sábado, 24 de enero de 2015

Teatro del Norte, atrapados en una casa de muñecas (junto a una insurgencia cívica) en la Sala Guirigai



Teatro del Norte es una conocida compañía asturiana que, dirigida por el carismático Etelvino Vázquez desde hace 30 años, ha sabido crear un estilo muy personal y por donde quiera que va, se ve arropada por sus fieles seguidores, que cada vez crecen en número con cada función, como se demostró en la Sala Guirigai de Los Santos de Maimona, en donde tuvimos la fortuna de volver a verles actuar  después de un año de su Mariana Pineda) el pasado viernes 23 de enero con ocasión del montaje  de Casa de muñecas.

La obra original de Ibsen  está adaptada con el talento propio de Etelvino, quien centró el núcleo dramático de la obra en tres personajes: el matrimonio formado por  Nora (Cristina Alonso) y Thorvald (David González), junto a Krosgtad (Etelvino),  una triangulación sostenida en todo momento con gran brío en donde late la amenaza del usurero Krosgtad sobre la conciencia de Nora, que se ve obligada a ocultar una deuda contraída por salvar la salud de su marido, entre las carantoñas de éste y su mundo edulcorado que se revelará en toda su falsedad y por la que esta obra se considera el primer alegato  literario de reivindicación feminista.



El conflicto de la obra pesa en la conciencia de Nora entre trampas piadosas, risas esquinadas y un amor equívoco que Cristina Lorenzo interpreta con gran brillantez junto a David González (Thorvald), el marido complaciente que, en su orgullo masculino y paternalista encierra en una casa de muñecas a su mujer.  Thorvald tiene por ello un sentido machista de la convivencia y también tiene un gran sentido del deber, que precipitará los hechos inesperados provocados indirectamente  por las amenazas del usurero Krosgtad, personaje sombrío y maquinal que da vida  Etelvino Vázquez sobre el que incide un determinismo biológico en su proceder (rastro de la huella naturalista en la obra de Ibsen) y que se refleja en su obsesión de medrar una crítica a la sociedad contemporánea, impulsada (parece insinuarse) mediante las redes criminales de personas como Krosgtad en su delirio de poder. No por casualidad estos tres personajes son nuevos burgueses (o aspiran a serlo) buscando afianzarse socialmente. 


Tras la actuación, pudimos compartir ideas sobre la particular dramaturgia de raíz surrealista con los amigos de Teatro del Norte (Etelvino siempre cercano, amable y dicharachero, Cristina con su energética simpatía y David, relajado y comprensivo) junto a Agustín Iglesias en el vestíbulo de la Sala Guirigai, en donde se estrenaba esa misma tarde la muestra Insurgencias cívicas del artista sevillano Nacho Vilaplana (reseñada en la Madreselva9 de papel y on-line), comisariada por José Iglesias García-Arenal, quien  combina en fecha con su muestra Arquitecturas de la soledad en la Fundación Fiart de Madrid,  muestra colectiva donde participa la santanderina Clara Puentes, cordial y discreta, artista que expondrá en este mismo espacio de Los Santos de Maimona en abril.

Una gran sesión degustando teatro y arte plástico para deslumbrar la fantasía.  Doble ración artística en Sala Guirigai gracias a los amigos asturianos de Teatro del Norte con su Casa de muñecas y la exposición insurgente de Nacho Vilaplana, seguida de grata tertulia en la noche, dejando fluir las horas en la mejor vibración vital entre la deriva de los trasgos  (duendes insomnes), saboreando en arte la amistad y la noche.   




domingo, 18 de enero de 2015

El colorismo hispánico de Femme de Corde

Foto: Pepe Santana


El primer concierto del año en las Juventudes Musicales de Zafra ofrecido por Femme de corde el pasado sábado 17 aportó la nota colorista de raíz hispánica  idónea para atenuar la crudeza de estas fechas.

María Bono al violín y Julia Gonzalo se entregaron a la ejecución de la Sonata nº 2 de Joaquín Turina seguida de siete piezas breves englobadas en  la Suite española de Manuel de Falla, música acompañada de pasos de danza por Kallina Duffner a la que se unió José Espinar en los tangos que se interpretaron durante la segunda parte dedicada a Astor Piazzola con sus obras  Oblivion y Gran Tango.

Un repertorio de gran aroma y sabor popular hispánico en la herencia hispánica peninsular a través del casticismo para pasar, como hemos visto a la melancolía porteña enriquecida con la precisión del baile.

