sábado, 19 de julio de 2014

Vanguardismo empresarial



He traído a casa la garrafa de vino casi entera que ha sobrado de la barbacoa que hemos tenido en Badajoz.

Reconozco que esta forma no es la más habitual, pero he estado en una reunión de trabajo.

Acabo de venir de una barbacoa de negocios que nos ha reunido hasta bien entrada la tarde a un puñado de empresarios de diversas áreas en el Espacio COnvento de Badajoz, prosiguiendo el LivingLab impulsado por Jorge Osuna a instancias del gentilhombre Ángel Álvarez Taladriz, en la convicción de que una barbacoa es la dinámica más idónea a nuestro espíritu ibérico para hablar de negocios, acto durante el cual se comparten y se cambian experiencias del mejor modo en un entorno creativo y ágil.

El espíritu CO(operativo)  no ha podido reflejarse mejor que en una barbaCOa en este magnífico espacio COnvento, espacio rehabilitado en Badajoz del que hemos salido reforzados de contactos y actitudes, sopesando planteamientos diversos y valorando nuevas dimensiones de negocio al bucólico aroma de la parrilla donde se asaba la carne, degustando sabroso vino que hacía vibrar la conversación y el flujo continuo de ideas entre todos nosotros.

No hay nada como una barbacoa para despertar el abundante talento y la cordialidad propios de esta nuestra tierra.    

domingo, 29 de junio de 2014

Solsticio poético. La luz de la palabra

Fuente: Guirigai

El dramaturgo Agustín Iglesias y la actriz Magda García-Arenal (los amigos directores de  Sala Guirigai) nos han invitado a comer a su casa a los poetas José Manuel Martín PortalesAntonio Luis Ginés y a mí, estando también con nosotros  su hijo Jose, artista plástico y desde ahora todo un señor licenciado en BB AA por la Universidad de Sevilla. 

Ha sido un estupendo almuerzo que ha puesto fin hoy domingo a  las Poéticas para el solsticio de verano   donde nos hemos congregado un puñado de amigos, poetas y  lectores, en torno a la revelación poética de la palabra en un ritual que comenzó el pasado viernes 27 con la presentación dramatizada de Patio interior de Martín Portales a cargo de Agustín, Magda y el propio autor y siguió con la fiesta de la poesía el sábado 28, un gran recital con música en vivo precedido de un poema colectivo,  toda una ceremonia de arte que alumbró la conciencia de muchos de nosotros en la comunión de la palabra.

Fuente: Sala Guirigai

El domingo hemos celebrado una mesa redonda en la SalaGuirigai sobre la Poética de la edición, contextos diversos en la problemática de la escritura enfrentada al hecho de su difusión pública.

Este es el segundo solsticio poético que ofrece la SalaGuirigai bajo la coordinación de Martín Portales, unas jornadas envueltas en amistad y calidez no exentas también del rigor y seriedad de una gestión cultural comprometida con el entorno, que Agustín y Magda siempre saben transmitir con especial cariño y sencillez.  

Quedan palpitantes algunas cuestiones que se irán viendo para redondear un proyecto que ha cobrado fuerza en la medida que ha hecho recapacitar a muchos sobre la necesidad de la poesía en su acto creativo transcendida a actitud vital. Justamente la poesía como ceremonia de la palabra en su revelación solar.

lunes, 23 de junio de 2014

Trabajar en pijama y babuchas



Nadie duda hoy de que la tecnología modifica e introduce nuevos hábitos y protocolos en nuestra vida.

Hoy he entrado en una nueva dimensión con un sencillo gesto, rompiendo ataduras con el pasado: a primera hora  no más levantarme y desayunar, he estado gestionando desde el estudio diversas cosas de la empresa en el más puro estilo casual del que pasaba por allí: en pijama y zapatillas, sin afeitarme siquiera.

Lo que en la vida física no me hubiera sido posible ni admisible (gesto que me hubiera costado aceptar) desde mi propio pudor, lo he hecho de forma telemática y, sin darme cuenta, muy naturalmente, sobrepasando todos mis prejuicios.

domingo, 15 de junio de 2014

II Premio de Microrrelatos Colectivo Manuel J. Peláez



Un día como hoy nos dejó Manuel Peláez, un hombre muy querido y respetado por todos,  que lideraba en sí mismo una actitud vital muy particular en donde se fundía con gran energía el compromiso con su entorno en todos los sentidos, desde su realidad más doméstica hasta otras sendas de larga y alta proyección.  Es por eso que el premio de microrrelatos que lleva su nombre, organizado por el Colectivo Manuel J. Peláez  se falla públicamente el 15 de junio desde hace ahora dos años.

