miércoles, 31 de diciembre de 2014

Nochevieja fría tregua



FotoArnim Schulz 



Nunca he sentido la alegría de recibir cada nuevo año porque cada vez que pasa el tiempo, menos motivos le veo incluso para ello. 

La nochevieja es el umbral donde convergen el pasado y el futuro, una tregua propicia para meditar sobre nuestra propia vida como drama interior, qué somos, qué hemos sido y qué queremos ser, cómo sobrellevar los retos futuros y preparar la estrategia a seguir en los próximos meses.

Como un luchador me preparo para el combate. Conviene estar entrenado para resistir hasta el final en la dura pelea.


La nochevieja es un drama o un entrenamiento, pero jamás una fiesta. Cada uno será lo que esté dispuesto a ser. Estoy dispuesto a luchar hasta el final, conquistando el futuro palmo a palmo. Duro a la vida y sin piedad. No habrá cuartel. El mañana es nuestro, ¡adelante 2015!

martes, 23 de diciembre de 2014

Badajoz, belenes y metáforas







Me siento un tanto febril al llevar caminando varias horas entre la espesa niebla que barniza con su aliento de hielo las calles de Badajoz. 

Afortunadamente la ciudad suaviza la humedad de sus atardeceres con el cálido ambiente de las calles del centro, que bullen de gente en mercadillos o espectáculos callejeros como el que ofrecen en estos días las parroquias  de la ciudad exhibiendo sus belenes, la interpretación popular que (partiendo de San Francisco de Asís en el siglo XIII) escenifica los pasajes evangélicos, un síntoma característico de nuestro carácter plástico y teatral tan mediterráneos.

Vinculado al casticismo y a las formas populares de la cultura se encuentra la exposición de fotografías del sevillano Rafael Sanz Lobato  que a renglón seguido he visitado en la Sala Europa, y que muestra escenas costumbristas de la España profunda de los años 60 y 70. Una dura realidad en blanco y negro no exenta de lirismo que testimonia tradiciones como la del Santo Entierro los Viernes Santos en la comarca zamorana de Aliste

Rafael Sanz LobatoBercianos de Aliste, 1971

Todas estas manifestaciones populares como la del belén, vinculadas al culto católico durante la Semana Santa y el Corpus Christi sobre todo (aunque también en navidad en zonas como Mallorca con el canto de la Sibila y tantísimos ejemplos)  invitan a pensar en una temprana intuición surrealista, el germen de una forma metafórica que luego el arte ha ido codificando a lo largo de los siglos, rastreable en estas formas populares de la cultura.



Me queda grabada a fuego en la memoria la mirada de la joven zamorana  sosteniendo contenida, serenamente el drama en el que participa, sabedora del eterno rito de la existencia, volviendo su mirada hacia el mañana (hacia todos nosotros) donde pueda descansar de su tedio acaso un momento para soñar un mundo algo más grato donde poder respirar con sosiego, sabiendo ser quienes somos. Uniéndonos a ella, es lo que deseamos todos siempre, especialmente en estas fechas navideñas. 

Rafael Sanz Lobato: Bercianos de Aliste, 1971




viernes, 12 de diciembre de 2014

Una tarde criminal con Alejandro Pedregosa





Alejandro Pedregosa es el autor revelación de este año. Ahora presenta en Badajoz su última obra A pleno sol, una novela negra ambientada en el Madrid del 15M, una novela polifónica de gran tensión narrativa.

Nos hemos reunido en casa de nuestro común amigo el pintor Lluvia Buijs una tarde abrumada de nubes para conversar un rato y entrevistarle para la Madreselva y hemos compartido sabrosas ideas en torno al arte y la literatura.

Puede sorprender un poco que un poeta como Pedregosa, con varios poemarios publicados, se dedique desde hace unos pocos años al género narrativo negro, cambiando de registro, aunque tal vez por extensión del ambiente literario español ha llegado al cultivo de la novela negra como su propia y natural consecuencia literaria. 

La obra de Pedregosa tiene un componente simbólico que hace situar sus novelas en ciudades españolas de especial raigambre social para crear un microcosmos en donde fermentan las emociones de sus personajes, siempre antihéroes y perdidos existencialmente.

Alejandro Pedregosa pasa la tarde deslizando ideas y emociones en su acento socarrón tan granadino, hibridado en otras tierras en su peregrinar buscando la intrahistoria del pueblo a través de sus novelas ventiladas del aire de la calle. Es el aire dinámico tan propio de un poeta cultivado en la vertiginosa luz de los cafés madrileños que se relaja, cordial y porvenirista, en esta otra luz extremeña que ahora disfrutamos junto a él.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Cáceres azul ensueño desvelado



Foto: Plaza España


Se extiende Cáceres en sus avenidas con su aire boulevardière y cosmopolita en la mañana presurosa, prolongada en el ágil trato de las gentes, siempre cordiales. 

Agitación lustral la actualidad del instante en los cafés en una luz nueva que fermenta en los jardines, mientras semáforos impenitentes auscultan el ánimo de los paseantes calle abajo entre el fulgor de los escaparates.

Camino despreocupado advirtiendo signos flotantes por la avenida en la fraternidad destemplada de la mañana,  que lanza una serena albura azulada de un sol aterido, que sin embargo sonríe discreto frente a la hora, congelada en un adusto repicar de campanas que evocan, piadosas, antiguos usos.

Cáceres en su horizonte azul se hace revelación presentida en su discreto encanto provinciano. Agua y dulzor de amaneceres en la concreción absoluta de una certeza largamente añorada.