domingo, 20 de abril de 2014

Liberación de las tinieblas


Repican las campanas, regia sinfonía alborozada en la medianoche hacia un nuevo día anunciando al Señor resucitado cuyo sacrificio nos ha redimido del oprobio, de igual manera que brota en nuestros corazones la sensación de haber recobrado el mañana que en medio de la noche el tañer risueño de las campanas bendicen en algarabía solar, liberado de tinieblas.

domingo, 6 de abril de 2014

La Oveja Negra en El Convento. Revolución y catarsis



El teatro tiene siempre la fascinación de la fugacidad del momento que, asociada muchas veces al espacio donde se realiza hace de las obras teatrales un ritual inolvidable.

Los chicos de La oveja Negra, liderados por Paco Vizcaíno, han vuelto a montar (por tercera vez)  hoy domingo al mediodía Los justos, original de Albert Camus ahora en Centro Social Okupado ElConvento (SCRA) de Zafra,  en la popular iglesia donde guardo algunos recuerdos de infancia de alguna que otra misa dominical a la que acompañé siendo muy niño a mi abuela María.

El  altar desnudo sirvió de sugerente escenografía a una obra reivindicativa y social que propugna la rebeldía social ante un sistema que explota la pobreza de los súbditos en favor de una élite egoísta y ciega.




El conflicto entre las diversas formas de entender la revolución social hace estallar el drama de unos personajes agrupados en una causa suicida y envueltos en una atmósfera congestiva en donde a lo largo de cinco actos van a plantear su doble dimensión personal y política, creando fricciones entre aquellos que se guían por el concepto maquiavélico del fin para justificar cualquier medio y los otros que  en su sacrificio establecen límites por puro amor propio en cuanto seres humanos.



Los actores lograron transmitir gran carga dramática acompañados de una acústica especial, ellos eran Carlos Delgado representando a Kardaliayev, un revolucionario idealista y sentimental, amante de Dora (Cari Santana), compañera anarquista que finalmente hará que sus propios compañeros se replanteen su violencia,  Annenkov (Miguel Ángel del Ojo) es el frío estratega necesario para crear contrapunto dramático, Karmele García da vida a Stepan, guerrillero iracundo leal a la causa por encima de cualquier otra consideración y David Copín, inseguro y confuso miembro de la célula.  Paco Vizcaíno representa a Voinov un sarcástico inspector de policía, el impávido guardián de la cárcel lo interpreta Lola Pavón y María Esteve hace doble papel: Fuka el verdugo, cínico personaje y La gran duquesa, en el drama de la viuda que necesita creer válido su propio sufrimiento mediante el catolicismo.   




La austeridad del espacio escénico de la iglesia desvalida y desacralizada potenciaba la expresión dramática de la obra de Camus sintonizando con el ambiente claustrofóbico de unos personajes cuya humanidad se superpone a todo compromiso artificial, oteando en el futuro finalmente, a pesar de todos los pesares, una esperanza para la justicia en la confraternidad de todos los hombres.



Estupenda catarsis sobre la redención civil en sintonía  con el aire mágico de la transcendencia de este espacio, y comulgando con los ideales libertarios de El Convento,   oficiado todo ello en una basílica vinculada a mi propia vida porque fue en este mismo altar donde mis padres se casaron y donde poco después (hace ahora poco más de 40 años)  me bautizaron, abriéndome a la vida, de la misma manera que La Oveja Negra nos ha mostrado hoy con su obra una vía hacia el nuevo horizonte  en lucha  por un mundo donde algún dia nadie sea más que nadie.     

domingo, 30 de marzo de 2014

Gonzalo Hidalgo, tertulia y conversación con Dulce




 
Apuro un fin de semana lleno de amistad y literatura con mi querido Gonzalo Hidalgo Bayal, que se ha acercado por  Zafra a recoger el IX premio bienal de narrativa Dulce Chacón por su volumen de relatos Conversación (Tusquets, Barcelona, 2011), y sobre el que yo mismo aposté en su día haciendo cumplida reseña en Madreselva.

