domingo, 20 de abril de 2014

Liberación de las tinieblas


Repican las campanas, regia sinfonía alborozada en la medianoche hacia un nuevo día anunciando al Señor resucitado cuyo sacrificio nos ha redimido del oprobio, de igual manera que brota en nuestros corazones la sensación de haber recobrado el mañana que en medio de la noche el tañer risueño de las campanas bendicen en algarabía solar, liberado de tinieblas.

domingo, 6 de abril de 2014

La Oveja Negra en El Convento. Revolución y catarsis



El teatro tiene siempre la fascinación de la fugacidad del momento que, asociada muchas veces al espacio donde se realiza hace de las obras teatrales un ritual inolvidable.

Los chicos de La oveja Negra, liderados por Paco Vizcaíno, han vuelto a montar (por tercera vez)  hoy domingo al mediodía Los justos, original de Albert Camus ahora en Centro Social Okupado ElConvento (SCRA) de Zafra,  en la popular iglesia donde guardo algunos recuerdos de infancia de alguna que otra misa dominical a la que acompañé siendo muy niño a mi abuela María.

El  altar desnudo sirvió de sugerente escenografía a una obra reivindicativa y social que propugna la rebeldía social ante un sistema que explota la pobreza de los súbditos en favor de una élite egoísta y ciega.




El conflicto entre las diversas formas de entender la revolución social hace estallar el drama de unos personajes agrupados en una causa suicida y envueltos en una atmósfera congestiva en donde a lo largo de cinco actos van a plantear su doble dimensión personal y política, creando fricciones entre aquellos que se guían por el concepto maquiavélico del fin para justificar cualquier medio y los otros que  en su sacrificio establecen límites por puro amor propio en cuanto seres humanos.



Los actores lograron transmitir gran carga dramática acompañados de una acústica especial, ellos eran Carlos Delgado representando a Kardaliayev, un revolucionario idealista y sentimental, amante de Dora (Cari Santana), compañera anarquista que finalmente hará que sus propios compañeros se replanteen su violencia,  Annenkov (Miguel Ángel del Ojo) es el frío estratega necesario para crear contrapunto dramático, Karmele García da vida a Stepan, guerrillero iracundo leal a la causa por encima de cualquier otra consideración y David Copín, inseguro y confuso miembro de la célula.  Paco Vizcaíno representa a Voinov un sarcástico inspector de policía, el impávido guardián de la cárcel lo interpreta Lola Pavón y María Esteve hace doble papel: Fuka el verdugo, cínico personaje y La gran duquesa, en el drama de la viuda que necesita creer válido su propio sufrimiento mediante el catolicismo.   




La austeridad del espacio escénico de la iglesia desvalida y desacralizada potenciaba la expresión dramática de la obra de Camus sintonizando con el ambiente claustrofóbico de unos personajes cuya humanidad se superpone a todo compromiso artificial, oteando en el futuro finalmente, a pesar de todos los pesares, una esperanza para la justicia en la confraternidad de todos los hombres.



Estupenda catarsis sobre la redención civil en sintonía  con el aire mágico de la transcendencia de este espacio, y comulgando con los ideales libertarios de El Convento,   oficiado todo ello en una basílica vinculada a mi propia vida porque fue en este mismo altar donde mis padres se casaron y donde poco después (hace ahora poco más de 40 años)  me bautizaron, abriéndome a la vida, de la misma manera que La Oveja Negra nos ha mostrado hoy con su obra una vía hacia el nuevo horizonte  en lucha  por un mundo donde algún dia nadie sea más que nadie.