estuve con la novelista (y paisana) Inma Chacón, quien nos presentó el largo camino por los derechos sociales de la mujer desde los inicios de la sociedad industrial.





En el terreno eminentemente artístico, Gloria Domínguez, Mamá Bombón, nos presentó su línea delicattesen de bombones. Domingo Vera (con quien compartí luego copas hasta la madrugada por el  barrio viejo de Badajoz) nos habló de su producción a través del arte pop para implicar al público, finalizando el acto con la charla del dibujante Miguel Órrego sobre la producción de anime (dibujos animados) para pasar a proyectar su delicioso corto El vendedor de humo.

Hubo un significativo carácter fronterizo simbólico (nuevo modelo de comunicación) y física, gracias a la presencia de nuestros vecinos portugueses (con servicio de traducción en presentaciones) haciéndose del mestizaje y la frontera el eje conceptual del Pechakucha 2 de Badajoz, por lo que esperamos no sólo que siga operativo para futuras ediciones sino que cunda el ejemplo y arraigue en otras sedes diversas, arborizando el mestizaje y la vanguardia que guían al Pechakucha.

viernes, 5 de abril de 2013

Encuentro y diálogo. Arte contemporáneo español en Badajoz

El  Museo de Arte Extremeño e Iberoamericano (MEIAC) de Badajoz, durante estos días está siendo la primera estación de una serie de exposiciones itinerantes que recorrerán varias sedes extremeñas hasta finalizar en navidad de este año 13 bajo el mismo proyecto, consistente en mostrar la colección de arte contemporáneo del Parlamento y del Gobierno de Extremadura.


El discurso está muy bien construido en torno a cinco ejes temáticos que vertebran y aglutinan espacial y teóricamente esta muestra.




El primero de estos ejes temáticos es arte y naturaleza (obviamente de carácter paisajístico) para pasar a polis (espacios urbanos de hoy) y a continuación el bloque de mito e identidad (obras que reconstruyen o proponen diversos conceptos en relación al ideario colectivo extremeño).

El cuarto bloque se recogía bajo el título presencias y ausencias (obras de naturaleza conceptual y metadiscursiva) y en el quinto y último (más por un cierta línea temporal) poéticas del fragmento en donde se presentan obras de autores últimos caracterizados por un discurso postmoderno e industrial, en donde se reflexiona sobre diversos lenguajes artísticos partiendo del conceptualismo de los años 60 del siglo XX, basado en la desmaterialización del objeto artístico.

La muestra no olvida algunos de los más representativos artistas de/ en Extremadura (entre otros muchos de otras áreas) desde la segunda mitad del siglo XX (se inicia con la obra regionalista de Godofredo Ortega Muñoz), el arte siempre arriesgado de Wolf Vostell, hibridando fluxus y casticismo desde su amada Malpartida de Cáceres donde residió y estableció familia, fundando su propio museo), o Juan Barjola y su expresionismo agresivo.

Aparte de estas tres figuras, los artistas seleccionados se encuentran aún en activo prometiendo mucha batalla como la exquisita gestualidad de tintes culturalistas de Hilario Bravo, el neo-impresionismo de Javier Fernández de Molina, el neopuntillismo de Lourdes Murillo y, siguiendo en su generación, el (también) pacense Alonso Gil, cuya obra urbana, recoge principios del decollage y la poesía visual, al igual que el placentino Javier Roz, de nueva hornada junto a Ruth Morán, que en sus obras suele recoger la gestualidad dentro de estructuras constructivistas.



La colección de arte contemporáneo del Parlamento y del Gobierno de Extremadura que se está exhibiendo en el proyecto Encuentro y diálogo es muy digna y recorre una serie de artistas suficientemente consolidados para avalar la propuesta.

Sin embargo, se ha hecho sobre un fondo fijo (el mencionado depósito). No sobre un fondo dinámico (obra expuesta ex-profeso bajo consulta), y el público que conozca la trayectoria de estos artistas se dará cuenta de que (en algunos casos) la obra exhibida de alguno de ellos, aun teniendo la dignidad propia de la ocasión, no es de las mejores obras de su taller.

