domingo, 30 de noviembre de 2014

Los motivos del lobo, la carga de la (in)dependencia emocional en la pareja

Foto: Vaca Teatro


Aitana Sar, la directora de la compañía madrileña Vaca Teatro, es una chica inquieta y vibrante de respuestas precisas (como  refleja la entrevista que nos concedió para Madreselva) de ojos chispeantes y muy energética. Se encontraba redondeando los últimos flecos de la puesta en escena de la obra que ella misma había escrito junto a Nando Jiménez (asesorado por Fedra Muñoz) cuando me la encontré al llegar a la Sala Guirigai y tuve la oportunidad de saludarla un rato antes de la representación que iba tener lugar el 29 de noviembre a instancias de Zafra Violeta.

Los motivos del lobo es el título de esta obra protagonizada por José Muñoz e Inma Jiménez en una inquietante dramaturgia de roles opositivos (y antagónicos) que trata de indagar (ya desde su propio título) en las raíces de los hábitos machistas adquiridos en nuestra cultura mediterránea, que van degradando la convivencia de la pareja hasta estallar en el conflicto y la violencia que tantas víctimas está ocasionando.

Los actores protagonistas desarrollaron una actuación muy poderosa de gran expresión corporal en función de su rol dramático y crearon una atmósfera congestiva entre la autoironía, el humor más amargo y la denuncia explícita con una amplia gama de motivos que iban desde el más descarnado realismo a un lenguaje simbólico y onírico (es genial la escena entre el público, con el teatro a oscuras, de la mujer huyendo del foco de luz de la linterna con que el hombre trata de atraparla). 


Foto: Vaca Teatro


Los motivos del lobo analiza muy sutilmente la dependencia emocional establecida en la pareja que ocasiona la supeditación de la mujer nacida del desprecio cultural arraigado (y legitimado) en nuestra cultura, desarmada así de todo orgullo, asumiendo el papel de víctima que toda sociedad civilizada desea desterrar, causa sostenida por el Colectivo Zafra Violeta cuyos miembros (entre los que se encuentra la Sala Guirigai)  leyeron integrados en el escenario, junto a los actores varios lemas en favor de la igualdad de derechos y, en definitiva, en favor del cambio hacia una mentalidad más justa y auténtica donde nadie sea más que nadie y, que poco a poco, entre todos conseguiremos porque, en definitiva, el mundo nos pertenece a todos nosotros por igual, hombres y mujeres.   


Foto: Zafra Violeta




sábado, 29 de noviembre de 2014

La ácida metáfora político-existencial del teatro de Rui Pina Coelho



Onde é que eu ja vi isto, perguntou ele es el montaje que Cendrev Teatro presentó el pasado viernes 28 de noviembre en la santeña Sala Guirigai, original de Rui Pina Coelho, dramaturgo portugués novísimo.   

La obra se encuadra en el teatro socio-político del mensaje más actual ya que responde al síntoma social  tan extendido de encontrar nuestra identidad histórica en cuanto comunidad en la era global (síntoma común con la española por cuanto ambos pueblos hemos tenido un desarrollo histórico paralelo, destinados por tanto, a entendernos).

Obra ácida y sombría llena de delirantes guiños culturales a la historia del arte y la cultura portuguesa, la interpretación de José Russo (responsable de la puesta en escena), Ana Meira y Rui Nuno nos traslada al drama desarrollado dentro de sí mismo en el ámbito más doméstico de unos personajes (en el sentido performático del anti-arte) mediante una estructura metatextual  para mostrarnos el proceso de descomposición del ser humano como consecuencia del sistema capitalista que vertebra nuestra realidad social y económica. 



Un proceso en donde el ser humano queda alienado de su condición,  y de ahí que para expresarlo se hiciera uso de los tradicionales bonecos de Santo Aleixo, genial recurso para añadir sarcasmo y crítica al discurso, dado que los rostros de estas marionetas eran las de los propios actores, quienes además vuelven a ser representados a través de unos títeres en uno de los pasajes más vitriólicos del drama, sostenido por un lenguaje (portugués para acentuar el extrañamiento) siempre disémico, lleno de símbolos que nos remontan a la dimensión existencial de los personajes. Precisamente el título de la obra (Onde é que eu ja vi isto, perguntou ele=¿Dónde está que ya le he visto, preguntó?) no solo alude a un fenómeno de déjà-vu puramente argumental en la obra sino a la perpetuación de los esquemas del poder, además de la eterna condena del hombre a vivir su esclavitud dentro del sistema capitalista. Los personajes, presos de las luces ácidas de la escena jamás verán la luz, sedientos de esperanza. 

Obra anti-artística (decíamos) de rasgos metatextuales, esperpento político de la era digital, Rui Pina Coelho ha creado una obra signo de nuestra era global en donde todos nos cuestionamos nuestras propias referencias, huérfanos de la identidad que el poder intenta siempre arrebatarnos para transformarnos en masa inerme. 




domingo, 23 de noviembre de 2014

El regio abolengo de Sevilla



La Giralda es una espingarda que enseñorea la ciudad rodeada de dulces naranjos acuartelados en el patio. Centinela insomne, la ascensión a su cumbre se hace mística atalaya de vanidades, sueño delirante de un reino taifa.

