domingo, 29 de junio de 2014

Solsticio poético. La luz de la palabra

Fuente: Guirigai

El dramaturgo Agustín Iglesias y la actriz Magda García-Arenal (los amigos directores de  Sala Guirigai) nos han invitado a comer a su casa a los poetas José Manuel Martín PortalesAntonio Luis Ginés y a mí, estando también con nosotros  su hijo Jose, artista plástico y desde ahora todo un señor licenciado en BB AA por la Universidad de Sevilla. 

Ha sido un estupendo almuerzo que ha puesto fin hoy domingo a  las Poéticas para el solsticio de verano   donde nos hemos congregado un puñado de amigos, poetas y  lectores, en torno a la revelación poética de la palabra en un ritual que comenzó el pasado viernes 27 con la presentación dramatizada de Patio interior de Martín Portales a cargo de Agustín, Magda y el propio autor y siguió con la fiesta de la poesía el sábado 28, un gran recital con música en vivo precedido de un poema colectivo,  toda una ceremonia de arte que alumbró la conciencia de muchos de nosotros en la comunión de la palabra.

Fuente: Sala Guirigai

El domingo hemos celebrado una mesa redonda en la SalaGuirigai sobre la Poética de la edición, contextos diversos en la problemática de la escritura enfrentada al hecho de su difusión pública.

Este es el segundo solsticio poético que ofrece la SalaGuirigai bajo la coordinación de Martín Portales, unas jornadas envueltas en amistad y calidez no exentas también del rigor y seriedad de una gestión cultural comprometida con el entorno, que Agustín y Magda siempre saben transmitir con especial cariño y sencillez.  

Quedan palpitantes algunas cuestiones que se irán viendo para redondear un proyecto que ha cobrado fuerza en la medida que ha hecho recapacitar a muchos sobre la necesidad de la poesía en su acto creativo transcendida a actitud vital. Justamente la poesía como ceremonia de la palabra en su revelación solar.

lunes, 23 de junio de 2014

Trabajar en pijama y babuchas



Nadie duda hoy de que la tecnología modifica e introduce nuevos hábitos y protocolos en nuestra vida.

Hoy he entrado en una nueva dimensión con un sencillo gesto, rompiendo ataduras con el pasado: a primera hora  no más levantarme y desayunar, he estado gestionando desde el estudio diversas cosas de la empresa en el más puro estilo casual del que pasaba por allí: en pijama y zapatillas, sin afeitarme siquiera.

Lo que en la vida física no me hubiera sido posible ni admisible (gesto que me hubiera costado aceptar) desde mi propio pudor, lo he hecho de forma telemática y, sin darme cuenta, muy naturalmente, sobrepasando todos mis prejuicios.

domingo, 15 de junio de 2014

II Premio de Microrrelatos Colectivo Manuel J. Peláez



Un día como hoy nos dejó Manuel Peláez, un hombre muy querido y respetado por todos,  que lideraba en sí mismo una actitud vital muy particular en donde se fundía con gran energía el compromiso con su entorno en todos los sentidos, desde su realidad más doméstica hasta otras sendas de larga y alta proyección.  Es por eso que el premio de microrrelatos que lleva su nombre, organizado por el Colectivo Manuel J. Peláez  se falla públicamente el 15 de junio desde hace ahora dos años.

Tras reunirnos en homenaje frente a su lápida en el camposanto de Zafra (en donde descansa) nos hemos transladado al mediodía al Hotel Huerta Honda  en donde se ha entregado el II Premio Microrrelatos presidido por la presidenta del colectivo Mary Carmen Rodríguez del Río a Ángel Pontones, un premio de pocas palabras para un micro-escritor  por excelencia, ya que ha sido galardonado con algunos premios nacionales del micro-género, como queda reseñado en Madreselva.

El acto conducido por José María Lama y José Carlos Martínez Yuste ha sido muy ágil contando con guitarrista y diversas lecturas junto con la del relato ganador por su propio autor, presentándose además un volumen con una selección de cincuenta de los microrrelatos presentados.

El salón abierto del Hotel Huerta Honda con sus esbeltas bóvedas ha sido un escenario ideal para crear la atmósfera cordial e íntima que este premio entraña al rendir homenaje a Manuel Peláez, evento donde este año se han congregado tantos amigos con los que hemos tenido el placer de conversar compartiendo emociones y barajando nuevos horizontes a los que Manuel sin duda se hubiera unido, apoyándonos con el entusiasmo que ahora y  siempre recordaremos.