Como el propio proyecto indica en su título, Encuentro y diálogo fomenta la reflexión y el intercambio. Es todo un lujo encontrarnos con una muestra así y poder dialogar a solas ante todas estas obras sobre la vida y el arte que no dejan de sugerir y que sin cesar nos interrogan.



viernes, 22 de marzo de 2013

TEDx Badajoz. El espíritu CO





Extremadura se encuentra desde hace unos años a la vanguardia de la comunicación y de la iniciativa en España, seguramente debido a la necesidad real de adaptarse a un mercado que le había sido vedado durante el largo sueño de la historia para tomar finalmente las riendas de su realidad, logrando ser dignamente competitivos en este escenario global donde nos hemos despertado.

A mediados de esta primera década de siglo se ha venido apostando por la sociedad de la imaginación, vinculada al desarrollo de clusters empresariales, apoyándolo con campañas de alfabetización tecnológica y últimamente con campañas de dinamización empresarial relacionados estrechamente con la sociedad digital.

Hasta aquí la acción institucional. Nada más ni nada menos, que es ya mucho.

Lo significativo es que esta atmósfera ha generado todo un movimiento empresarial de dinamización y emprendimiento en el sector privado, que es el factor nuevo que crea el liderazgo de la región y en este sentido se ubica la celebración del TEDx Badajoz el pasado día 20 de marzo en el Palacio de Congresos, un foro novedoso de gran calado social en donde se plantean claves y orientaciones para un futuro siempre en marcha aplicados al sector empresarial bajo un lema monográfico, que en esta ocasión fue el espíritu CO-, prefijo que indica la simbiosis y las sinergias participativas del entorno, tratados desde diferentes sectores.

Organizado por el dandy Ángel Álvarez-Taladriz (caballero italiano), coordinador además de la reciente Extrem Session Jam de Mérida. Él fue el encargado de implicar y reunir a los 9 reconocidos profesionales en torno al espíritu CO- que hablaron en la tarde.

Amalio Rey (director de Emotools) trató acerca de los elementos emocionales que dan lugar a una eficaz colaboración empresarial, dado que cualquier mezcla no funciona, resolviendo la cuestión finalmente en la gestión prudente de las expectativas sobre las personas.

El economista Juan Vicente Manjón (doctor en Ciencias de la Comunicación y profesor de Innovación y Creación de empresas en la Universidad Miguel de Cervantes, entre otros cargos académicos) nos habló sobre la innovación como actitud vital de superación frente a los escollos vitales que debemos afrontar.

Antonina Ramsey, elegante dama que fuera mujer de empresa de alto standing ofrece ahora sus reflexiones en torno a la meditación y a filosofías que ayudan a armonizar nuestra vida, compartiendo con nosotros (Co-living) su experiencia vital errática que le ha llevado desde su Rusia natal hasta llegar a Badajoz, señalando que la creatividad es la consecuencia de un estado de relajación y meditación desde el que tenemos que Cocrear el futuro.

El doctor en economía y co-gerente de la Fundación Maimona, Alejandro Hernández Renner (cacereño afincado en Zafra) expuso que las dinámicas de trabajo en el espacio co- crean la eficiencia y la abundancia que el tradicional espacio competitivo niega en el rendimiento de las empresas, concluyendo que el espacio co impregna el espíritu de mercado emprendedor y responsable creando la corriente happynómica del futuro.

El coacher vallisoletano Pablo Villanueva nos habló de la co-creación como elemento vital para compensar diversas capacidades entre los miembros de un equipo en pos de un objetivo común.

Félix Lozano, emprendedor nato emeritense creador del Futboling entre otras muchas empresas y actividades se refirió a la importancia del Co-working en tanto que era la causa de que gente ordinaria se unía para hacer cosas extraordinarias en equipo.