 La catedral de Sevilla es un enigma que recorro lenta y morosamente deteniéndome en las capillas, recreándome en las cubiertas y en las pinturas que como un gran manto armonizan la sugestión futurista de las vidrieras que la altura avasalla.

Misterioso laberinto de estancias en simetría confusa, adentrarse en las entrañas de la catedral supone abismarse en una extraña jerarquía espacial resuelta en la sala capitular suscitando conciliábulos del poder.




jueves, 20 de noviembre de 2014

El otoño artístico de Badajoz.El estructuralismo en Ruth Morán y Hilario Bravo

Las calles en otoño se tiñen al anochecer de una espesa tinta que el viento esparce en el horizonte. Lo mejor entonces es visitar alguna muestra de arte.


Ruth Morán: Psicografía


El MEIAC ofrece las Traslaciones donde Ruth Morán plantea otra modalidad de su estructuralismo gestual, en esta ocasión asociado al paisaje creado desde sí mismo en un proceso escritural que contiene la capacidad de espaciar al espacio para poder, a su vez, habitarlo  escribe Inma Prieto, la comisaria de la muestra, que ha seleccionado las series Gravitaciones y Psicografías junto a la obra en papel Perforaciones y Performing the gesture, la primera obra de video-arte de la artista.

Una cierta estructura por cuanto seriación persigue Hilario Bravo en su muestra Las paredes de la idea en la Sala Europa, en donde el artista cacereño indaga sobre la dimensión existencial del lenguaje que la propia experiencia vital (emocional) graba en el alma de los hombres.


Hilario Bravo: Fontis patet


Hilario Bravo prosigue su gestualismo en obras de planteamiento muy condensado y resueltas formalmente con austeridad, incidiendo en explorar el formato y las superficies, algunas de ellas desgarradas, quemadas o perforadas, y como consecuencia de esta exploración,  Bravo añade a la exposición de lienzos de vario formato diversas piezas escultóricas pequeñas (objetos) utilizando cristal para que las ideas queden suspendidas en el vacío, desprendidas de la materia y la mente, las paredes en las que se encripta la idea de la muestra.

Dos exposiciones muy estimulantes la de Ruth Morán y la de Hilario Bravo, dos formas muy diversas de interpretar secuencial y estructuralmente la realidad, dos muestras en todo caso  para reflexionar sobre el otoño por las calles de Badajoz mientras nos detenemos en cualquier café para saborear la tarde.



lunes, 10 de noviembre de 2014

La onda libre española reunida en Sevilla



La mejor onda se reunió en Sevilla el pasado sábado 8 en el CSO Andanza, en el barrio del Pumarejo. La Red de Emisoras y Medios Comunitarios realizaba su asamblea semestral, tras la cual nuestro Planeta Agua Radio ha sido incluida como emisora colaboradora, incorporándose a una organización comunitaria de 47 medio,  constituyéndose así al día de hoy la única emisora comunitaria de radio libre existente adherida a la REMC en Extremadura emitiendo desde Zafra.



Ha sido una estupenda e intensísima jornada que hemos compartido Fernando Montoya y yo junto a toda la comunidad de productores de radio de la mañana a la noche en donde hemos tenido oportunidad de conocer a muchos colegas, periodistas y gestores culturales, muy vinculados a los movimientos sociales y a la comunicación. 

Una jornada muy provechosa llena de amistad que relanzará nuestras actividades en sinergia con otras emisoras españolas en una actitud solidaria y plenamente activista en favor de la comunicación libre. 

sábado, 1 de noviembre de 2014

Peer Gynt, la fábula de un pícaro escandinavo



La sinfonía Peer Gynt de Grieg es una de las obras fundamentales que me han acompañado desde la adolescencia y forman parte de mi biografía sentimental.

Por fin he tenido la oportunidad de ver escenificada la obra homónima del noruego Ibsen que inspiró aquella música (Peer Gynt) gracias a la fascinante actuación de Ana Garcés y Rubén Gracia  (de la compañía aragonesa Teatro Los Navegantes) en la Sala Guirigai el pasado 31 de octubre, formando parte de un público resistente a fiestas importadas para agendas imprecisas, un puñado de buenos amigos entre los que estaban los chicos de La Oveja Negra Teatro y el poeta  José Manuel Martín Portales. Nuestra cálida intimidad comunitaria favoreció la magia de la escena.

La obra discurrió muy ágil de acuerdo a las estampas musicales de Grieg creando el clima legendario de esta obra de Henrik Ibsen (la única obra fantástica en todo su repertorio) que fascinó a todos.

Teatro Los Navegantes en su dúo actoral montó una obra de acertados recursos escénicos que acompañaban siempre con sutiles metáforas el sentido de la acción, reforzada con una escenografía esencial sobre la que se desarrollaba un lenguaje híbrido con especial importancia de la luminotecnia.


El dramaturgo y co-director de Guirigai Agustín Iglesias   me presentó tras la función a  Ana Garcés y Rubén Gracia, con quienes tuve el placer de comentar su obra y darles mi enhorabuena porque supieron transmitir con total intensidad el lirismo del Peer Gynt en su actuación llena de delicadeza y ternura.