sábado, 31 de mayo de 2008

Manuel Ramos, editor extremeño independiente (y superviviente)

Manuel Ramos es un editor extremeño. Sí. Existen. Y se ha atrevido a editar una antología de relatos eróticos de autores de la región sin subvenciones ni ayudas oficiales de ningún tipo. Emilia Oliva (una de las autoras antologadas) ha presentado en la tarde del viernes en el Conventual Las Claras el volumen, titulado Instintos Naturales, que recoge nueve textos de otros tantos autores entre los que se encuentran Efi Cubero, Tomás Martín Tamayo, Florián Recio o Vaz Leal, ilustrado con dibujos al carboncillo de Casilda Pérez.

Emilia ha realizado una medida, rigurosa y clara exposición teórica sondeando en su globalidad la manifestación del erotismo y los avatares de su acogida, distinguiendo entre lo erótico (sentido vitalista del ser humano) y la pornografía (variante mercantil del erotismo en nuestra era industrial y mass-mediática), ambas manifestaciones separadas por la frontera del estilo, estableciéndose una gradación de uno a otro polo en función de la sutileza revelada.

Manuel con una modestia desconcertante ha declinado firmarme un ejemplar de Instintos naturales, Emilia me lo ha dedicado rindiendo tributo a nuestra amistad (ya larga) con unas palabras tan cordiales y amistosas que me estremecen de emoción, una de esas ocasiones que cualquier gesto de agradecimiento es pobre y lamentable, y así, el estar en deuda con ella es decir poco, más bien estoy ya hipotecado de por vida.

Hemos celebrado el encuentro Manuel y su paisano David, Emilia, María Jesús Manzanares (espléndida en la noche) y yo con unos vinos, charlando sobre el escaso interés institucional en apoyar iniciativas como las de Manuel Ramos. Sin embargo, yo creo que, gracias a Dios, la cultura seguirá existiendo sin o a pesar de las instituciones oficiales. Manuel Ramos lo ha demostrado con esta su nueva producción. La edición alternativa existe en Extremadura. Servidor de ustedes es un modesto ejemplo también.

viernes, 30 de mayo de 2008

La ausente realidad del signo

Sugestiva obra la del pasado jueves noche en el Alkázar de Plasencia, en donde se representó el drama El guía del hermitage, libreto de Herbert Morote, a cargo de Pentacion espectáculos, dirigida por Jorge Eines y protagonizada por Federico Luppi, Ana Labordeta y Manuel Callau.

Evacuada la ciudad de Leningrado (hoy San Petesburgo) ante la amenaza nazi, resisten como fantasmas en el museo de bellas artes Hermitage el conserje y el guía, quien parece haber perdido la razón prolongando su rutina de visitas guiadas ante un público y unas obras inexistentes, y así el conserje se lo comunica a su mujer para que lo translade a un hospital. Sin embargo, progresivamente, el conserje y la mujer del guía van a asumir la visión de este personaje (cuyo grado de locura es relativo ya que es consciente de la situación), hasta el punto de que, a su muerte, el conserje (testigo silencioso de las charlas turísticas durante quince años) recoge su herencia y prosigue con su labor, el sueño y la utopía continúan vivos así, aunque la dureza de la realidad lo niegue.

Pese a su planteamiento estático: su desarrollo en un no-lugar (el palacio deshabitado e inhóspito), la acción es vibrante y tensa gracias al pálpito del texto, al cromatismo de la palabra, que cobra protagonismo en sí misma ante la desnudez escénica creando vívidas y plásticas imágenes. El acento argentino de los actores (Lupi y Callau) infunde colorido a la declamación de una obra de sentido existencial, con ecos del teatro del absurdo en donde gravita por igual el problema de la referencialidad o la representación artística (muy en boga últimamente con refundiciones del arte conceptual), la percepción del signo y su referente, que provoca aquí sutiles paradojas sobre el significado del arte y de la historia.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Richard Whitman, tratante de ganado y poeta

Ataviado con sombrero, cazadora vaquera y bastón podría haber parecido un viejo cantante country americano o también un venerable patriarca gitano, aunque súbito percibí que se trataba de un ganadero o similar por ese aire, esa mirada tan peculiar del gremio y así me lo confirmó él sorprendido (la gente de Zafra lo sabemos bien).

