domingo, 9 de agosto de 2009

Oviedo plata y azur

Señorial y distinguida, Oviedo se ofrece grata al viajero, entorno galante y cuidado la ciudad es de aire versallesco y cortés en su trazo laberíntico de calles que desembocan en cómodos bulevares siempre aseados y discretos esperando la llegada reticente del sol. Gracias a Natalia Oviedo me habita y me hace guiños fraternos que se cuelan en mí, reconociéndome en ellos con dulces augurios de amaneceres.
Publicar un comentario