Carlos Bezos (fundador de ValueCreation) interpuso la cocreación como un nuevo paradigma económico y cultural frente al periclitado modelo industrial, ya que la industria está dirigida a la gran producción, y ya no la hay, sino que se tiende como sabemos a la personalización de los servicios.

La tinerfeña Manuela Battaglini (community manager y presidenta de Aerco) nos relató su emprendimiento como una aproximación hacia su propia esencia como persona, tras una crisis existencial, concluyendo que el autoconocimiento y la conciencia del propio dolor nos hace estar próximos a nuestros objetivos.






Finalmente la periodista Concha Hierro (corresponsal Agencia EFE en Badajoz y promotora del PechaKucha Night Badajoz) desarrolló el tema de la Co-edad dentro de la empresa, en donde la convivencia intergeneracional debía ser estímulo para el crecimiento sirviéndose de la experiencia y la energía de los diversos grupos de edad.

El enólogo y promotor de Wine & Moments  Carlos Cabo hizo una disertación excelente sobre el vino, en cuya esencia se funde pasado, presente y futuro, para dar paso a la merienda que la organización ofrecía.

Y claro, no podía faltar en un entorno CO-, en donde existe la cocreación, la coparticipación, el cocrecimiento … la presencia de las COcretas, cobrando así sentido en el TEDx la actuación de los más famosos cómicos conocidos fuera y dentro de Extremadura, los ApretaCOcretas, que escenificaron una pieza cómica para concienciarnos de que tenemos que permitirnos confiar en nosotros para ser felices, celebrado colectivamente en una performance para vocear todos juntos el despertar a una nueva vida bajo el espíritu solidario del CO-.

domingo, 17 de marzo de 2013

José Antonio Zambrano se deja la lluvia en Zafra


Hacía alrededor de una década que no escuchaba recitar los poemas de José Antonio Zambrano en su propia voz honda, entrañable, de sinuosa cadencia deslizando el verso.


Foto: José María Lama

El pasado sábado, gracias a Luciano Feria en nombre del Colectivo Manuel Peláez, nos reunió a un grupo de escritores amigos en el Dropo (mesón-café vanguardista de Zafra) para ofrecernos su nuevo poemario (en riguroso inédito) Lo que dejó la lluvia, tras cuatro años de gestación tras su anterior libro, Apócrifos de marzo, entre cuyos títulos se da una ligazón muy natural, ya que luego de los idus de marzo llegan las lluvias de abril, de acuerdo al saber popular.

Nos hemos situado en la terraza del Dropo, horizonte de sol y blancor desde el que se contempla toda la zona central de la ciudad en su perspectiva volada de tejados, flanqueada de iglesias y conventos como viejas damas en el discreteo de los siglos.

Van llegando los amigos a la terraza del mesón, y así, departo con José María Lama (organizador del acto en relación al Colectivo M. Peláez) y Juan García (el latinista), luego vienen Benito Estrella y Luciano Feria. Desde Cáceres se presenta nuestro buen amigo y maestro Miguel Ángel Lama. Y estrenando la mañana se ha levantado hace sólo un rato Rafael García, el coordinador del Seminario Humanístico, y su colega José Carlos Martínez Yuste ...La sala se va llenando de amigos en alegre abejeo de conversaciones.



Aparece finalmente nuestro poeta.

El tiempo no parece pasar por la figura de José Antonio Zambrano, fontanés afincado en Almendralejo desde toda la vida. Llega con el aspecto venerable que le depara su blanca melena eterna, ponderando siempre sus ojos la distancia del arco iris como para ponerse en camino, homérico guardián de un secreto que sólo él puede oficiar.



José Antonio va desgranando sus poemas con la ceremonia del agua en una densa atmósfera poética que revela lenta y sabia digestión de vida y arte en este su nuevo cuaderno Lo que dejó la lluvia, lenguaje depurado y sencillo, trenzando metáforas de emociones sensoriales y sonoras desde la desnudez. Una poética que el tiempo ha ido quintaesenciando desde lo barroquizante y metadiscursivo de sus primeros textos, allá por fines de los 70.