Gonzalo es un escritor de estilo minucioso lleno de juegos especulares y desdoblamientos entre apariencia y realidad en un compás siempre binario y disémico replanteándose los confines de la realidad en una armónica dialéctica de contrarios. 

Ninguno de los dos hubiésemos llegado jamás a imaginar cuando nos conocimos hace unos diez años en el instituto Valle del Jerte de Plasencia (donde coincidí con él) que nos volveríamos a ver un día compartiendo mesa en un coloquio sobre su obra, como así ha sucedido el pasado sábado donde presenté su obra junto al eterno lector empedernido Tomás Vázquez (Klimt) ante un grupo fiel de lectores, en acto previo a la entrega del premio tan justamente merecido y que tras nueve ediciones recae por vez primera sobre un autor extremeño.  

Gonzalo vino a Zafra la tarde del viernes junto a su mujer María José, elegante dama extremeña de cordial conversación, con quienes  compartimos unas horas de tertulia en el café del Parador  junto al referido Tomás Vázquez , la directora de la biblioteca  Estrella Claver,  el uomo politico Alejandro Nogales y la concejala de  cultura de Zafra Manuela Llera.

Siempre discreto con las apreciaciones de sus lectores, envuelto en prudente recato, Gonzalo jamás ha rebatido en firme ninguna valoración acerca de su obra ni a favor ni en contra y esto hace que sus escritos graviten en la indeterminación de la crítica siempre laudatoria a la espera de concretar intuiciones que Gonzalo admite siempre y con las que (por qué no) se encuentra cómodo admitiendo  esa vasta pluralidad de sentidos que su obra irradia.



Todo lo anterior queda dicho para constatar una vez más que por muchas horas de tertulia que se sostengan, Gonzalo siempre tendrá un gesto condescendiente para todos nosotros que validará nuestros argumentos, consciente de la realidad abierta y compartida de la literatura.
Mientras iba y venía, Gonzalo Hidalgo ya tiene otra obra en la calle: La sed de sal (en la misma Tusquets), de la que hablaremos próximamente, y sobre la que intentaremos desmigajar las claves de su ingenio que él mismo prefiere (tal vez porque no sea plenamente consciente) disimular.

Enhorabuena pues por el Dulce al maestro de la Conversación y próspera vida en Murania.
  
Esperemos que Gonzalo y su mujer María José  vuelvan pronto por Zafra con ocasión de otro premio o sencillamente se dejen caer algún que otro día a visitar a los amigos que siempre tendrán  en esta ciudad.

sábado, 22 de marzo de 2014

Sevilla dulce azahar de blanca gloria




Siempre bullangueras, recorro las calles de Sevilla que se ofrecen a mi paso en un fervor aéreo  de colores, embelesado por el aroma balsámico que la flor del azahar esparce.

Aroma pascual que en la ciudad hispalense es puntual presagio de la primavera y con ella, la semana Santa en su arrebolado martirologio se suaviza con la dulzura de sus tardes tibias envueltas en el sensual aroma de azahar, todo sosiego y canela: el emblema volátil, gloria blanca de la Semana Santa sevillana.

domingo, 16 de marzo de 2014

Cómo hacer un triángulo vanguardista en un fin de semana







No parece haber pasado el tiempo desde que el PechakuchaNight Festival realizó su segunda edición en abril del año pasado en la SalaAftasí cuando tras casi un año vuelve en su cuarta edición, organizado por la compañera  Concha Hierro del Hoyo (por cuanto periodista), entre otras personas.


El Pechakucha Night es un foro de emprendimiento público en una sala de ocio nocturno cuya dinámica consiste en una sesión de microconferencias  audiovisuales con un tiempo limitado a 6 minutos 40 segundos por cada intervención durante la cual los ponentes se acompañan de proyecciones de diapositivas a un ritmo de 20 segundos cada una para un total de 20 imágenes. Un formato para transmitir mensajes claros y concretos.

