viernes, 3 de abril de 2015

Las voces de la tierra



Tumbado sobre la tierra siento su latido y despacio, en silencio, según avanza la tarde, voy sintiéndome parte de esa tierra en su rotación infinita, energía, tiempo y, con él, su memoria, el proceso íntimo de lo que he sido y soy en la marea de la historia.

Esta misma tierra sobre la que me encuentro tumbado, sintiéndola dentro de mí,  es la única que queda de aquella tierra en la que jugábamos  mi hermano y yo. Forma parte de la granja del abuelo Juan, sepultada con el correr del tiempo junto a nuestra infancia bajo el hormigón de estos barrios.



El mundo donde nacimos no existe ya sino en nuestra mente como una isla llena de recuerdos, un horizonte agrario y luminoso perdido en las revueltas del camino al que ahora me asomo desde esta dimensión, una vía sensorial abierta en esa misma tierra sobre la que me encuentro tumbado, escuchándola desde su esencia, en comunión orgánica con el universo en su continuo discurrir.     
Publicar un comentario