Frente al hermetismo de sus primeros textos se ido acercando hacia la claridad de hoy. Esta claridad de Zambrano es muy orgánica destilando cierta nostalgia dulce al modo de Verlaine (aunque él lo haya definido como aire vivencial sin más) y en otras ocasiones tiene una dimensión metadiscursiva próxima al misticismo sin olvidar el erotismo hondo y nuclear que reverberan sus versos.

Tras la lectura, abriendo horizontes, nos transladamos hacia otro importante foro artístico y gastronómico de Zafra, el bodegón-gourmet La Marquesa. José María Lama nos comenta las particularidades de este lugar, desde cuya terraza se distingue gran parte de la ciudad, refrescando la memoria infantil de su hermano Miguel Ángel.

Goteando las salidas debido a diversos compromisos, quedamos junto a José Antonio, unos cuantos amigos como facción de la resistencia (Benito Estrella, Luciano Feria, el filósofo José Manuel Panea y yo). Decidimos entonces comer todos y libar el amable vino que nuestro amigo poeta nos había aconsejado, al tiempo que disfrutamos de sus anécdotas, que él mismo nos iba sirviendo sobre otros amigos y personas del mundo artístico ausentes o que ya nos dejaron, como es el caso de Jesús Delgado Valhondo o Juan María Robles Febré, y en el que hubo lugar también para su compañero de letras, mi tío Francisco Hernández, señor de Coto Culebras, en El Raposo (y antiprologuista de Poemas metálicos).



Y de esta manera, desliando conversaciones y confidencias, prolongando entre cafés y copas la amistad, dilatamos la tarde hasta que José Antonio Zambrano regresó a Almendralejo.

Habíamos saboreado intensamente el día y volvíamos a casa con la satisfacción y el honor de haber sido escogidos (y reconocidos) por nuestro amigo como padrinos en el bautizo de su nueva criatura poética.

Esperemos que José Antonio no se venda muy caro y vuelva pronto. Sabe que en Zafra tendrá siempre casa y tertulia.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Extrem Session Jam Mérida: 48 horas al rojo vivo



El trabajo en red a tiempo real, cooperativo, solidario y viral es una realidad que ayuda a acelerar la transformación de la realidad. Esta es la idea que sustenta la convocatoria anual del Extrem Jam Session que reunió del 1 al 3 de marzo a 130 ciudades del mundo entre las que se encontraba Mérida, cuya sede fue el Semillero de empresas Extremadura Empresarial.


El Extrem Jam Session es una formidable dinámica de trabajo en grupo, un verdadero happenning simultáneo e interactivo maravilloso de frenético ritmo en torno a una idea desvelada sobre la marcha, que para la ocasión fue grow (o sea, crecer, crecimiento).

Los jammers de Mérida nos agrupamos en un total de 6 grupos para desarrollar desde diversas áreas de nuestro interés aquella idea del crecimiento, y nuestro equipo elaboró el crecimiento desde la cultura.



 La energía se concentra por si misma en su propio núcleo, y, así, los miembros de nuestro equipo aleatorio resultó que lo formábamos personas del entorno de la industria del ocio, del arte y de la cultura en general: Guillermo Varela (director de la agencia Payperthink), Felipe García (gestor cultural transmedia), Alba Rodríguez Jiménez (diseñadora industrial), Miguel Méndez (co-director de la revista Noudar) y yo, el bufón de la corte.

 No nos conocíamos de nada más allá de alusiones, y la intensidad de la jam, dejándonos la piel en el proyecto, ha hecho que brote espontáneamente una maravillosa  y fecunda amistad entre nosotros.