Tras reunirnos en homenaje frente a su lápida en el camposanto de Zafra (en donde descansa) nos hemos transladado al mediodía al Hotel Huerta Honda  en donde se ha entregado el II Premio Microrrelatos presidido por la presidenta del colectivo Mary Carmen Rodríguez del Río a Ángel Pontones, un premio de pocas palabras para un micro-escritor  por excelencia, ya que ha sido galardonado con algunos premios nacionales del micro-género, como queda reseñado en Madreselva.

El acto conducido por José María Lama y José Carlos Martínez Yuste ha sido muy ágil contando con guitarrista y diversas lecturas junto con la del relato ganador por su propio autor, presentándose además un volumen con una selección de cincuenta de los microrrelatos presentados.

El salón abierto del Hotel Huerta Honda con sus esbeltas bóvedas ha sido un escenario ideal para crear la atmósfera cordial e íntima que este premio entraña al rendir homenaje a Manuel Peláez, evento donde este año se han congregado tantos amigos con los que hemos tenido el placer de conversar compartiendo emociones y barajando nuevos horizontes a los que Manuel sin duda se hubiera unido, apoyándonos con el entusiasmo que ahora y  siempre recordaremos.   


sábado, 17 de mayo de 2014

Una tregua a la sombra de la Madreselva




San Isidro me permite una pequeña tregua de la frenética actividad iniciada hace poco  más de un mes para recapitular y reflexionar sobre  los hechos que han surgido desde la aparición,  a mediados de abril, de la versión en papel de Madreselva para la comarca de Zafra gracias a un equipo lleno de ilusión, coherencia y profesionalidad en cuyo departamento comercial se encuentra MaríaFermina Jiménez,  a la impresión los hombres de Rayego y dirigiendo y coordinando los esfuerzos de todos, junto al grupo de colaboradores entusiastas me encuentro yo mismo, sin olvidar jamás el patrocinio privado de las empresas de la zona que han confiado en nosotros.

María Fermina y yo estamos satisfechos también porque la Madreselva está recibiendo una acogida mayor de lo que nos esperábamos en un principio. Nuestra responsabilidad ahora es saber mantener esa confianza satisfaciendo las necesidades de todos nuestros lectores, patrocinadores y agentes culturales diversos que nos nutren de contenido.


Madreselva la presentamos el 23 (Día del libro) en la Biblioteca de Zafra, fecha y lugar ideales al carácter del evento propiciado por su directora Estrella Claver. Su impresor (con función además de editorialista habitual) Juan Tomás Rayego fue el padrino,  dedicándonos cariñosas palabras e incidiendo en la calidad fondo-forma de una revista que viene a llenar un espacio hasta ahora poco atendido, señalando por ende la función social e histórica de la imprenta en la evolución de una sociedad,  tras cuya intervención, yo mismo   como director-editor pasé  a exponer la iniciativa de Madreselva, en la que abordamos un proyecto cultural y solidario a través de una narrativa transmediática que creo esencial en el siglo XXI. 

Estamos contentos porque los hombres de Rayego (quienes también asumen el diseño en la versión impresa, especialmente Juan y Antonio)  han sabido interpretar estupendamente su espíritu, creando una gráfica depurada y plástica asociada a su diseño web.


La Madreselva es un organismo polivalente (como argumenté durante la presentación) que adopta los tres estados en los que la materia puede presentarse en la naturaleza: nació líquida en la web, ahora ha pasado al estado sólido y también se encuentra en estado gaseoso, dado que en la cadena de radio SER Zafra el periodista Carlos Delgado, en su informativo, nos ha concedido un microespacio a las 13’05 en directo para presentar contenidos cada 14. Ya llevamos dos: el pasado 23 de abril (para inaugurar) y este programa de mayo, correspondiente al número 2 que acaba de lanzarse con la imagen del convento de Santa Clara obra de Ángela Sayago Martínez.




