jueves, 20 de diciembre de 2012

El misterio del Cristo del Rosario




La iglesia del Rosario es una popular parroquia que suelo visitar con frecuencia en mis paseos por Zafra. Queda al otro extremo de la ciudad (aunque no en la periferia),  el Arco o Puerta del Cubo en su tozudez arquitectónica viene a engalanar con su torre la vía a este templo, en un largo trayecto longitudinal cruzando varias calles desde mi barrio siguiendo la misma calzada, como una gruesa alfombra grisácea que nos condujese hasta el mismo atrio de la iglesia.


La casa parroquial adjunta (con la que comparte patio la iglesia) es muy recoleta y siempre se ha hablado con admiración de las extensas huertas adyacentes que la abastecían, aunque es un mito comparable a los jardines de Babilonia porque la verdad es que nadie hoy en vida ha podido dar noticia de esas huertas.

Parece extraño sin embargo que aquí tuviera su sede el Seminario Internacional durante los años 30 y 40 del siglo XX, dirigida por una congregación de claretianos entre los que se encontraba don Juan María Robles Febré,  el editor de la editorial Kylix medio siglo después, a quien llegaría a conocer y a cultivar su amistad en Badajoz, ya anciano él.

Iglesia pulcra en su sencillez rural, alejada de retórica aparatosa en su basílica diáfana de origen renacentista, conserva un aire de ermita mayor y sus retablos nos hablan de cereales liturgias y de íntimos sacramentos en el estatismo y la clarividencia de su estética dieciochesca, luz y música en ofrenda.

He escuchado decir a algunos que este lugar, en algunas áreas de la iglesia, es surtidor de energía cósmica que uno mismo puede sentir si encuentra ese espacio . Es muy posible.




Avanzo en la penumbra pobremente iluminada de la iglesia silenciosa y vacía. Había luz al entrar pero mis ensoñaciones me han distraído y de repente la noche ha caído ya. Implacable. Es un día tan anodino y desamparado, que parece estar huérfano de almanaque. Fuera, en las calles, caen algunas gotas obstinadas y lúgubres mientras que el viento sopla como un castigo divino y mis pasos resuenan cóncavos y rotundos sobre el suelo de tablones, creando una oscura premonición.

¿Qué ecos desvelan la soledad del coro mientras palpita el silencio?. ¿Qué misterio guardarán las entrañas de esta iglesia?








sábado, 15 de diciembre de 2012

27 hombres bravos. José María Lama presenta "Los primeros liberales españoles"




Fuente: José Víctor Pavón


La pasada noche del viernes en Zafra batía el viento y se destrenzaba el agua cansinamente en un cielo negro de tinta. El marco de la capilla del castillo ducal de los señores de Feria (una de las salas del Parador de Turismo) venía a aumentar la atmósfera romántica para presentar el libro coordinado por el humanista José María Lama Los primeros liberales españoles, (editado por la Diputación de Badajoz) en el foro del Seminario Humanístico.

Los elementos encrespados de lluvia, viento y el escenario renacentista y palaciego formaban  una estampa romántica, sintonizando con aquel espíritu decimonónico (lleno de épica entre periodismo, política y nocturnidad) del que la presente obra trata en cuestión.


La obra reune 27 biografías realizadas por otros tantos investigadores sobre personalidades extremeñas vinculadas al liberalismo, muchos de ellos participantes en las cortes de Cádiz de 1812.

Pablo Ortiz, historiador y profesor fue el encargado de presentar el acto, destacando la coherencia en la labor coordinadora de Lama (hombre de un gran don de gentes y sobre todo hombre de consenso debido a su reconocido prestigio), quien señaló durante su intervención que la principal idea que le guiaba en la elaboración de este libro ha sido revitalizar el subgénero de la biografía, intentando aportar un modelo historiográfico más atractivo que la tradicional línea positivista, hoy obsoleta y que por desgracia nos ha hecho aburrir a tantas generaciones de alumnos.




Las 27 personalidades recogidas en este volumen tienen en común haber nacido durante la segunda mitad del siglo XVIII, y por lo tanto, haber recibido una educación basada en principios de la época de la ilustración (una mentalidad reformista y práctica, con tendencia a la universalización del conocimiento), la mayoría  de ellos se habían licenciado en la Universidad de Salamanca o en la de Sevilla, dos focos bastante significados en la época. Estas ideas condicionan la trayectoria de cada uno, hecho que unido a su extracción burguesa y a su esmerada educación, les hacen alcanzar puestos de gran responsabilidad en su tiempo (jueces, militares, abogados, políticos y altos funcionarios de la administración sobre todo).

Son humanistas y hombres de acción en su tiempo respondiendo a los ideales ilustrados, como decimos. Ellos pusieron los cimientos del liberalismo que, tras una larga lucha, hoy podemos disfrutar en nuestra actual sociedad constitucional y democrática.