Arropado en su aire bucólico como, a su decir, le caí bien, me estuvo recitando algunas coplas de su cosecha, de buena artesanía, que no he podido transcribir. Le he dejado hablar y hablar ante un vasito de vino peleón, vivaracho y lenguaraz, señalando modales desenvueltos y chocarrero, tanto, que estoy seguro que, de haber seguir allí con él (alegué motivos de trabajo como excusa), habría arramblado con toda la bodega y la despensa del bar y, seguramente, habría agotado mi paciencia.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Syntagma seleccionado nacional en diseño gráfico



Mr. Jap, mi amigo y editor, me ha telefoneado avisándome de que Syntagma (relato icónico cuyo orden visual me sugirió mi madre) ha sido incluida en la muestra y catálogo de Select-G 2008 (convocado por la editorial de diseño gráfico Indexbook), dada la concepción gráfica y el diseño de la publicación, en nombre de Conceptjap, la empresa de diseño gráfico que dirige y da cobertura a la Editorial Uziel, entidad esta que a partir de ahora recibiría así, con esta distinción, una revalidación para sus proyectos, por lo que el amigo Mr. Jap debería valorar su proyección como editor. Si conseguimos distinciones aquí y allá sin duda vale la pena.

sábado, 17 de mayo de 2008

Hermanos, enredo y farsa vibrantes

Ayer nuevamente estuvimos Paz y yo en el teatro Alcázar asistiendo a la representación de Hermanos obra de Miguel Murillo escenificada por la compañía Triclinium, una trepidante comedia de enredo bastante bien resuelta. La mise en scène austera pero eficaz apunta usos del teatro alternativo por los que Triclinium se mueve, austeridad derivada de la estructura dramática ya que, la acción es evocación del propio protagonista, es decir, la acción se escenifica retrospectivamente y así el director prescindiría de todo atrezzo que no fuera el sustancial para crear la ilusión escénica. La comicidad está propiciada por la situación embarazosa de haberse citado accidentalemente el protagonista con dos chicas en el mismo lugar a la misma hora, por lo que aquel debe sortear el engorro creándose una doble identidad que va a engrosar una trola gradualmente en un triángulo vicioso, poniendo en evidencia también la identidad del resto de personajes. Muy interesante el intenso acento extremeño de los personajes que impregna toda la obra, utilizado como recurso de comicidad que además crea gran empatía con el público.

Comedia muy ágil de gran intensidad para ser sólo tres personajes en escena. Sin embargo, decidí posponer cualquier comentario, suponiendo que Paz no estaba para elucubraciones cuando, paseando, con un bostezo, puso punto y final a la noche.

sábado, 10 de mayo de 2008

El león en invierno, maquiavelismo exquisito

Ayer viernes se representó en el teatro Alcázar El león en invierno(escrita por James Goldman), obra producida en esta ocasión por la compañía Pérez de la Fuente, director, una historia sublime basada en las intrigas cortesanas en torno a la familia de Enrique II Plantagenet (y aliados)a últimos del siglo XII por heredar el poder, en una habilidosa estrategia en zig-zag, intereses dobles y taimadas intenciones de unos y de otros en un cinismo absoluto, aún mayor cuando se desarrolla en Navidad, tiempo de tregua, que se convertirá en una guerra fría de dardos envenenados envueltos en corteses discursos.

Interpretación fenomenal en un desarrollo coral dinámico, veloz, a la par que el diálogo, fresco, remansándose sólo cuando lo exígía la estructura de la obra. Ambientación y psicologismo de los personajes maquiavélicos y sofisticados francamente brillante por su lectura actual, ya que tras los ropajes medievales se adivina el mismo pálpito corrupto de algunos políticos y financieros actuales.

Absolutamente entregados el público a la obra, se prolongó cerrada ovación durante minutos. El actor principal habló de que esta había sido la última representación de la compañía, que se disuelve, y por ello agradecía este broche dorado con el que se cerraba el ciclo.

Belén, Paz y yo hemos coincidido en los mismos elogios al acabar la función, nosotros fuimos luego a cerrar la noche en la enoteca cool (copa que se perdió Paz debido a su cansancio) saboreando la emoción de esta grandísima obra teatral que sin duda deja huella imborrable.

miércoles, 7 de mayo de 2008

La intuición surrealista de Goya


Cuando en la Península Ibérica se sucede sin gran relieve ya la pintura neoclásica arrancando el siglo XIX, el genio desbordado de Goya anticipa el romanticismo en España con sus pinturas negras y sus grabados sobre la devastación de la guerra, intuyendo incluso el Surrealismo en esta bellísima obra, El entierro de la sardina (1812), en donde se dan cita la pesadilla y lo grotesco envuelto en una atmósfera onírica en donde las figuras son macabras, febril jolgorio carnavalesco de aquelarre sus personajes. Toda una intuición que viene de las deformaciones flamígeras de El Greco, las caricaturas de Quevedo, y desemboca en la digestión igualmente lúcida y descomunal con la que Valle Inclán inaugura su soberbio esperpento...cuyo último acto debemos a otro genial dramaturgo: Fernando Arrabal. Los dos autores han confesado sentirse herederos del espíritu de Goya, un pintor absolutamente universal y postmoderno cuyas claves son inagotables.