miércoles, 21 de junio de 2017

Badajoz en clave Bauhaus


-->


Cúbico diseño experimental superponiendo volúmenes volados que se retan entre sí perfilando sus duras aristas al aire concreto, confundiendo el vuelo de las aves.




Badajoz es una ciudad muy orgánica que también ofrece vestigios urbanos de arquitectura racionalista, inspirados en la escuela Bauhaus, traída por algún osado arquitecto de limpio trazo en el cerebral diseño años 70, fruto del estructuralismo que, en arquitectura (idea sólida y habitable) deriva en estos esbeltos organismos que conversan entre el abrumador volumen y su esbeltez matemática, pura dinámica aérea que encontramos, ágiles y espigados en su angulación amable estas construcciones que al día de hoy tienen la fascinación de un futurismo doméstico encantador que la marejada del tiempo subraya y acentúa, haciendo de Badajoz un extraordinario campo experimental sembrado de estos ingenios racionalistas varados en la órbita de esta ciudad fronteriza, que los acoge en su ecuación de alegres poliedros.  

    

viernes, 16 de junio de 2017

Florece Madreselva22 De la luna al fuego



Recién florece la madreselva22 coincidiendo con la festividad zafrense De la luna al fuego, que la acompañará durante todo su recorrido en la recreación renacentista, cuando los Suárez de Figueroa fijaron capital de su ducado en Zafra.


Este número está inspirado en la magia de la historia

Sí. Reconocer la identidad cultural de un territorio es clave para impulsarlo y desarrollarlo. La foto de portada obra de José Victor Pavón, una escena frontal del pasacalles del ajedrez viviente en leve, ligerísimo picado da a entender ese avance social,  económico y cultural que vamos consiguiendo. 


jueves, 18 de mayo de 2017

Las memorias del archiduque Luis Salvador, el príncipe bohemio





Romántico crepuscular y decadente aristócrata fue el Archiduque Luis Salvador. Su nomadismo fue el íntimo síntoma del exilio familiar, a la par que su enciclopédica e ilustrada inquietud siempre latente a lo largo de su vida.

Intentando olvidar (dice la leyenda) la muerte de su prima Matilde, su gran amor de juventud, vagando por el Mediterráneo en su yate Nixe, un buen día de 1867 recaló en Mallorca,  quedando cautivo de la belleza de la isla, de manera que desde Miramar fue adquiriendo buena parte de los terrenos de la costa norte entre Valldemossa y Deià, la tierra en la que puso su extraña corte y desde la cual recorría el Mediterráneo a bordo de su Nixe y desde donde iniciaría su magna obra de erudición. A lo largo de su vida compondría alrededor de 80 tratados de geografía, botánica, sociología, antropología y humanidades, entre ellos sus gruesos 7 tomos dedicados a Las Baleares que aún hoy son referencia para el estudio de la isla, y una deliciosa recopilación de rondallas mallorquinas (cuentos populares).




Noticia de primera mano sobra su persona nos la ofrecen diversas personalidades de la época: Gabriel Alomar, Rubén Darío, Santiago Rusignol, ... todos coinciden en la bonhomía del archiduque a la vez que en su exquisitez, mecenas de las artes, con un delicada sensibilidad sobre su entorno, lo cual le hizo granjearse el favor popular, conservando grata memoria de su persona en toda la isla.

El archiduque Luis Salvador de Austria sigue estando muy presente en Mallorca, aunque gran parte de su vida se conserva en la leyenda, pese a las diversas biografías que se han escrito sobre su figura, entre ellas la exhaustiva El archiduque de Juan March Cencillo (J.J. de Olañeta Editor, Mallorca, 1983), profusamente ilustrada a lo largo de sus más de 400 páginas.


Noria del convento de Las Capuchinas de Palma de Mallorca 
en la época el Archiduque Luis Salvador. Grabado de su obra Las Baleares (1869)
Carme Riera viene a sumarse a los testimonios sobre el príncipe nómada y desde la admiración y la sensibilidad ha escrito Las últimas palabras (Alfaguara, Madrid, 2017), unas estupendas memorias noveladas del Archiduque (con justificación cervantina de hallado manuscrito) en las que durante los últimos días de su vida, en 1915, enfermo en su castillo de Brandéis (cercano a Praga) dicta a su secretario Erwin los ángulos oscuros de su vida (desdoblándose narrador y narratario – presencial - a través de apelaciones de diverso tono) componiendo un relato lleno de resquicios y guiños en donde la intuición y las dobles y terceras lecturas están presentes y se superponen a la realidad histórica completando y despejando algunos rastros borrosos como su continuo surcar por las aguas en su yate Nixe, al periódico encuentro con el emperador de Austria, su afectuosa (y a veces difícil) relación con su madre María Antonieta, su relación con su secretario Wratislav Vyborni o el gran amor de su vida, Catalina Homar, ambas de trágico final.