Madreselva también asumirá diversos proyectos transversales y de esta manera ha pasado  a editar el boletín desplegable de poesía experimental Giroscopio (orbitando desde 2009), cuyo número 4 acaba de lanzarse en papel como suplemento  cultural (y en el digital, englobado en la web como una subsección de arte).

Pero la manifestación fundamental de esa narrativa transmediática es nuestra unión a los amigos de la Sala Guirigai (co-dirigida por la actriz MagdaGarcía-Arenal junto a su marido, el dramaturgo Agustín Iglesias), espacio de creación multidisciplinar en la que estamos creando diversos proyectos al alimón: la tertulia teatral reflejada en Las Crónicas  de Ulises, el pasado debate del 8 de mayo Europa, una cultura glocal  y tenemos previsto junto al poeta José Manuel Martín Portales el Solsticio poético a desarrollar del próximo 27 al 29 de junio, sin olvidar la sección artística que coordina  Jose Iglesias-García Arenal con tanto acierto.

El 15 de cada mes brota la Madreselva. El pasado 14 salió la de mayo y estamos preparando desde hace unos días el tercer número.

Pero tras San Isidro el fin de semana me permite una tregua que aprovecho para pasear largamente, releer en el jardín, conversar tranquilamente al caer el sol con mi prima Isabel María (otra de las personas fundamentales en el equipo de Madreselva) barajando nuevos proyectos y dejar que las horas discurran dulcemente,  sintiendo cómo el sumidero del tiempo las absorbe hacia la eternidad.  Qué descanso tan apacible y necesario. 


domingo, 20 de abril de 2014

Liberación de las tinieblas


Repican las campanas, regia sinfonía alborozada en la medianoche hacia un nuevo día anunciando al Señor resucitado cuyo sacrificio nos ha redimido del oprobio, de igual manera que brota en nuestros corazones la sensación de haber recobrado el mañana que en medio de la noche el tañer risueño de las campanas bendicen en algarabía solar, liberado de tinieblas.

domingo, 6 de abril de 2014

La Oveja Negra en El Convento. Revolución y catarsis



El teatro tiene siempre la fascinación de la fugacidad del momento que, asociada muchas veces al espacio donde se realiza hace de las obras teatrales un ritual inolvidable.

Los chicos de La oveja Negra, liderados por Paco Vizcaíno, han vuelto a montar (por tercera vez)  hoy domingo al mediodía Los justos, original de Albert Camus ahora en Centro Social Okupado ElConvento (SCRA) de Zafra,  en la popular iglesia donde guardo algunos recuerdos de infancia de alguna que otra misa dominical a la que acompañé siendo muy niño a mi abuela María.

El  altar desnudo sirvió de sugerente escenografía a una obra reivindicativa y social que propugna la rebeldía social ante un sistema que explota la pobreza de los súbditos en favor de una élite egoísta y ciega.




El conflicto entre las diversas formas de entender la revolución social hace estallar el drama de unos personajes agrupados en una causa suicida y envueltos en una atmósfera congestiva en donde a lo largo de cinco actos van a plantear su doble dimensión personal y política, creando fricciones entre aquellos que se guían por el concepto maquiavélico del fin para justificar cualquier medio y los otros que  en su sacrificio establecen límites por puro amor propio en cuanto seres humanos.



Los actores lograron transmitir gran carga dramática acompañados de una acústica especial, ellos eran Carlos Delgado representando a Kardaliayev, un revolucionario idealista y sentimental, amante de Dora (Cari Santana), compañera anarquista que finalmente hará que sus propios compañeros se replanteen su violencia,  Annenkov (Miguel Ángel del Ojo) es el frío estratega necesario para crear contrapunto dramático, Karmele García da vida a Stepan, guerrillero iracundo leal a la causa por encima de cualquier otra consideración y David Copín, inseguro y confuso miembro de la célula.  Paco Vizcaíno representa a Voinov un sarcástico inspector de policía, el impávido guardián de la cárcel lo interpreta Lola Pavón y María Esteve hace doble papel: Fuka el verdugo, cínico personaje y La gran duquesa, en el drama de la viuda que necesita creer válido su propio sufrimiento mediante el catolicismo.   




La austeridad del espacio escénico de la iglesia desvalida y desacralizada potenciaba la expresión dramática de la obra de Camus sintonizando con el ambiente claustrofóbico de unos personajes cuya humanidad se superpone a todo compromiso artificial, oteando en el futuro finalmente, a pesar de todos los pesares, una esperanza para la justicia en la confraternidad de todos los hombres.



