viernes, 13 de mayo de 2016

Jesús Carrasco, drama y psicología de la novela oculta


Foto: José Carlos Martínez (PPK)


Jesús Carrasco, austero y cordial, tiene un aire portugués acrecentado por su severo bigote y un hablar cadencioso e inteligente, como demostró compartiendo impresiones con los lectores el jueves 12 de mayo, invitado por el CPR de Zafra a un acto cuyo público abarrotaba la capilla del Parador de turismo de Zafra, desbordando las ya grandes expectativas de la propia organización (recordemos que este autor fue disputado finalista con su obra Intemperie en la anterior edición del premio Dulce Chacón).



Jesús Carrasco nos desveló el proceso de composición de sus novelas, basadas en una gran documentación sobre el terreno, impregnándose el autor de las sensaciones de aquello que narra además de situar espacialmente la acción que no gusta desvelar explícitamente a los lectores en el texto (salvo lo imprescindible) ya que, mantiene Carrasco, no quiere que el lector se desvíe de la dinámica  planteada por el autor.

                 

Una de las claves del éxito de sus novelas Intemperie (2013) y La tierra que pisamos (2016) a tenor de su autor sería que suponen el eslabón perdido con la emigración rural masiva durante los años del desarrollismo español, que nos ha sustraído del testimonio generacional de esa novela autóctona durante la etapa desde los años 50 a los 70 e incluso 80, recogiendo las ideas del ensayo La España vacía, obra de su amigo Sergio del Moral.

Confiamos en que Jesús Carrasco siga cosechando éxitos con su nueva obra La tierra que pisamos porque no deja de explorar la dimensión oscura del hombre en unas novelas donde nos reconocemos herederos de un territorio y de un sentimiento común buscando siempre la esperanza.




   

domingo, 8 de mayo de 2016

Duende Josele siembra la alegría en Zafra


Foto: Marely Mejías


Fiesta absoluta en el concierto del Duende Josele en ocasión de su presentación de LaSemilla, su primer disco en solitario, el pasado 7 de mayo en el Teatro de Zafra ante un público rendido a su actuación llena de fuerza y simpatía, que sedujeron desde el inicio al público que abarrotaba la sala y que se sintió muy cómodo en un ambiente muy familiar que Josele transmitió invitando a subir al escenario a algunos de sus más allegados, arropado por su magnífica banda de seis músicos, eficaces y contundentes.

José Manuel Díez, poeta y músico, tras su paso por El desván del duende, prosigue su éxito en solitario ahora con este disco La Semilla (sobre la que habló en Madreselva), música de autor neo-melódico  llena de influencias mediterráneas en donde se conjuga la rumba, el flamenco y otras influencias de tono más personal  deslizándose en letras muy cuidadas y poéticas donde está siempre presente el juego de palabras, defendiendo la libertad de vivir desde una posición lúdica, a veces irónica, pero siempre inflexible ante nuestra voluntad personal y colectiva.


Duende Josele hizo vibrar el Teatro de Zafra en un concierto que se recordará durante mucho tiempo en su energía y en la voluntad de ofrecernos una actitud positiva ante el rumbo de la vida que vamos creando. Precisamente de La Semilla surge todo, nos dice Josele, y también (cómo no) la vida, el sol y la alegría que nos espera cada mañana.

Foto: Radio Emisur

viernes, 22 de abril de 2016

Carmen Camacho, el surrealismo castizo



Carmen Camacho deja tras de sí un rastro intenso de simpatía. Es una mujer muy intuitiva, inteligente, empática y creativa arropada de su aire meridional fresco y dinámico, tal y como lo ha demostrado este jueves 21 de abril en su visita a Zafra invitada por el Seminario Humanístico.

Hemos disfrutado de su presencia junto a su pareja Tomás Melgarejo en paseos por la ciudad y en las dos charlas que ha realizado. Una en la matiné del IES Suárez de Figueroa y otra en la sede del Parador de turismo, presentada por Patricia Amigo Lorido ante un público que abarrotaba la sala, completamente entregado a la palabra de Carmen en su épica cotidiana reinterpretando el lenguaje como signo de identidad, fruto de este proceso personal es la  creación del minimás, una cápsula poética de distintos aromas destilados en los patios de luces de la barriada.


Aureolada de festivales, radios y talleres varios estrena Zona franca (Cuadernos del Vigía), reivindicando el casticismo y la oralidad como forma de reivindicar nuestra esencia humana y colectiva, profundamente arraigada su obra en Andalucía aunque al mismo tiempo (y por eso mismo), proyectada al mundo hispánico en el vuelo  vanguardista con que Carmen Camacho hermana  a la entera comunidad.  




viernes, 15 de abril de 2016

Ángela Sayago. Amorfosis en evolución continua



Foto: Alicia Cortés


Es una gran emoción haber asistido como padrino al bautizo de Amorfosis, la primera criatura literaria de Ángela Sayago, oficiando en el Parador de Zafra junto a Juan Manuel Garrido en esta ceremonia literaria el día de la república española de una poeta por la que he apostado hace un par de años cuando escogí una de sus magníficas fotografías para portada de la madreselva2.