 Hemos presentado el #KAC (Kit de Agitación Creativa) como proyecto de dinamización cultural autogestionable y anti-artístico basado en acciones individuales secuenciadas que derivan en todo un proceso creativo, lanzándolo durante el mismo proceso en la red sirviéndonos de Facebook para crear sinergias. Hemos tratado así de reflexionar sobre el sentido del arte como dinámica transformadora del entorno: be creative, my friend.

Ha sido un fin de semana al rojo vivo. Pero más allá del producto final que cada uno de los grupos hemos aportado, fresco, atrevido y simpático, poniendo a prueba nuestra capacidad de organización (un resultado admirable de coherencia en la armonía de equipo entre gentes que hasta aquel momento no nos conocíamos), lo relevante y lo decisivo de la experiencia reside en el proceso dentro y fuera de cada equipo, disfrutando de la convivencia y de la amistad entre nosotros, una atmósfera inolvidable que nos ha transformado atreviéndonos a pensar más allá.

Doy por todo ello gracias a  todos los organizadores y al equipo #KAC en especial, por toda la amistad y la generosidad vertidas que me hicieron sentir este proyecto de la Jam Session como una aventura entrañable, divertida, dinámica y supercreativa.

Seguiremos en contacto.

Ahora sabemos que otro mundo es posible ...

martes, 26 de febrero de 2013

La estética de habitar las ideas





Siempre me ha acompañado en mi vida como paradigma de la suprema elegancia esta imagen de la galería exterior del castillo de los duques de Feria en Zafra coqueto mirador entre las severas torres.

He ido creciendo agavillando vivencias asociadas a esta imagen protagonista de tantas puestas de sol, alboradas o fenómenos celestes completamente irreales, protagonista en fin de una realidad onírica que danza en los rincones de mi memoria.


Soportando el mudo hieratismo de esta galería a través de tantos años (pues así es la belleza en su perfección: fría e inhumana), deleitándome siempre en su serena gallardía, intemporal y aristocrática, he ido enriqueciéndola de matices y de divagaciones, soñando aventuras galantes bajo sus esbeltos arcos acampanados.
Si alguien me preguntase qué es lo sublime, le respondería con esta imagen. El arte como expresión de la inmanencia en el tiempo tiene en la forma arquitectónica una de sus más soberbias expresiones, materializando ideas que, sobrepasando épocas y fronteras, se hacen formas eternas del puro ideal.

viernes, 22 de febrero de 2013

La estrategia del cortafuego


El agua siempre vence a la roca porque es inmóvil, pero el agua no siempre vence al fuego.

Cuando eso ocurre es mejor atacar al fuego desde su mismo poder. El fuego en su vanidad se engañará a sí mismo y se autodestruirá.

Es la mejor estrategia para eliminarlo.

martes, 12 de febrero de 2013

Las musas borran la historia en su reinado

Los libros son nuestros mejores confidentes. Los escogemos en algún momento de nuestra vida y se quedan ya por siempre como fieles compañeros de viaje, haciéndose testigos y portavoces de nuestros sueños, que se despliegan ante nosotros como una rara flor cuando se abre el libro, marcapáginas sentimental que desvela el sendero de nuestra vida.


Mi libro de cabecera es una cuidada y pulcra edición francesa  (Editions du Seuil, París, 1968)
de las obras completas de Baudelaire, mi primer maestro, mago de la palabra en su deslumbrador hechizo sideral, oráculo permanente en mis desvelos y cofre de exquisita fragancia.



Me ha acompañado desde siempre por pensiones de estudiante, aeropuertos, pisos de alquiler, hoteles, y casas diversas durante media vida, de ciudad en ciudad y siempre lo he conservado (sobrellevando diversos avatares sobre su piel) en calidad de arca de la alianza.