Un concierto que infundió vitalismo en una noche algo desamparada que, sin embargo, gracias a Femme de corde, se volvió risueña y grata como la tenue caricia de una antigua novia.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Nochevieja fría tregua



FotoArnim Schulz 



Nunca he sentido la alegría de recibir cada nuevo año porque cada vez que pasa el tiempo, menos motivos le veo incluso para ello. 

La nochevieja es el umbral donde convergen el pasado y el futuro, una tregua propicia para meditar sobre nuestra propia vida como drama interior, qué somos, qué hemos sido y qué queremos ser, cómo sobrellevar los retos futuros y preparar la estrategia a seguir en los próximos meses.

Como un luchador me preparo para el combate. Conviene estar entrenado para resistir hasta el final en la dura pelea.


La nochevieja es un drama o un entrenamiento, pero jamás una fiesta. Cada uno será lo que esté dispuesto a ser. Estoy dispuesto a luchar hasta el final, conquistando el futuro palmo a palmo. Duro a la vida y sin piedad. No habrá cuartel. El mañana es nuestro, ¡adelante 2015!

martes, 23 de diciembre de 2014

Badajoz, belenes y metáforas







Me siento un tanto febril al llevar caminando varias horas entre la espesa niebla que barniza con su aliento de hielo las calles de Badajoz. 

Afortunadamente la ciudad suaviza la humedad de sus atardeceres con el cálido ambiente de las calles del centro, que bullen de gente en mercadillos o espectáculos callejeros como el que ofrecen en estos días las parroquias  de la ciudad exhibiendo sus belenes, la interpretación popular que (partiendo de San Francisco de Asís en el siglo XIII) escenifica los pasajes evangélicos, un síntoma característico de nuestro carácter plástico y teatral tan mediterráneos.

Vinculado al casticismo y a las formas populares de la cultura se encuentra la exposición de fotografías del sevillano Rafael Sanz Lobato  que a renglón seguido he visitado en la Sala Europa, y que muestra escenas costumbristas de la España profunda de los años 60 y 70. Una dura realidad en blanco y negro no exenta de lirismo que testimonia tradiciones como la del Santo Entierro los Viernes Santos en la comarca zamorana de Aliste

Rafael Sanz LobatoBercianos de Aliste, 1971

Todas estas manifestaciones populares como la del belén, vinculadas al culto católico durante la Semana Santa y el Corpus Christi sobre todo (aunque también en navidad en zonas como Mallorca con el canto de la Sibila y tantísimos ejemplos)  invitan a pensar en una temprana intuición surrealista, el germen de una forma metafórica que luego el arte ha ido codificando a lo largo de los siglos, rastreable en estas formas populares de la cultura.



Me queda grabada a fuego en la memoria la mirada de la joven zamorana  sosteniendo contenida, serenamente el drama en el que participa, sabedora del eterno rito de la existencia, volviendo su mirada hacia el mañana (hacia todos nosotros) donde pueda descansar de su tedio acaso un momento para soñar un mundo algo más grato donde poder respirar con sosiego, sabiendo ser quienes somos. Uniéndonos a ella, es lo que deseamos todos siempre, especialmente en estas fechas navideñas. 

Rafael Sanz Lobato: Bercianos de Aliste, 1971




viernes, 12 de diciembre de 2014

Una tarde criminal con Alejandro Pedregosa





Alejandro Pedregosa es el autor revelación de este año. Ahora presenta en Badajoz su última obra A pleno sol, una novela negra ambientada en el Madrid del 15M, una novela polifónica de gran tensión narrativa.

Nos hemos reunido en casa de nuestro común amigo el pintor Lluvia Buijs una tarde abrumada de nubes para conversar un rato y entrevistarle para la Madreselva y hemos compartido sabrosas ideas en torno al arte y la literatura.

Puede sorprender un poco que un poeta como Pedregosa, con varios poemarios publicados, se dedique desde hace unos pocos años al género narrativo negro, cambiando de registro, aunque tal vez por extensión del ambiente literario español ha llegado al cultivo de la novela negra como su propia y natural consecuencia literaria. 

La obra de Pedregosa tiene un componente simbólico que hace situar sus novelas en ciudades españolas de especial raigambre social para crear un microcosmos en donde fermentan las emociones de sus personajes, siempre antihéroes y perdidos existencialmente.