Seguidamente seguí confiando en ella publicándole en la madreselva  un poema. Unos meses más adelante, en el verano de 2014 tuve la ocasión de invitarla al Solsticio poético que organizamos en la Sala Guirigai de Los Santos de Maimona , fecha a partir de la cual se animó a organizar recitales y exposiciones colectivas en la Sala Búho Real de Madrid, ciudad donde vive.

Su actividad ha ido fraguándose hasta cristalizar en este precioso Amorfosis  (que edita Ediciones oblicuas, Sitges, 2015) un proceso vital de entrada al amor que se inicia desde el desencanto hasta la inmersión erótica en un cambiante océano de sensaciones del que deriva su nombre, mezclando metamorfosis (mutación) y anamorfosis (imagen duplicada según la perspectiva desde donde se observe la realidad) junto a amorfo (inconcreción formal) como refleja su vistosa ilustración de portada, obra de Adolfo Arauz.

Amorfosis es un poemario de corte neorromántico y sensorial que traza la radiografía sentimental de su autora protagonista a lo largo del proceso amoroso que va a ir profesando  desde diversos ángulos de la realidad hacia el centro de su propio ser, ofreciendo una realidad poliédrica siempre enclavada en la entrega amorosa desde los diversos grados en que se encuentre en cada momento para acabar finalmente en la encarnación erótica de ese sentimiento.


Ángela Sayago ha creado  una obra con la que empieza a navegar en las rutas literarias en las que confiamos tendrá una buena singladura allá donde vaya. Le guía su buen hacer y el sentimiento inextinguible de su amorfosis en continua evolución hacia nuevas formas.



domingo, 10 de abril de 2016

Encuentros casuales de Paca Velardiez y Francis Lucas en la Sala Guirigai.



La comedia es una cosa muy seria, como todos sabemos, que se encargaron de demostrar sobradamente el dúo escénico Paca Velardiez - Francis Lucas representando Encuentros casuales la noche del viernes 9 de abril en la Sala Guirigai de Los Santos de Maimona.

Comedia escrita por Francis Lucas rastrea la relación sentimental de una pareja desde que se conocen hasta que emprenden vida en común en dimensión retrospectiva. Hasta aquí podría parecer que no hay nada del otro jueves, incluso los personajes resultan seres oscuros en sus situaciones cotidianas, pese a sus respectivos traumas y manías, que componen un cuadro clínico (poco habitual, eso sí) entre la neurosis y la alienación.


Pero no es el tema ni los personajes sino que es el desarrollo vibrante y la fuerza cómica de esta obra la que la hace especial y, sobre todo, divertida. La interpretación en un ritmo muy bien acompasado y sostenido, la sintonía actoral lograda entre  Paca Velardiez y Francis Lucas es muy efectiva en una comedia de texto aunque muy visual, planteada mediante una puesta en escena tan sobria como ingeniosa, en función al minimalismo de esta comedia, Encuentros casuales, que no por casualidad se ganó las carcajadas del numeroso público entregado a la diversión durante el desarrollo de toda la obra. 

martes, 5 de abril de 2016

Madreselva Taller-Club de Lectura. Se abre la sesión


Este lunes 4 de abril hemos puesto a caminar el  Taller Club de Lectura de Madreselva (organizado por la Universidad Popular de Zafra) con la primera sesión del mes analizando la primera de las novelas propuestas, Alfanhuí, la opera prima de RafaelSánchez Ferlosio publicada en el año 1952.

Esta fábula mesetaria se ha hecho referencia para mí con el pasar del tiempo. Supone el proceso vital que Alfanhuí emprende en busca del conocimiento  y que lo va a llevar por tres ciudades de la geografía española encontrándose un mundo mezcla de fantasía y realidad donde subyace el binomio vida-muerte en una dialéctica complementaria que se repetirá a lo largo de las tres partes de la obra.

Hemosabierto el taller-club con unos alumnos exquisitos que han enriquecido con sus comentarios el análisis del Alfanhuí. Me gusta que unos y otros están modificando su idea sobre la novela de acuerdo a las explicaciones y los comentarios de unos y otros.


Me gusta el aire participativo y atento del aula que sin duda generará provechosas sinergias.

domingo, 20 de marzo de 2016

Floración de la Madreselva16 en la Librería Atenea


El último número de nuestra Madreselva ha brotado en la Librería Atenea de Zafra el pasado 18 de marzo gracias a la gentileza de Iván Díaz Canseco que nos abrió las puertas de su prestigiosa librería para reunir a nuestra familia madreselvática en la presentación de la edición número 16, acto en el que se encontraba junto a mí María Fermina Jiménez como redactora, Isabel Belloso asesora y algunos colaboradores, patrocinadores como Tomás Vázquez (Klimt), Antonio Pizarro (Estudio Pilates) y el director de Sufex otros amigos como José María Lama,  Juan Gutiérrez

Raúl Martínez y Carmen Canseco junto a Olga Alfonso han publicado una selección de sus relatos como autores dentro del Taller de escritura creativa de Madreselva y hemos presentado el nuevo Taller-Club de lectura.

