domingo, 16 de febrero de 2014

La mística al piano de Abraham Samino




Decir que un músico interpreta con sensibilidad una pieza es una expresión redundante de gacetilla provinciana que no se ajusta bien al talento y a la intuición prodigiosa del jovencísimo pianista emeritense Abraham Samino que el pasado 15 nos ofreció en los Sábados musicales de las Juventudes Musicales de Zafra un extraordinario concierto con un programa muy bien seleccionado en sintonía total con el apasionado carácter de este músico tal cual eran sendas obras de Schummann (Humoreske opus 20) y de Ravel (la serie Miroirs, de 5 capítulos).

Abraham Samino  (de sobrado talento con tan sólo 20 años) desplegó en su concierto una energía que nos envolvió en su particular discurso vibrante, intuitivo y visceral, virando muy hábilmente el tempo de los pasajes a sus propias necesidades artísticas y haciendo así del piano un luminoso velero de sonidos surcando en la noche abrumada de emociones.

Abraham Samino concilia en su arte el virtuosismo técnico (de gran depuración) con la intuición y la mística.



  
Sensitivo y pasional, Samino  siente la expresividad de las notas de igual manera que el silencio vibrante también es expresivo por cuanto deja de decir, encubre o sugiere y lo hace sentir en su propio organismo en cada uno de los movimientos con los que se acompasa al piano, intuyendo el cosmos que gira a su alrededor y en el que la música se integra revelando los enigmas del ser.
Publicar un comentario