domingo, 19 de junio de 2016

La oveja negra. Charles Chaplin en la tierra de la libertad (amenazada)



Hay ocasiones en que el genio de un artista resplandece de tal manera que deja a oscuras gran parte del resto de su vida. Afortunadamente, en muchas ocasiones, es lo preferible. Pero en algunos artistas merece la pena rescatar su dimensión humana e ideológica como ha puesto de manifiesto  La Oveja negra bajo la dirección de Karmele García Salmón con el montaje teatral el 18 de junio en el Centro Recreativo Segedano de Charles Chaplin en la tierra de la libertad, original de David Barbero, obra que recrea la biografía del popular actor británico desde su meteórica proyección en tierra estadounidense en la primera década del siglo XX.

Obra estructurada en secuencias relacionadas por un hilo común, retomando el aire de aquellos sketches (o cuadros) del cine mudo,  los actores van deslizando una acción donde se mantiene el pulso dramático, ellos son Valentín Iglesias, Carlos Delgado, María Estévez, Fernando Cea, Charo Ossorio, Caridad Santana y Valle Gallardo.  


Según avanza el drama nos vamos sumergiendo en los discursos vacíos de una libertad apresada por el poder financiero y el político en la tierra (supuestamente) abanderada de la libertad cuyo bloqueo va a sufrir también Chaplin, continuamente acusado por el gobierno (bajo el régimen del macartismo) por películas como Luces de la ciudad (1931) o El gran dictador (1940) -entre otras muchas- donde latía un gran trasfondo crítico en su comicidad, acoso que provoca su exilio en Suiza iniciados los 50.


La Oveja negra es una compañía de teatro amateur de sólidos fundamentos artísticos y socio-políticos que en esta obra ha reivindicado nuestros derechos cívicos a través de la lucha de Chaplin por la libertad de expresión y, en definitiva, en la lucha por mantener la dignidad del hombre en un mundo (aquel como hoy) que amenaza nuestro desarrollo vital y social. Frente a este bloqueo Chaplin nos muestra el deber de oponernos con nuestras más firmes convicciones abriéndonos camino.  
Publicar un comentario