No es de extrañar así que diga muchas cosas de mí este tomo de Baudelaire para mí reverenciado. Entre sus páginas afloran dibujos y fotos diversas. Es un pequeño vademécum personal y emocional en el que incluso (el mismo Baudelaire debe regodearse en el Parnaso al sentirse anfitrión) silente e implícita ha ido experimentando o soportando la acción de sucesivos amores en el tiempo que, cual sedimentos repulsivos entre sí (agua y aceite) se han ido dedicando en quitar la foto de la musa anterior para poner la de ellas mismas, al establecer su dominio, relevándose las unas a las otras, como poniendo su peculiar pica en Flandes en la tierra quemada del amor, en estas páginas del libro. El último amor se retiró quitando su foto y por el momento no hay ninguna otra ya.

Bueno, sí.

Todas las musas han respetado una imagen muy querida: sin duda porque no suscitó encono o rivalidad alguna entre ellas. En esa foto estamos mi prima Isabel y yo en los Campos Elíseos (París, verano del 93).

Era de justicia respetarla (y así lo entendieron aquellas musas airadas) no ya por lo que significa para mí sino porque ella, mi prima, es a quien debo el abrirme definitivamente los ojos a la belleza, haciéndome fervoroso seguidor del Arte por siempre.

Ella fue quien me regaló (hace más de media vida, que se ha convertido en mi vida toda) el libro de Baudelaire.

domingo, 3 de febrero de 2013

El secreto de la piedra resbaliza



La piedra resbaliza es una de las leyendas más misteriosas de toda la comarca de Zafra.

Extraño monolito pulido con forma de lengua de piedra o tobogán, situado a la vera de un minúsculo arroyo del que en la noche salen ninfas a esparcirse por aquel extraño paraje entre jaras y almendros, durante siglos los paisanos del lugar han acudido en festiva romería a la piedra resbaliza, tobogán natural por el que generaciones de gentes de toda condición se han deslizad, dejándola suave y resbaladiza, cualidad de donde (en el lenguaje del lugar).esta roca toma su castizo nombre.

Recuerdo como en sueños su existencia al haberla visitado junto a mis primos en bullanguera pandilla durante mi más tierna infancia. No es fácil dar con ella sin antes haber consultado diversos testimonios de los más veteranos, fieles al dato, pues los que entonces éramos niños (hoy ya sobradamente creciditos) ni nos acordamos.

De esta manera hemos salido en expedición al encuentro de la famosa piedra resbaliza mi tío Manuel y yo en la calmosa mañana del domingo soleado. Caminando a lo largo de caminos pedregosos y pistas de tierra, hemos ido dejando las últimas casas de la ciudad, pasando junto a los bancales y caseríos del camino flanqueado por olivos y almendros en su alboreada floración, que lindaban con otro lugar de ensueño: el palomar de la marquesa, hoy altivo vigía presidiendo el horizonte en su flemático gesto.



Las coordenadas de mi tío habían sido acertadas y, tras caminar otro trecho más, hubimos de desviarnos del camino para adentrarnos por las asperezas de un cerro en cuya bajada y como resguardado providencialmente por un árbol enano de tronco negro (sin duda, sembrado en la travesura de los trasgos, para despistar a los caminantes), nos salió al encuentro la piedra resbaliza como tierra de promisión.

A su vera se encontraba el mismo arroyo del sueño que, subrepticio, manaba a su alrededor cubriendo de verde yerba sus alrededores, ofreciéndonos cálida bienvenida al roquedal donde destacaba en su soledad inmensa la piedra resbaliza, tras largos años de ausencia, sin recibir la gentil visita de las gentes del lugar, olvidada de todos.

Contemplamos en silencio la escena.


De repente vinieron irradiadas en fragancia bucólica las tardes de merienda infinitas de nuestra infancia en la amistad fraterna de las huertas y los limoneros, las aventuras y los sueños de toda una generación de gentes que embarraron sus zapatos acudiendo a jugar a la piedra resbaliza como si de un tótem se tratara.

Hoy sigue allí, preguntándonos con ese signo de interrogación hecho piedra, elipse intemporal preguntándonos a todos si seguimos recordándola como ella nos recuerda en su mineral conciencia, preguntándonos si nos ha tratado bien la vida después de todo este tiempo que nos ha estado esperando la visita.

