martes, 29 de septiembre de 2009

El descuido de Alfonso López Gradolí

El tono divulgativo es lo mejor del último ensayo del poeta Alfonso López Gradolí, La escritura MIRADA. Una aproximación a la poesía experimental española (Biblioteca Litterae, 16, Editorial Calambur, Madrid, 2008), en donde predomina la revisión historicista de esta corriente en nuestra península, incidiendo en la primera promoción de artistas experimentales al calor de su introducción en España por Julio Campal. Tal vez por ello el trabajo abunda en ejemplos de la poesía concreta (Scala, Eduardo Fraile, etc) y diversos autores como Enrique Uribe, de quien hace interesantes comentarios a sus obras, Francisco Pino y Felipe Boso, sin olvidar a Castillejo de quien reproduce varios documentos vinculándose así a su estética. Hubiéramos preferido mayor número de ilustraciones (correctamente reproducidas en blanco y negro), ni siquiera concede una a la obra de Francisco Peralto a quien ensalza (merecidamente)su labor creadora y editorial.

La obra sin duda sólo es una aproximación de carácter historicista abundante en datos sobre todo de la primera etapa de la poesía experimental, aquella más viva en la mente de su autor, siendo así, no se entiende la omisión absoluta de Fernando Millán en este libro, un representante básico de la poesía experimental española tanto en creación como en crítica, ni siquiera una entrada en bibliografía o la menor alusión en pie de página. Cualquiera medianamente iniciado en la poesía experimental española que lea esta obra lo echará en falta. ¿Realmente ha sido un descuido?

sábado, 19 de septiembre de 2009

Animación pre-feria en Zafra

Ya se respira el ambiente preferial en Zafra, lenta pero decididamente se despereza la ciudad abocada a la feria de San Miguel, como cada año, poniendo en el ánimo una nota de optimismo decidido.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Badajoz otoñal

Vuelvo a Badajoz una noche lúgubre emborronada por la lluvia y el viento otoñal. La maleta se hace pequeño arcón de los tesoros regalados por los amigos durante el viaje.

martes, 15 de septiembre de 2009

Mateíno 2009



Oviedo se prepara para sus tradicionales fiestas patronales que se prolongan hasta la semana que viene. Ya se ha dado el pregón a costa de Boris Izaguirre, quien, según Oviedo Diario, protagonizó el momento hortera de San Mateo.


Hemos descubierto una nueva chocolatería para las meriendas y nuevos restaurantes encantadores, aunque también hemos recorrido los conocidos ya.

Hay un viento desangelado que preludia lluvia y pone una nota melancólica. El otoño siempre ha sido inhóspito para mí.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Café con García Martín

Siempre se me encoge el ánimo cruzando la sierra en tren hasta llegar a Oviedo. Es áspera y descarnada la sierra, aquí tiene su reino el milano y hay guaridas secretas en los desfiladeros que sólo conocen los pastores. Telúrico secreto envuelto en brumas.

Al mediodía me espera José Luis García Mártín para compartir un café. Se ha sentado en el mismo rincón en que me recibió, frente a la vidriera del local, en la misma silla. Me anuncia que vendrá al próximo Congreso de Escritores Extremeños este octubre a Badajoz, me firma mi ejemplar de su Café Arcadia y charlamos sobre algunas vanidades literarias.




Vivaqueo ociosamente por un Oviedo soleado entre sobrios chigres hasta la hora de ver a Natalia, que me invita a comer un jugoso pulpo a la gallega.

jueves, 10 de septiembre de 2009

En las orillas del Bernesga

Se podría titular así a una contemporánea canción de gesta, de fabulación ruda y sencilla, varonil, sobre esta ciudad. Llego a León al mediodía,el Bernesga se encabrilla bajo los puentes añejos que vieron cruzar a reyes de legendarias dinastías castellanas. Visito el colorista MUSAC (Museo de Arte contemporáneo) que contrasta fuertemente con la severidad de la piedra. Es lástima no haber coincidido con Gustavo Vega, que viene un día después, sin embargo me ha escrito una carta entrañable recomendándome diversos lugares y platos de su tierra.