Alejandro Pedregosa pasa la tarde deslizando ideas y emociones en su acento socarrón tan granadino, hibridado en otras tierras en su peregrinar buscando la intrahistoria del pueblo a través de sus novelas ventiladas del aire de la calle. Es el aire dinámico tan propio de un poeta cultivado en la vertiginosa luz de los cafés madrileños que se relaja, cordial y porvenirista, en esta otra luz extremeña que ahora disfrutamos junto a él.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Cáceres azul ensueño desvelado



Foto: Plaza España


Se extiende Cáceres en sus avenidas con su aire boulevardière y cosmopolita en la mañana presurosa, prolongada en el ágil trato de las gentes, siempre cordiales. 

Agitación lustral la actualidad del instante en los cafés en una luz nueva que fermenta en los jardines, mientras semáforos impenitentes auscultan el ánimo de los paseantes calle abajo entre el fulgor de los escaparates.

Camino despreocupado advirtiendo signos flotantes por la avenida en la fraternidad destemplada de la mañana,  que lanza una serena albura azulada de un sol aterido, que sin embargo sonríe discreto frente a la hora, congelada en un adusto repicar de campanas que evocan, piadosas, antiguos usos.

Cáceres en su horizonte azul se hace revelación presentida en su discreto encanto provinciano. Agua y dulzor de amaneceres en la concreción absoluta de una certeza largamente añorada.     




     

domingo, 30 de noviembre de 2014

Los motivos del lobo, la carga de la (in)dependencia emocional en la pareja

Foto: Vaca Teatro


Aitana Sar, la directora de la compañía madrileña Vaca Teatro, es una chica inquieta y vibrante de respuestas precisas (como  refleja la entrevista que nos concedió para Madreselva) de ojos chispeantes y muy energética. Se encontraba redondeando los últimos flecos de la puesta en escena de la obra que ella misma había escrito junto a Nando Jiménez (asesorado por Fedra Muñoz) cuando me la encontré al llegar a la Sala Guirigai y tuve la oportunidad de saludarla un rato antes de la representación que iba tener lugar el 29 de noviembre a instancias de Zafra Violeta.

Los motivos del lobo es el título de esta obra protagonizada por José Muñoz e Inma Jiménez en una inquietante dramaturgia de roles opositivos (y antagónicos) que trata de indagar (ya desde su propio título) en las raíces de los hábitos machistas adquiridos en nuestra cultura mediterránea, que van degradando la convivencia de la pareja hasta estallar en el conflicto y la violencia que tantas víctimas está ocasionando.

Los actores protagonistas desarrollaron una actuación muy poderosa de gran expresión corporal en función de su rol dramático y crearon una atmósfera congestiva entre la autoironía, el humor más amargo y la denuncia explícita con una amplia gama de motivos que iban desde el más descarnado realismo a un lenguaje simbólico y onírico (es genial la escena entre el público, con el teatro a oscuras, de la mujer huyendo del foco de luz de la linterna con que el hombre trata de atraparla). 


Foto: Vaca Teatro


Los motivos del lobo analiza muy sutilmente la dependencia emocional establecida en la pareja que ocasiona la supeditación de la mujer nacida del desprecio cultural arraigado (y legitimado) en nuestra cultura, desarmada así de todo orgullo, asumiendo el papel de víctima que toda sociedad civilizada desea desterrar, causa sostenida por el Colectivo Zafra Violeta cuyos miembros (entre los que se encuentra la Sala Guirigai)  leyeron integrados en el escenario, junto a los actores varios lemas en favor de la igualdad de derechos y, en definitiva, en favor del cambio hacia una mentalidad más justa y auténtica donde nadie sea más que nadie y, que poco a poco, entre todos conseguiremos porque, en definitiva, el mundo nos pertenece a todos nosotros por igual, hombres y mujeres.   


Foto: Zafra Violeta




sábado, 29 de noviembre de 2014

La ácida metáfora político-existencial del teatro de Rui Pina Coelho



Onde é que eu ja vi isto, perguntou ele es el montaje que Cendrev Teatro presentó el pasado viernes 28 de noviembre en la santeña Sala Guirigai, original de Rui Pina Coelho, dramaturgo portugués novísimo.   

La obra se encuadra en el teatro socio-político del mensaje más actual ya que responde al síntoma social  tan extendido de encontrar nuestra identidad histórica en cuanto comunidad en la era global (síntoma común con la española por cuanto ambos pueblos hemos tenido un desarrollo histórico paralelo, destinados por tanto, a entendernos).

