lunes, 22 de diciembre de 2008

Blindaje

Está precavido porque cuando el sapo se traga los billetes ya no los escupe jamás.
Publicar un comentario