Domingo de Diciembre

Gravita sobre la ciudad una diáfana niebla que ralea, deshilachada, con los rayos del sol mañanero, un sol tibio que asoma discreto, velando el sueño tardío y remolón, dulce y delicioso aire provinciano.
0