Foto: Juan Pons


Carme Riera ha escrito un exquisito retablo de época hasta el estallido de la primera guerra mundial donde está siempre presente el amargo remordimiento del Archiduque Luis Salvador, un príncipe bohemio que fundó su corte de marineros y payeses en Mallorca, filántropo, excéntrico e ilustrado intelectual que vivió su vida en el nomadismo y nos hace sentir que, humanamente, se vio obligado (por imposición pública y proyectada que siempre rechazó) a vivir en la soledad de los elegidos.


Carme Riera relata los ángulos oscuros de la vida de Luis Salvador en Las últimas palabras, una novela crepuscular y romántica, haciéndonos ver que la memoria del Archiduque vivirá siempre entre los amantes de la libertad. 

martes, 16 de mayo de 2017

Badajoz verdiamarillo ensueño



El sol se descuelga demorado en el frondoso parque, revelando románticos senderos envueltos en la umbría verdosa, en donde nace el canto de los cisnes del estanque central contemplando el blanco palomar como a una enigmática esfinge.


El pavo real despliega su encanto de Oriente mientras el cisne nada displicente en su aristocrática elegancia, mientras desde la orilla un poeta, absorto, sentado sobre el banco del cenador, bajo el fresco emparrado, evoca la escena en un aire greco-latino de modernismo provinciano y crepuscular que la pintura refleja en dulces paisajes de pintores finiseculares, desvaídos y secretos. 

El parque risueño es una sinfonía de luz retardando el día que se desliza lento en un ritmo que árboles y flores orquestan en su fulgurante y alborozado verdor.





sábado, 6 de mayo de 2017

EDITA 2017. El Encuentro Iberoamericano de poesía y amistad



Volver a ver a los amigos es sin duda uno de las grandes emociones que tiene EDITA, la feria iberoamericana de la poesía y la edición independiente que anualmente se celebra en Punta Umbría del 28 al 30 de abril y que este año 2017 cumplía 37 ediciones muy bien llevadas por Uberto Stabile, el fundador y coordinador del evento, quien para esta ocasión me ha hecho el gran honor de invitarme a presentar la Madreselva en este inmenso foro artístico.



El Teatro del Mar es el centro neurálgico de un fin de semana lleno de actividades. Expositores de editoriales y artistas se dan cita en este espacio donde se suceden ponencias y recitales mañana y tarde, a los que se ha sumado en esta 37 edición el Festival Pachamama que ha congregado a un puñado de autores de los pueblos hermanos de Latinoamérica que nos han dejado su estela entrañable de poesía y performances.










EDITA es un festival lleno de propuestas artísticas, escaparate de las últimas tendencias, arriesgado, crítico y lúdico en donde brota la poesía por las esquinas en donde podemos compartir sentí-pensares y planteamientos diversos en un ambiente cosmopolita de diálogo entre las dos orillas siendo Punta Umbría punto de encuentro de culturas, latiendo y enriqueciéndose juntas.   

lunes, 24 de abril de 2017

Eduardo Fraile, evocación y artesanía poética del apunte


Foto: Claudia Vázquez


Hemos tenido la oportunidad de reencontrar tras unos años a Eduardo Fraile en su visita a Zafra el pasado 20 de abril invitado por el Seminario Humanístico para cerrar el ciclo Labor(arte) compartiendo velada poética en el Parador de Turismo . La mejor manera de abrir la Semana del libro en Zafra es, cómo no, invitando al poeta editor de la delicada Tansonville.

Eduardo Fraile nos dejó la estela cordial de los angelotes protagonistas de su poesía, que pueblan el retablo vivo de su paraíso perdido, situado en tres puntos cardinales: el Madrid lejano, su Valladolid de adopción y la Castrodeza entrañable de sus veranos.

La poesía de Eduardo tiene ese encanto de lo cotidiano que desde la evocación adquiere una nueva luz, el exotismo inverso de la provincia en un nuevo ángulo inexplorado donde la estampa sugerida se revela inesperada y frondosa de imágenes como aquel poema que inicia su Retrato de la soledad (Difácil 2014), rememorando las escaleras mecánicas de las Galerías Preciados en Valladolid.

