domingo, 11 de noviembre de 2007

XXIX Salón de Otoño

Qué emoción encontrarse con la obra de Ruth Morán en la iglesia de San Martín, una de las obras con el premio-adquisición del Salón de Otoño de Plasencia de este año: “Verde Pequeña Madera”, que continúa su serie “Nudos y chispazos” o tal vez la precede (esta obra debe de ser anterior en el tiempo de composición a los “Nudos”, una intuición previa que desarrollaría luego en aquellos). Seleccionada (pero no premiada) una obra muy lograda de Roberto Campos.

Martín Carrasco hacía concisos pero acertados comentarios mientras paseábamos por entre los cuadros mientras tomaba apuntes en el dossier de prensa para su crítica en el Hoy. Había venido desde Badajoz con el escritor Francisco Tejada Vizuete y el poeta Francisco Lebrato, con quienes nos sentamos en el cocktail que ofrecía Caja Extremadura (organizadora del acto) en el Hotel Alfonso VIII.

Ruth, según me comentó Martín, estaba exponiendo en Lisboa, tal vez no hubiera podido venir. Esperaba verla allí, la habríamos visto como la diva de la pintura extremeña.
Publicar un comentario