Preguntándonos si el sueño que en otro tiempo nos animó a impulsar en su pulida superficie sigue teniendo hoy el mismo impulso que ayer para hacer fructificar en nuestros corazones toda la vida nueva, regenerándose en el tiempo, como si del mismo juego se tratara.

Pincha aquí para ver la Ruta de la piedra resbaliza en Wikiloc

jueves, 31 de enero de 2013

Gangsterismo o filosofía

Terrible sentencia grabada a fuego en la conciencia, parece no quedar ni un resquicio a la alternativa de ser (o de no ser, that is the question). No hay más camino que recorrer en este mostrenco gangsterismo de barrio que plegarse incondicionalmente a sus propuestas. Pero así, vertida en palabras, esta violenta consigna patriotera: ¿es afirmación exaltada de un poeta noctámbulo, deseo o más bien duda persistente de un filósofo abrumado de existencialismo?. ¿Alguien sabría decir qué plantea esta frase? ¿cuál es el significado de esas palabras?.

martes, 22 de enero de 2013

Ícaro & Co. La utopía deshecha de Eduardo Fraile





Eduardo Fraile nos ha traído de su granero literario, cual espigas de luz, honrándome en su amistad con pajarera y luminosa (cálida) dedicatoria, sus nuevos poemas, Ícaro & Co, en cuidada edición de los madrileños Libros del Aire, dentro de su colección Jardín Cerrado, culminando el año 2012 con el número 5 correspondiente a este poemario.


El autobiografismo es una presencia constante en la poesía de Eduardo, fundamentada en la evocación. La evocación del paraíso perdido, completamente necesaria para entender el mundo y entenderse él mismo en su esencia emocional y humana.

Su propia vida, así, se hace materia literaria en un lenguaje cotidiano y accesible (como señala en sabroso prólogo José Manuel Suárez) donde predomina el tono conversacional porque Eduardo necesita justificarse desde la propia experiencia, que de esta manera se actualiza, creando confluencias temporales en un fluir permanente que suele estar fijado en unas coordenadas espaciales concretas adheridas a la vida de Eduardo: Madrid, su ciudad de nacimiento, y Valladolid, su ciudad de adopción, con sus pueblitos rurales, en especial Castrodeza, la mágica y entrañable casa familiar.


La poesía de Eduardo Fraile parte de su propia experiencia como decimos, para crear (mejor dicho: re-crear) estampas de su propia vida y así nos encontramos con deliciosas estampas alusivas a la familia: la presencia/ausencia del padre a través de objetos que nos remiten a diversos episodios, las travesuras con su hermano, mientras que otras estampas nos remiten a episodios costumbristas como la figura del panadero del pueblo, el transportista, el chocolatero y también oscuros personajes entrevistos durante la adolescencia del autor. Un largo etcétera lleno de vida que va desgranándose en migajas por las calles de Valladolid, cada plaza, cada rincón explicado poéticamente en nuestros paseos llenos de su honda y entrañable amistad, tomando vino a la sombra de sus herrerianos edificios o en aquellos cafés que luego salen en sus poemas.

Todas estas estampas, en definitiva, están apuntando a ese paraíso del que el poeta se siente expulsado. Esta es la poética que subyace en toda la obra de Eduardo Fraile, de quien descubrimos en cada nuevo libro un timbre nuevo como un nuevo venero de luz en su voz ya conformada.

En esta ocasión, en Ícaro & Co, el poeta nos habla sobre la formación de la utopía y su desencanto a través de las semblanzas autobiográficas de la infancia y la juventud entendidas aquí como campo de vuelo libre gracias a las alas del sueño y la ilusión, de ahí la referencia al mito de Ícaro en el título (personaje, recordemos, que en su aproximación al sol, derritió las alas que lo mantenían en el aire, muriendo en el mar), pasaje que efectivamente, el poeta re-crea en las páginas de este libro:

A veces he pensado qué hizo Dédalo
cuando Ícaro cayó.

