martes, 17 de junio de 2008

Ante el espejo



Emilio Antero ensayó esta fotografía el pasado fin de semana en el café del Hotel Alfonso VIII aquí en Plasencia. Aparece a mi espalda el bueno de Julián, que también posó, interrumpiendo el té con que hicimos prolongada sobremesa tras almorzar juntos. Sin duda ese gesto de Julián es muy suyo, inolvidable, ese gesto de extraña elucubración a la par que desenfadada y circunstancial, diríase la propia del reposo indolente de un cineasta o de un director de orquesta. Magnífica foto psicológica que como nadie ha sabido captar Emilio.
Publicar un comentario