Es muy necesaria la obra de José María Lama sobre la aportación del liberalismo extremeño al conjunto del país, y es fundamental para entender el fenómeno en su conjunto, que, gracias a esta obra, referente historiográfico desde ahora, se verá aquilatada en su justa dimensión de época convulsa social y política donde se fraguó nuestra actual democracia, gracias entre otros, a estos 27 hombres bravos que se reúnen este libro.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Ahora soy presentador de la tele






La noche de ayer en Zafra, al salir del café en donde estabamos tomando una copa el amigo Paco Granero y yo, nos abordó una familia (que se había acodado junto a nosotros en la barra) preguntándome si era yo presentador de Canal Extremadura, que su niña me había reconocido (en realidad, no había dejado de mirarme en todo el rato).

No sabía de qué estaban hablando. Sentía decepcionarles, pero desmentí absolutamente la noticia, aunque por supuesto, les recomendé que no dejaran de ver Canal Extremadura y ni por supuesto, Canal Extremadura Radio, emisora estupenda con la que me levanto desde que se fundó la emisora.

No logré convencerles y, lo que es peor, entonces no supieron acertar ya si lo que pasaba es que yo trabajaba en la tele o quizás en la radio.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Una visita que no sabe salir





Esta mañana a primera hora ha venido a verme un gato blanquito muy simpático. Ya lo conozco de días atrás estar él zangoloteando por el barrio, se ve que tiene instinto de explorador, por eso me alegré de verle. Estaba en el jardín esperándome, tal vez estuvo toda la noche ahí al raso.

Yo le vi según salí a abrir la puerta. Estuve un buen rato buscando algún comedero para él, y cuando lo tenía le preparé pan migado con leche. Pero no quería comer.

Era un gato regalón y zalamero así que le acaricié y jugue un poco con él, pero después de maullar un buen rato le abrí la puerta y salió corriendo a la calle. Se ve que estaba de visita rutinaria. Creo que no sé ni por dónde había entrado. Pero si llegó al patio con tanto esfuerzo ¿por qué salió tan pronto?


(Foto: Sacramento Guillén)

lunes, 3 de diciembre de 2012

Ser retro deja huella




Las vías de Google, como las de Dios, son infinitas y a veces en un guiño parece que se activa una señal irónica de la providencia tras el menor gesto, asociado al perfil del usuario o quién sabe qué. Es la customización del producto, que se llama ahora.

He tecleado un videoclip de Air Supply (ya sabéis, aquel melifluo dúo americano) y al arrancarse en el YouTube  se ha activado la publicidad de una entidad bancaria ofreciéndome un fondo privado de pensiones. Vale que uno tenga una tendencia retro, si es necesario soy kitsch o llamadme hortera, vale. 

Pero oye macho, solo por un casual y no quiero ser malpensado, ¿es que alguien se está atreviendo a llamarme viejo?






sábado, 1 de diciembre de 2012

Vino y música al compás de Dulce Chacón


El vínculo de las letras con la gastronomía y la música es una alianza natural y ya tradicional. Recuerdo en una fecha ya lejana los tres Encuentros poético-gastronómicos de Cal Jep (2004-2006) en Castellfollit del Boix - sierra de Barcelona - organizados por Agustín Calvo (y a los que fui invitado en su día) como buen ejemplo. Esta forma inteligente de entender estas artes en su fusión y continuidad, sin embargo, no es muy común y por ello son propuestas interesantes, más aún si se ven respaldadas por el potencial natural extremeño, como es el caso de la soirée que tuvo lugar en la noche del pasado viernes 30 en La Marquesa que, en el foro de la Semana dedicada a Dulce Chacón, supo reunir una charla literaria en relación a la novela Cielos de barro en relación con una cata de vino y degustación de tapas, todo ello desde el entorno rural de la novela, que le servía de base conceptual.
La atmósfera del gourmet-mesón La marquesa no podía ser mejor al evento, un ámbito abierto en donde se da la convivencia arquitectónica y ambiental de lo castizo y lo contemporáneo en varios espacios complementarios con un proyecto arquitectónico muy sólido, y así, la charla se desarrolló en el doblao del mesón (el equivalente a la mansarde parisina) habilitado como amplia sala de estética chill-out

La charla centrada sobre Cielos de barro fue moderada por la periodista Carmen Apolo, y tuvo diversas aportaciones, entre otras, las de Carmen Canseco (promotora cultural desde su espacio Catacala) o Juan Carlos Fernández Rodríguez (presidente del Foro Zafrense). Acto seguido se presentó al mercado dos nuevos caldos (tinto y rosado) de las Bodegas Medina que degustamos junto a tapas de la tradicional perdiz en escabeche, apuntillado todo ello con la actuación majestuosa del bailaor flamenco Andrés Malpica, al compás de poemas recitados por Vicky González y de la guitarra de Tino González.

Una noche inolvidable que prolongamos con los amigos, algunos de ellos insignes colegas de profesión, seguramente porque el mundo de la docencia es uno de los más adecuados para recoger el ejemplo de estos vinculos del arte, verdadera “literatura comparada” ofrecida para todos, estudiándola profundamente en su experiencia, es decir, viviéndola y disfrutándola en cálida y esplendorosa amistad.