(…)

¿Qué hizo Dédalo
cuando Ícaro cayó
en esa porción del mar que hoy conocemos como mar de Icaria?.
¿Cómo pudo
seguir? ¿Qué fuerza sobrehumana
le llevó sobre su propio llanto hacia Sicilia?.
A veces he pensado que Dédalo cayó
también, intentando salvarle,que se lanzó en picado
sin dudar. ¿De qué vale vivir
si perdemos a quienes amamos?. Es posible
que Dédalo arribara a las costas de Sicilia, pero ya no era él
quien se quitó las alas
en la playa, quien erigió un templo donde las colgó
como un ex-voto, en signo de agradecimiento
pero también de adiós,
y como quien recuerda,
allá lejos, la vida …

                                          (El final, página 28)


Ícaro o la utopía como sentido central del libro. Pero Eduardo no se olvida de de la compañía a la que irónicamente alude el título en jerga comercial (& Co.). La compañía se refiere a Dédalo, el cronista sufriente de la experiencia, y cronista va a sentirse el poeta también, sentando testimonio de toda la vida que se fue en torno

Las tardes van siendo más cortas
de luz, pero más largas
de soledad. El otoño comienza. Hoy
es 20 de septiembre de 2007.
Hoy, lo escribo en la pizarra como mi primera maestra,
es, así, con letra de cuaderno de caligrafía,
niños, que os veo, 20
de septiembre (treinta días trae noviembre
con abril, junio y septiembre) de Dos mil
siete. Mi hermano
murió ayer hizo un año. Un tren
se lo llevó. Las tardes
van siendo más …



                                                (página 41)


O también cronista en esta agridulce estampa celebratoria de una amistad juvenil:


Aquel verano de vértigo interior y de conquista,
además de algunos nombres femeninos lleva impreso,
como un sello indeleble, el del Lobo: Luis Ignacio
Sáez. Íbamos juntos todos los domingos y fiestas de guardar
en su 600 rojo a Rioseco
desde Castrodeza. Y luego, en la alta noche,
regresábamos haciendo eses por la carretera de La Espina
y Castromonte (afortunadamente sólo transitada
por algunos conejos, que se quedaban deslumbrados
por los faros y nuestra genialidad). Aquellas chicas
(que nos hicieron felices y nos hicieron daño)
pasaron. Pasó el viento devastador de nuestra juventud.
El Lobo tomó un tren, como mi hermano, como Pedro
Casariego. Que el peso de la eternidad
les sea leve. Tanto al ir como al volver
cantábamos (Sinatra, Aute, ¡incluso Julio Iglesias!),
y no lo hacíamos mal. Hoy, esta noche
no me confortan los besos, las caricias
de que fui objeto aquellos días ...pero pienso en el Lobo
y en mí cantando a pleno pulmón, con las ventanillas abiertas
para despejarnos My Way, y todo cobra sentido
de nuevo. El oro, la arena de la eternidad
deslizándose entre nuestros dedos, las palabras
que se quedaron para siempre
de este lado, y sé que nada, inclusive el dolor, su muerte absurda,
fue en vano, desprovista de belleza o inútil.
De lo que aquí doy fe.

                                                                                    (El lobo, página 59)
Eduardo Fraile ha radiografiado en este poemario el desencanto de la utopía en donde todos somos Ícaros y Dédalos, quien se va y quien se queda sobreviviendo a la tragedia de vivirse aceptada sin embargo con un admirable y aplomado estoicismo.

Ante esta realidad, al poeta, al artista, tras la desazón de la caída de sus ídolos en el mar (Don Quijote caería en la arena de la playa) no le queda otra alternativa que destilar su mundo en sus poemas para que, al igual que un náufrago, los lance a ese mismo mar donde sucumbieron todos sus sueños, en espera de que otro Ícaro/Dédalo recoja el testimonio de vida para nutrirse en la experiencia común.