Hemos aprovechado la presencia de nuestro impresor y colaborador Juan Tomás Rayego para someterle a la performance de la baraja de letras cuyo resultado (aleatorio) será publicado en su sección Las tres en Rayego en el siguiente número 17.

Estamos contentos porque la madreselva  se está convirtiendo en una referencia social y cultural de nuestro entorno inmediato. La Madreselva extiende sus ramas hacia toda la realidad asociativa con la que mantiene una sinergia continua que nos enriquece y nos hace seguir ahí, recogiendo las ilusiones de todos.


(si queréis adquirir por vía postal la madreselva16 de papel podéis pinchar sobre el texto)





domingo, 28 de febrero de 2016

Trío Zaffire. Poesía sinfónica al viento del siglo XXI

Foto: Claudia Vázquez


La expresión musical dispone de una gran variedad cromática en función a la naturaleza sonora de cada instrumento que ofrece un sentido específico al planteamiento pensado por el compositor al escribir su pieza.

El Trío Zaffire, invitado por las Juventudes Musicales de Zafra, nos ha ofrecido en los Sábados Musicales del pasado 27 de febrero un memorable concierto fundamentado en el diálogo musical del piano de Sonia Mendoza Fernández, quien sostenía el diálogo en diversos tonos del saxofón y el clarinete de  Abraham Garzón González  y José Manuel García Martínez a lo largo de un repertorio muy ecléctico donde primaba la música contemporánea, al hilo de la sugestión poética en las obras Trío patético de Glinka ,el único clásico (en el sentido académico) del concierto; Lovers on celestial sphere, una especie de poema sinfónico contemporáneo escrito en el 2005 de Jun Nagao, basado en la mitología japonesa; un interesantísimo Tequila Saxoniana (2002) del mexicano Jorge Calleja para terminar con la luminosidad y la alegría mediterránea de Nino Rota en su obra Trío.

El Trío Zaffire abrió así en su actuación dinámica y precisa un ámbito expresivo muy estimulante a través de un repertorio contemporáneo que expresa bien la fusión de lenguajes como la base y la clave del arte contemporáneo.   

Foto: Claudia Vázquez

sábado, 27 de febrero de 2016

Música poetas, la palabra en acción

Foto: Manuel Marchena


La poesía tiene una eminente naturaleza musical como consecuencia de su huella ritual en la mente del hombre, el compás refuerza la memoria de la palabra, de la fórmula mágica, grabándonos en la mente nuestras señas de identidad como civilización en una dimensión telúrica y misteriosa.

El recital Música poetas realizado en el Centro Recreativo Segedano la noche del viernes 5 de febrero nos confirmó esta idea. El mismo título de este acto, la invocación a la acción poética desde la música nos daba una idea de la alianza natural y orgánica de poesía y música como fenómeno artístico. Pero en ese mismo título, Música poetas también se presentaba la poesía en su fenómeno social, como mensaje urgente y necesario en un mundo superficial que erosiona y diluye nuestra esencia humana.

Organizado por los componentes de La Oveja Negra Teatro en el acto que nos congregó a las 9 de la noche hubo poemas recitados, musicación de poemas y adaptaciones musicales sobre poemas de Lorca, Antonio Machado, Miguel Hernández, Ángel González, Gabriel Celaya y Blas de Otero de la voz de la profesora Karmele García Salmón y Sandra da Venda junto a la guitarra y la voz del polifacético Miguel Ángel del Ojo, presentados por los comentarios del profesor Alberto Morano.

Un manojo de poesía fresca de autores comprometidos con el ser humano. Poesía ahora más que nunca para respirar, una certera arma cargada de futuro nos han ofrecido los chicos de La Oveja Negra para que no olvidemos quienes somos pero ante todo y sobre todo para no olvidar lo que podemos ser.

domingo, 14 de febrero de 2016

Chema Villegas, piano en clave sostenido


Atemperar la ventisca y la lluvia agria de la tarde del sábado sólo era posible asistiendo al concierto de abono de los Sábados Musicales que programaron  el pasado 13 de febrero las Juventudes Musicales de Zafra en su sede del Pabellón Central del Recinto Ferial a las 20 horas.

El jovencísimo pianista Chema Villegas, no tiene siquiera 25 años y ya es profesor del conservatorio García Matos de Plasencia  (amén de experimentado concertista) desarrolló su técnica puntillista, sobria y contundente, en un puñado de obras del clasicismo francés (Philip Rameau y su Suite en re menor) para adentrarse en el romanticismo europeo a través de la Sonata en La bemol mayor de Haydn,  la Fantasía de Chopin pasando por los 8 valses poéticos y El amor y la muerte (dentro de la serie Goyescas) de Granados como parte de la sugestión crepuscular que Villegas consiguió en un concierto que consiguió levantar los ánimos de una tarde inclemente de lluvia y viento aunque (la verdad), dada la juventud del concertista, era de esperar un mayor riesgo en sus planteamientos, seguramente porque quería el triunfo seguro que sin duda consiguió convenciéndonos (e iluminándonos) a todos en su virtuosismo.    

Foto: Raúl Martínez