Obra ácida y sombría llena de delirantes guiños culturales a la historia del arte y la cultura portuguesa, la interpretación de José Russo (responsable de la puesta en escena), Ana Meira y Rui Nuno nos traslada al drama desarrollado dentro de sí mismo en el ámbito más doméstico de unos personajes (en el sentido performático del anti-arte) mediante una estructura metatextual  para mostrarnos el proceso de descomposición del ser humano como consecuencia del sistema capitalista que vertebra nuestra realidad social y económica. 



Un proceso en donde el ser humano queda alienado de su condición,  y de ahí que para expresarlo se hiciera uso de los tradicionales bonecos de Santo Aleixo, genial recurso para añadir sarcasmo y crítica al discurso, dado que los rostros de estas marionetas eran las de los propios actores, quienes además vuelven a ser representados a través de unos títeres en uno de los pasajes más vitriólicos del drama, sostenido por un lenguaje (portugués para acentuar el extrañamiento) siempre disémico, lleno de símbolos que nos remontan a la dimensión existencial de los personajes. Precisamente el título de la obra (Onde é que eu ja vi isto, perguntou ele=¿Dónde está que ya le he visto, preguntó?) no solo alude a un fenómeno de déjà-vu puramente argumental en la obra sino a la perpetuación de los esquemas del poder, además de la eterna condena del hombre a vivir su esclavitud dentro del sistema capitalista. Los personajes, presos de las luces ácidas de la escena jamás verán la luz, sedientos de esperanza. 

Obra anti-artística (decíamos) de rasgos metatextuales, esperpento político de la era digital, Rui Pina Coelho ha creado una obra signo de nuestra era global en donde todos nos cuestionamos nuestras propias referencias, huérfanos de la identidad que el poder intenta siempre arrebatarnos para transformarnos en masa inerme. 




domingo, 23 de noviembre de 2014

El regio abolengo de Sevilla



La Giralda es una espingarda que enseñorea la ciudad rodeada de dulces naranjos acuartelados en el patio. Centinela insomne, la ascensión a su cumbre se hace mística atalaya de vanidades, sueño delirante de un reino taifa.

 La catedral de Sevilla es un enigma que recorro lenta y morosamente deteniéndome en las capillas, recreándome en las cubiertas y en las pinturas que como un gran manto armonizan la sugestión futurista de las vidrieras que la altura avasalla.

Misterioso laberinto de estancias en simetría confusa, adentrarse en las entrañas de la catedral supone abismarse en una extraña jerarquía espacial resuelta en la sala capitular suscitando conciliábulos del poder.




jueves, 20 de noviembre de 2014

El otoño artístico de Badajoz.El estructuralismo en Ruth Morán y Hilario Bravo

Las calles en otoño se tiñen al anochecer de una espesa tinta que el viento esparce en el horizonte. Lo mejor entonces es visitar alguna muestra de arte.


Ruth Morán: Psicografía


El MEIAC ofrece las Traslaciones donde Ruth Morán plantea otra modalidad de su estructuralismo gestual, en esta ocasión asociado al paisaje creado desde sí mismo en un proceso escritural que contiene la capacidad de espaciar al espacio para poder, a su vez, habitarlo  escribe Inma Prieto, la comisaria de la muestra, que ha seleccionado las series Gravitaciones y Psicografías junto a la obra en papel Perforaciones y Performing the gesture, la primera obra de video-arte de la artista.

Una cierta estructura por cuanto seriación persigue Hilario Bravo en su muestra Las paredes de la idea en la Sala Europa, en donde el artista cacereño indaga sobre la dimensión existencial del lenguaje que la propia experiencia vital (emocional) graba en el alma de los hombres.


Hilario Bravo: Fontis patet


Hilario Bravo prosigue su gestualismo en obras de planteamiento muy condensado y resueltas formalmente con austeridad, incidiendo en explorar el formato y las superficies, algunas de ellas desgarradas, quemadas o perforadas, y como consecuencia de esta exploración,  Bravo añade a la exposición de lienzos de vario formato diversas piezas escultóricas pequeñas (objetos) utilizando cristal para que las ideas queden suspendidas en el vacío, desprendidas de la materia y la mente, las paredes en las que se encripta la idea de la muestra.

Dos exposiciones muy estimulantes la de Ruth Morán y la de Hilario Bravo, dos formas muy diversas de interpretar secuencial y estructuralmente la realidad, dos muestras en todo caso  para reflexionar sobre el otoño por las calles de Badajoz mientras nos detenemos en cualquier café para saborear la tarde.