Eduardo nos ha confesado que la diferencia entre su primera época poética y esta otra segunda es que antes hasta inicios del s. XXI él esculpía el lenguaje (en gongorina y hermética expresión) mientras que ahora es él mismo el que se deja traspasar por el lenguaje para que el mensaje se manifieste (influencia de nuestro admirado Francisco Umbral), de ahí el lema Apuntes al natural del resto de su obra desde 2007 con Quién mató a Kennedy y por qué. Este apunte poético responde a un proceso emocional de dejarse llevar inconscientemente por la estampa evocada en su recuerdo, reverberándose en su mente al modo surrealista, momento en el que el lenguaje va liberándose a través de él, como si de un medium se tratase.

Su labor poética y su labor editora reconoce que están muy vinculadas a la figura de Filiberto González el chocolatero de Verdemazbán (uno de sus ángeles bonachones) pues Eduardo Fraile compone libros como tabletas de chocolate con que deleitar a sus lectores y es que, verdaderamente, el diseño compacto de sus libros y la cartulina de su cubierta remedan el envoltorio pulcro y sencillo de aquella artesanía que guardaba aquellas codiciadas onzas oscuras, de la misma manera que el libro es ese mismo paralelepípedo que nos engolosina con la belleza de las palabras que deposita bajo su cubierta, palabras con las que Eduardo siempre consigue cautivarnos en su voz demorada, concreta y cotidiana como un sueño de primavera, como si de un ángel se tratara bajo la luz de la primera mañana inaugurando el mundo, cálida y tenue, preñada de una vaga nostalgia abriendo amaneceres.


domingo, 9 de abril de 2017

La cabeza del bautista. Esperpento a ritmo de blues



Valle-Inclán creó el esperpento como caricatura de la España triunfalista para denunciar la ruinosa situación del país a inicios del siglo XX, convirtiéndose en idea y categoría estética que al día de hoy es ideal para interpretar nuestro retrato social, como refleja la versión de Miguel Murillo La cabeza del bautista  escenificada la tarde del sábado 8 de abril  en el Teatro de Zafra a cargo de El desván teatro, bajo la dirección de Domingo Cruz.

MiguelMurillo, responsable de la adaptación (algo más humanizada que el texto original), sitúa a Don Iginio (Francisco Blanco) dueño de un club nocturno a ritmo de blues y rock&roll (en escena tocando en directo The Cocooners al frente de Jimmy Barnatán a modo de narrador/demiurgo de la acción).

La viciada rutina del club donde malvive Don Igi, que intenta rehacer su vida junto a La Pepona (Pepa Gracia) se ve sacudida cuando llega El Jándalo (José Antonio Lucia), hijastro de Don Igi, a quien chantajea acusándole de matar a su madre, la difunta esposa del viejo. La Pepona entonces planea asesinar al Jándalo valiéndose de sus encantos pero ésta se encandila del canalla Jándalo, y cuando Don Igi le acuchilla, desconsolada por haber perdido a su nuevo amante (y cliente), es presa de la locura, en paralelo paródico al episodio de Salomé, que llora ante la cabeza del Bautista ejecutado por Herodes a sus instancias, y de ahí el título de esta obra, claro reflejo satírico de estos personajes valle-inclanescos.



Vertiginosa e intensa actuación de El desván teatro (Jimmy Barnatán, Francisco Blanco  y Pepa Gracia) deslizada a ritmo del más genuino rythm&blues americano en directo gracias a The Cocooners (Rubén Rodríguez, Dani Simons y Sergio González más la influencia del inlavable Gene García) banda integrada en la dramaturgia subrayando la acción, una música asociada a la oscura escena de una realidad perversa y diabólica, una visión ácida, puramente esperpéntica que su director Domingo Cruz ha sabido transmitir con gran acierto, trasladando la adaptación que Miguel Murillo ha realizado sobre el texto de Valle-Inclán, quien nos descubre (de nuevo y siempre) las sombras de la realidad, su esperpento, deformación grotesca de la realidad que nos inquieta por cuanto nos revela también nuestros ángulos más oscuros e inconfesables.   


jueves, 9 de marzo de 2017

Baúl blando de disfraces derretidos a hombros de Fran Amador Luna, un canto dadaísta


Foto: Ángela Sayago 


Taladrando nuestro cerebro,  un sónar desangrado  en su ulular palpitante es el último poemario de Fran Amador Luna, quien con el título Baúl blando de disfraces derretidos acaba de editar la editorial Ultramarina en su colección Narrativa de Ultramar, obra que fue presentada el pasado sábado 4 de marzo en el Café La Marquesa de Zafra por su propio autor, acompañado de su editor, Iván Vergara y presentado por el poeta Pablo Rubio, un acto recogido por Visual Project. 

