jueves, 31 de diciembre de 2015

Meditaciones al fin de año




El frío de la noche es la extensión del olvido en esta nochevieja en la que me preparo para afrontar el nuevo año con la prudencia del luchador que se prepara para el combate.

La vida puede ser tan sencilla o complicada como uno quiera. Una comedia o un drama. Un juego peligroso para el que hay que estar entrenado.


(Óleo de Sacramento Guillén)
Publicar un comentario