Recorro largamente los bulevares bulliciosos llenos de cafés elegantes hasta llegar a la catedral y de ahí a los añejos barrios leoneses, reflejo de una sociedad agraria y castiza. Multitud de tabernas al modo asturiano del chigre y pesadas vaharadas de cecina. Aroma bravío el de León, épica y trashumancia, dos vertientes de la misma edad heroica.


miércoles, 9 de septiembre de 2009

Palencia bucólica





Dejando atrás el fragor de la verbena en Valladolid, he llegado en tren a esta serena ciudad en una tarde aletargada como las nubes que se posan en el lejano y pardo horizonte.

No más dejo la maleta en el hotel, me tomo un té en el bar de abajo esperando a Julián Alonso, que puntual aparece y paseamos charlando tranquilamente por esta discreta y pulcra ciudad que es Palencia, es un lujo visitar con él la catedral y escuchar de él leyendas y anécdotas sobre la historia medieval de este entorno.



Juntos hemos visitado una interesante y controvertida exposición de Gregorio Antolín en la Fundación Caneja, en la que se recogen poemas visuales, objetos e instalaciones absolutamente chispeantes, se diría dentro del ambiente Fluxus. Gregorio Antolín tiene una gran destreza en el dibujo y se desenvuelve bien en el video-arte del que hay algunas muestras.



He pasado la mañana de este día 9 paseando sin prisas por la placidez de esta apacible ciudad, alargando el paso por los soportales de la Calle Mayor, buscando el herbolario del licenciado Diego Marcos, el último patrón de Alfanhuí. Sólidas iglesias de piedra clara, y avenidas desahogadas con decorosa elegancia, el río respira hondamente a lo largo de su verde ribera, testigo de remotas leyendas medievales. Entrañable ciudad bucólica, Palencia es un limpio despertar en una mañana de primavera.

martes, 8 de septiembre de 2009

Valladolid en fiestas



Animada la ciudad en sus fiestas patronales, hemos recorrido Eduardo Fraile y yo las plazas centrales tomando vino por los bares. Eduardo, gran conocedor de la industria gráfica, sostiene que en la evolución última de la imprenta, del off-set al digital, sólo ha prevalecido el criterio de eficacia en costes y rapidez pero no el de calidad, de modo que con todos los recursos a nuestro alcance, aún no se ha conseguido reproducir los valores gráficos de los incunables.

Como dos buenos umbralianos, hemos paseado por la ciudad en la noche revisitado los ambientes que Umbral recrea en sus novelas y que tienen como referente estas calles.



Esta mañana del 8 (fiesta local aquí) nos hemos reunido con Rafael Marín, poeta visual y editor de las plaquettes P.O.E.M.A.S., cuya serie desde 2008 he tenido el honor de recibir de sus manos. Uno de los libros de Rafael, Sonetos, ha sido editado por Eduardo en Tassonville. Tras sus gafas, Rafael parece un visionario de la poesía experimental, dinámico y bonachón, es un entusiasta y luminoso conversador. Les he hecho firmar a ambos su parte correspondiente del libro Cinco Miradas (Universidad de León, 2009), regalo con que me honra Eduardo Fraile.

Y así, entre humo de cafés y estética modernista, en animada conversación con dos grandes poetas, hemos pasado la mañana provinciana descolgada del calendario tras los rescoldos de la noche anterior.

domingo, 6 de septiembre de 2009

El secreto a voces de Polán

Ayer sábado avanzada la tarde recibí la llamada de mi prima Isabel María invitándome al estreno de La identidad de Polán (obra escrita por Miguel Murillo) en la Sala Guirigay de Los Santos de Maimona (junto a Zafra) representada por la compañía del prestigioso Juan Margallo, que realizó un montaje escénico muy ingenioso y plástico a partir de tres estructuras metálicas portátiles que configuraban un graderío sobre el que se sentaban, escalaban o caminaban los personajes que representaban escenas de la vida del protagonista evocadas con motivo de su defensa en un juicio en el que se le acusa de envenenar las latas de leche condensada de un supermercado. El protagonista nos va desgranando ante el extraño corifeo familiar (padre, madre, abuelo y amigas varias) su biografía mediante la cual el público comienza a justificar este acto que siempre permanecerá oculto en su móvil último porque interesa poner de relieve la mise en scéne del proceso, el engranaje social y psicológico de los personajes, bastante oscuros, que alienan la voluntad del protagonista hasta indirectamente hacerse cómplices del crimen que se le acusa, cuyo móvil decimos permanecerá ignorado para todos convirtiéndose en la identidad secreta intransferible del protagonista, que paradójicamente le confiere (según él) valor a su vida desperdiciada e insípida.