Fran Amador Luna  redactor de la revista Canibaal nos vuelve a sorprender con una obra muy arriesgada, corrosiva y sonámbula, donde explaya su iconoclastia existencial a través de una serie de textos en caleidoscopio enloquecido de turbio sedimento (de claro matiz existencial), un carrusel vertiginoso de metáforas por el que se desliza un discurso crítico sobre la propia naturaleza del hombre (baúl blando)  convertido en depredador de sí mismo en un remolino de pasiones absurdas (disfraces derretidos) que constituyen la trayectoria de unas vidas extinguidas en su propio hálito que se debaten en los términos del yin y del yan (prólogo y epílogo del poemario) entre los cuales palpita el fracaso de la vida, de la vida de cualquier ser humano acribillado por la desidia y el embrutecimiento de un mundo liderado por los fogonazos de la publicidad y el espectáculo.


El lenguaje se tensa al límite expresando la atmósfera congestiva de la experiencia poética y vital, reflejada en su misma estructura en la frontera misma entre poesía y narración (pseudorrelatos los ha llamado su autor), necesario en esta realidad plasmada  que igualmente se tensa hacia las fronteras del absurdo en una recalcitrante pesadilla. 

Fran Amador Luna sigue indomable su camino con Baúl blando de disfraces derretidos en su eléctrico dadaísmo, llenando con su voz los ángulos de la realidad más descarnada y voraz para ofrecernos pese a todo, algo (siquiera un hilo) de necesaria esperanza:

       Tengo tan poca fe en mí mismo como la que tiene para sí un paraguas agujereado.

       Pero aquí estoy, sobrevolándome, sobre-poniéndome (...)  





martes, 28 de febrero de 2017

Luis Gordillo, el estructuralismo vital




Las muestras retrospectivas de un artista nos permiten observar la coherencia de su discurso a lo largo del tiempo, como la que ofrece en estas fechas el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla con la Confesión general del sevillano Luis Gordillo (1934), una recopilación de su obra en la que se aprecia la persistencia del estructuralismo a través de diversas manifestaciones que ayudan a matizar y precisar su idea, enriqueciéndose de significados a medida que avanza su trayectoria.


 Luis Gordillo se inicia en un estructuralismo donde la secuencia se hace parodia o discurso sarcástico de la realidad, debido a la influencia del arte conceptual de los años 60 (con la fuerte presencia del pop art en su versión crítica). El mismo uso de la secuencia estructuralista la hará derivar en torno a los 90 hacia un sentido existencial mediante sus laberintos de evocación orgánica y biológica, en donde el artista se pregunta por el significado y el origen de la propia persona, confundida en un magma del que brota la vida.




La base lingüística del estructuralismo, que apunta al texto visual, está en la raíz de la obra de Luis Gordillo quien avanza, desde el planteamiento político y social (en donde cabe la ironía) de sus primeras obras hacia la búsqueda del origen del hombre, en una dimensión íntima y existencial. 


Confesión general la exposición que ahora se muestra supone la cartografía progresiva de esa secuencia donde el lenguaje lo es todo, principio y fin de los laberintos de Luis Gordillo, vistos retrospectivamente como un organismo siempre vivo. 


domingo, 12 de febrero de 2017

El océano sinfónico de Romantic Trío


Foto: Pepe Santana


Escoger el repertorio de un grupo es fundamental no sólo para marcar su línea de trabajo sino también para potenciar sus capacidades técnicas, como pudimos escuchar con Romantic Trio, el grupo de cámara que ofreció Juventudes Musicales de Zafra en su concierto de abono de los Sábados Musicales en su sede habitual del Pabellón Central del Recinto Ferial de Zafra, calentando una tarde muy fría con su cálida marea musical.


RomanticTrío es la unión de tres espíritus europeos: el ruso de Gennady Dzyubenko (piano), el genio italiano representado por  Pierfrancesco Fiordaliso (violín) y la nota del casticismo español de Jossep Bassat  (violoncello). 

El trío interpretó un repertorio muy homogéneo de composiciones del romanticismo musical europeo: Haydn, Rachmaninov, Kreisler, Falla y Grieg junto a unos pasillos populares (al compás de ¾) de la tradición musical ecuatoriana que pusieron (por contraste) una nota colorista al océano musical europeo, denso y líricamente embravecido, que el trío supo interpretar con gran temperamento, haciendo sumergirnos en las sutiles elegías de los temas, rematando con un vis de un pasaje del Peer Gynt de Grieg que dio broche luminoso a un concierto muy intenso lleno de los grandes paisajes y elegías oceánicas del exquisito romanticismo europeo.