Estupenda catarsis sobre la redención civil en sintonía  con el aire mágico de la transcendencia de este espacio, y comulgando con los ideales libertarios de El Convento,   oficiado todo ello en una basílica vinculada a mi propia vida porque fue en este mismo altar donde mis padres se casaron y donde poco después (hace ahora poco más de 40 años)  me bautizaron, abriéndome a la vida, de la misma manera que La Oveja Negra nos ha mostrado hoy con su obra una vía hacia el nuevo horizonte  en lucha  por un mundo donde algún dia nadie sea más que nadie.     

domingo, 30 de marzo de 2014

Gonzalo Hidalgo, tertulia y conversación con Dulce




 
Apuro un fin de semana lleno de amistad y literatura con mi querido Gonzalo Hidalgo Bayal, que se ha acercado por  Zafra a recoger el IX premio bienal de narrativa Dulce Chacón por su volumen de relatos Conversación (Tusquets, Barcelona, 2011), y sobre el que yo mismo aposté en su día haciendo cumplida reseña en Madreselva.

Gonzalo es un escritor de estilo minucioso lleno de juegos especulares y desdoblamientos entre apariencia y realidad en un compás siempre binario y disémico replanteándose los confines de la realidad en una armónica dialéctica de contrarios. 

Ninguno de los dos hubiésemos llegado jamás a imaginar cuando nos conocimos hace unos diez años en el instituto Valle del Jerte de Plasencia (donde coincidí con él) que nos volveríamos a ver un día compartiendo mesa en un coloquio sobre su obra, como así ha sucedido el pasado sábado donde presenté su obra junto al eterno lector empedernido Tomás Vázquez (Klimt) ante un grupo fiel de lectores, en acto previo a la entrega del premio tan justamente merecido y que tras nueve ediciones recae por vez primera sobre un autor extremeño.  

Gonzalo vino a Zafra la tarde del viernes junto a su mujer María José, elegante dama extremeña de cordial conversación, con quienes  compartimos unas horas de tertulia en el café del Parador  junto al referido Tomás Vázquez , la directora de la biblioteca  Estrella Claver,  el uomo politico Alejandro Nogales y la concejala de  cultura de Zafra Manuela Llera.

Siempre discreto con las apreciaciones de sus lectores, envuelto en prudente recato, Gonzalo jamás ha rebatido en firme ninguna valoración acerca de su obra ni a favor ni en contra y esto hace que sus escritos graviten en la indeterminación de la crítica siempre laudatoria a la espera de concretar intuiciones que Gonzalo admite siempre y con las que (por qué no) se encuentra cómodo admitiendo  esa vasta pluralidad de sentidos que su obra irradia.



Todo lo anterior queda dicho para constatar una vez más que por muchas horas de tertulia que se sostengan, Gonzalo siempre tendrá un gesto condescendiente para todos nosotros que validará nuestros argumentos, consciente de la realidad abierta y compartida de la literatura.
Mientras iba y venía, Gonzalo Hidalgo ya tiene otra obra en la calle: La sed de sal (en la misma Tusquets), de la que hablaremos próximamente, y sobre la que intentaremos desmigajar las claves de su ingenio que él mismo prefiere (tal vez porque no sea plenamente consciente) disimular.

Enhorabuena pues por el Dulce al maestro de la Conversación y próspera vida en Murania.
  
Esperemos que Gonzalo y su mujer María José  vuelvan pronto por Zafra con ocasión de otro premio o sencillamente se dejen caer algún que otro día a visitar a los amigos que siempre tendrán  en esta ciudad.

sábado, 22 de marzo de 2014

Sevilla dulce azahar de blanca gloria




Siempre bullangueras, recorro las calles de Sevilla que se ofrecen a mi paso en un fervor aéreo  de colores, embelesado por el aroma balsámico que la flor del azahar esparce.

Aroma pascual que en la ciudad hispalense es puntual presagio de la primavera y con ella, la semana Santa en su arrebolado martirologio se suaviza con la dulzura de sus tardes tibias envueltas en el sensual aroma de azahar, todo sosiego y canela: el emblema volátil, gloria blanca de la Semana Santa sevillana.