sábado, 1 de diciembre de 2012

Vino y música al compás de Dulce Chacón


El vínculo de las letras con la gastronomía y la música es una alianza natural y ya tradicional. Recuerdo en una fecha ya lejana los tres Encuentros poético-gastronómicos de Cal Jep (2004-2006) en Castellfollit del Boix - sierra de Barcelona - organizados por Agustín Calvo (y a los que fui invitado en su día) como buen ejemplo. Esta forma inteligente de entender estas artes en su fusión y continuidad, sin embargo, no es muy común y por ello son propuestas interesantes, más aún si se ven respaldadas por el potencial natural extremeño, como es el caso de la soirée que tuvo lugar en la noche del pasado viernes 30 en La Marquesa que, en el foro de la Semana dedicada a Dulce Chacón, supo reunir una charla literaria en relación a la novela Cielos de barro en relación con una cata de vino y degustación de tapas, todo ello desde el entorno rural de la novela, que le servía de base conceptual.
La atmósfera del gourmet-mesón La marquesa no podía ser mejor al evento, un ámbito abierto en donde se da la convivencia arquitectónica y ambiental de lo castizo y lo contemporáneo en varios espacios complementarios con un proyecto arquitectónico muy sólido, y así, la charla se desarrolló en el doblao del mesón (el equivalente a la mansarde parisina) habilitado como amplia sala de estética chill-out

La charla centrada sobre Cielos de barro fue moderada por la periodista Carmen Apolo, y tuvo diversas aportaciones, entre otras, las de Carmen Canseco (promotora cultural desde su espacio Catacala) o Juan Carlos Fernández Rodríguez (presidente del Foro Zafrense). Acto seguido se presentó al mercado dos nuevos caldos (tinto y rosado) de las Bodegas Medina que degustamos junto a tapas de la tradicional perdiz en escabeche, apuntillado todo ello con la actuación majestuosa del bailaor flamenco Andrés Malpica, al compás de poemas recitados por Vicky González y de la guitarra de Tino González.

Una noche inolvidable que prolongamos con los amigos, algunos de ellos insignes colegas de profesión, seguramente porque el mundo de la docencia es uno de los más adecuados para recoger el ejemplo de estos vinculos del arte, verdadera “literatura comparada” ofrecida para todos, estudiándola profundamente en su experiencia, es decir, viviéndola y disfrutándola en cálida y esplendorosa amistad.
Publicar un comentario