Asistir al Pechakucha es un hábito saludable ya que  supone un saludable hábito de revulsivo mental y un foro de encuentro excelente para compartir ideas y emociones. Siempre se encuentran amigos y se hacen contactos. 

Allí expusieron tres amigos que volvimos a vernos tras largo tiempo: Mari Carmen Pérez, que promovió los valores de la filosofía slow desde el autoconocimiento mediante los talleres que está impartiendo en Badajoz a través de su Universo Flow.

 También habló el bueno de Diego Albardonedo, granjero de ideas en SeisonseisCreatividad Funcional, exponiendo en Huertalógica de ideas un creativo ciclo de vida empresarial asimilado al ciclo biológico de una cosecha. 

Mi paisana Beli Carreras junto a Marta Barrenechea, las Hortelanas Urbanas, presentaban allí su proyecto de huertos adaptados al espacio urbano, de cuidadas y cariñosas palabras hacia el crecimiento de las plantas, esas tiernas criaturas que siempre necesitan de nuestro afecto.

Nos regalaron la noche 12 microconferencias, cuya crónica global he realizado para Madreselva y que saldrá en breve, si queréis más información.




Rematamos el Pechakucha tomando una copa y conversando en corro con algunas personas. Con Mari Carmen Pérez (Universo Flow) pegamos la hebra con José Antonio García (periodista de Canal Extremadura), y al rato se nos unió Ángel Álvarez Taladriz, caballero italiano habitual de estos foros quien nos comentó un monumental proyecto cultural que tiene entre manos, que dará que hablar en Badajoz dentro de muy poco..


                                                                   *


Embolsándome varios contactos, con la mente bullendo de ideas y con la exclusiva del amigo Ángel Taladriz amanecí en Badajoz para asistir a la exposición Referencias en el MEIAC, una colectiva de artistas portugueses y españoles dentro del Fondo de Antonio Cachola donde predominaba las instalaciones, haciendo hincapié en la identidad del hombre ligado a un territorio como espacio cultural. Obras diversas de arte digital, fotografías y algunas pinturas completaban una exposición caracterizada por su eclecticismo.

Fuente: Miguel de Guzmán

Una vez en Zafra asistí, mediada la tarde, a la inauguración de otra exposición sobre carteles de Picasso, excusa ideal para abrir la Sala Tenerías, edificio exento junto al Teatro proyectado en su día por el amigo Roberto Müller, quien ha interpretado estupendamente el aire rústico de este espacio, aprovechándolo en su azotea como mirador al horizonte que se alza presidido por el Castellar.

Hice un breve recorrido por la sala para hacerme una idea de la exposición de/sobre Picasso, recogiendo su producción cartelística entre 1955 y 1984 para enseguida salir a Los Santos de Maimona, donde en la Sala Guirigai había quedado para ver la comedia El efecto Dulcinea,  a cargo de la compañía La estampa Teatro, protagonizada por Concha Rodríguez y Jose Antonio Lucia, una obra de las veleidades de una emprendedora y ama de casa traumatizada que intenta reiniciar su vida inventándose otra identidad.




Un personaje muy doméstico expuesto a vaivenes emocionales con un rechazo a los falsos modelos (y superficialmente) asumidos en cuanto a espíritu  emprendedor-social y al modelo humano supuestamente perfecto que desea alcanzar la protagonista.

Un debate muy actual con el que acabamos la noche departiendo  al calor del vino que nos ofreció Agustín Iglesias en la Sala Guirigai, junto a otros amigos, entre otros, el poeta José Manuel Martín Portales (recientemente premiado con el Gabriel Celaya de Poesía con el poemario Patio interior), y algún que otro miembro de la compañía La oveja negra, tertulia que sirvió de colofón a un fin de semana inquieto lleno de dinámicas variadas entre ideas de vanguardia, arte y  amistad, una trilogía que siempre van unidas y nunca debe faltar.