jueves, 13 de agosto de 2015

Coriolano y su pasión republicana inflamaron la noche de Regina


Hay un pequeño y cordial teatro romano en las inmediaciones de Casas de Reina, al sur de Badajoz. El teatro romano de Regina tiene en la noche la seducción de sus ruinas misteriosas y una fascinación legendaria palpitando en los signos de la campiña que rodea a este hemiciclo en mitad de la nada, sobredimensionando su grandeza en la noche de los tiempos.

La noche del 12 se representó en este espacio Coriolano, en ocasión del XI Festival deTeatro Clásico de Regina, precedido por la soprano Granada Rubiano quien nos regaló dos arias con su extraordinaria voz.

El entorno del teatro romano de Regina es un marco ideal para la música y por supuesto para la sublime tragedia romana de Shakespeare  adaptada por Fermín Cabal que los miembros de la compañía Arán Dramática bajo la dirección de Eugenio Amaya supieron resolver con acierto en una interpretación  bastante coherente en donde se destilaba todo el romanticismo de los ideales patrióticos de Roma a través de sus ciudadanos protagonistas, plebeyos iracundos y levantiscos, ante los patricios ecuánimes y astutos, frente a los que se alzaban los fieros guerreros volscos.



Una tragedia que in crescendo se desliza en una hábil trama donde las circunstancias harán que la soberbia de Coriolano  (Elías González) desatendiendo los dictados de su suegro Menenio (interpretado maravillosamente por Quino Díez) y de su augusta madre Volumnia (interpretada con dramática solemnidad por María Luisa Borruel)  le impulsen hacia su muerte en unos sentimientos contradictorios, pues muere sacrificándose por Roma un general desterrado por la República en un último vínculo con la ciudad que le unía, y muere así paradójicamente por la patria pero sin patria.

Magnífica velada de teatro romano en Regina con Arán Dramática de la mano de la inmortal obra de Shakespeare que reaparece invocando las sombras de la historia,  que en la noche, bajo los astros,  la inmensa llanura del sur extremeño evoca nuestra herencia latina, hermanándose a la Roma eterna.

   

domingo, 9 de agosto de 2015

Viento sur Teatro aroma de entremeses la Caridad de Sevilla




El jardín de la Caridad es un espacio recoleto arropado de árboles al costado del Teatro de la Maestranza, poniéndole a la ciudad una nota minúscula y coqueta de verdor e intimidad al amparo del aire abrasador que asola Sevilla en estos días tórridos al caer la tarde. Se diría que se trata una plazoleta ampliada que invita a la confidencia y al susurro entre el verdor de sus añejos árboles guardianes de la sugerente umbría.

Es un paisaje anexo al Hospital de la Caridad que tiene enfrente, el palacio donde el poderoso señor de Mañara, arrepentido de su vida licenciosa, construyó en el siglo XVII esta casa de caridad, entorno ideal donde la compañía Viento SurTeatro ha  escenificado la noche del 8 de agosto la comedia Tiempo de burlas y entremeses escrita y dirigida por Antonio della Casa (que también actuaba) en homenaje a nuestra tradición teatral hispánica y más concretamente a los autores áureos mediante la vida de una atribulada compañía de cómicos que se desplazan a través del tiempo haciendo su trabajo en lucha contra las circunstancias siempre adversas que le rodean, inasequibles al desaliento pese a todo.


Obra estructurada en cinco actos, interrumpidos siempre al final por las voces inquisitoriales que cubren de silencio la escena, la línea existencial de los cómicos se va deslizando como cajas chinas ensartando algunos entremeses (recreados de Cervantes o de Quiñones de Benavente) en los que no faltan los bailes y las letras ingeniosas con guiños a la actualidad en la que aterrizan finalmente para atestiguar que la humanidad nada ha cambiado en problemas y circunstancias, motivo fundamental para que el teatro siga justificando su existencia como voz crítica, que frente a la pasividad y al abandono, sigue guiándonos para ofrecer a la humanidad el camino de la dignidad y la justicia que hoy, después de tantos siglos de civilización, se nos niega y por ello mismo el teatro sigue siendo tras muchos siglos de existencia (en la idea del montaje de Viento Sur Teatro), siempre igual y siempre diferente en su eternidad por los siglos de los siglos.   

  

domingo, 2 de agosto de 2015

Kumpania Algazarra, la verbena funky en Cáceres


 Julio se ha despedido en Cáceres con aire verbenero y fresco en los jardines de La Pedrilla al son del grupo portugués Kumpania Algazarra, un grupo con una estética mestiza mezclando diversas fuentes como la música sefardí, zíngara y canción melódica  dentro de la tradición mediterránea.

KumpaniaAlgazarra es un conjunto que logra un directo muy vibrante con todos sus componentes actuando en una performance dinámica proveniente de su origen de música callejera y, de hecho, han participado en diversos festivales europeos  en Bélgica, Italia, Eslovenia y Serbia, entre otros muchos.

La música festiva de Kumpania Algazarra se sostiene sobre la base instrumental de metales de viento  que le infunden ese aire colorido y risueño de gran tradición en los países ribereños como nuestro país vecino Portugal de donde proceden estos músicos, una herencia artística europea que funde diversos ingredientes bajo el mismo gesto lleno de talento resplandeciente como la música de Kumpania Algazarra.